Encuentro Social NOA

10 años del Papa Francisco – Dra Emilce Cuda

Roma -La Rioja, 15 de julio de 2023

En esta conferencia no se hablará de colonialismo sino de la salida teológica y política que emerge en América Latina como respuesta digna a ese colonialismo. El Santo Padre Francisco, hijo de América Latina y del Concilio Vaticano II intenta, con la conocida reforma de la Iglesia, poner en marcha un proceso de dignidad humana que tiene su fundamento político en una memoria de sufrimiento comunitario a causa del colonialismo, y que discierne desde los principios de fe evangélicos entre lo bueno o malo. En ese discernimiento encuentra que lo común, para una vida digna, es la “participación universal” real, política y económica, de la comunidad como sujeto, y esto actúa como fundamento abierto -en cada antagonismo- de la democracia integral, en búsqueda de la unidad en la diferencia. Para explicarlo recurro, por un lado, tanto al Concilio Vaticano II como a los documentos pontificios de la Doctrina Social de la Iglesia; por otro lado, retomo el pensamiento político posfundacional que, en parte, se nutre de esa constitución católica de la identidad popular comunitaria latinoamericana, hoy ya presente en Europa y Estados Unidos.

Los Griegos hablaban de democracia y es lo que hoy sería aristocracia, de los que tenían poder económico, tenía que ver con las tierras productivas.

Si la vida de la persona depende del agua, de la higiene, de la conectividad, de la comida, etc y eso depende de personas concretas no es democracia. Ese es el Bien Común creado por Dios y desarrollado en la historia entre distintos pueblos y generaciones y permite sobrevivir en la vida y vida en abundancia.

Los que tienen decisión entre vida y muerte son los que tienen poder por las vacunas, el extractismo, la supervivencia de todo un continente, el suicidio de los jóvenes, el encierro y la cárcel y esto no es democracia. Deciden políticamente sobre la economía, sobre el gobierno de la casa.  Si no hay decisión sobre esos bienen no hay paricipación y no hay democracia.

Hay signos de la Iglesia, de la Doctrina Social que han sido apropiados por la democracia y cambiado el sentido de su significado. Son Libertad de expresión, democracia, participación, bien común, corrupción.

Todos los candidatos hablan de Libertad de expresión y democracia, pero hay que ver qué decimos cuando los decimos. siempre hay que hacer un mínimo acuerdo sobre los conceptos sino puede ir en contra de lo que se quiere expresar.

No perder de vista el modo y el sentido de la democracia, nos movemos en el SER o en el HACER, el sentido o el modo de la democracia.

La democracia es un estilo de vida con sabor a Evangelio, es un estilo de practicar una forma de gobierno. La Forma de gobierno puede cambiar por lo que subyace es la participación, eso es lo que dice el Papa Francisco. Lo que está en juego no es la democracia sino el estilo de participación, el tener parte.

Estamos en un momento crítico de la historia, no sólo de Argentina. La democracia siempre es débil entre los que tienen posiciones egoístas y entre los que dan lucha por ello.

Brasil y Argentina tienen una asombrosa capacidad de organización de sus pueblos, lo que hay que cuidar es la participación. La comunidad, el hacerse, como los apóstoles ; el constituir un pueblo desde el caminar. en la parábola del Joven rico, jesús lo invita a unirse, lo que salva es unirse, más allá de los bienes.

Hay mucho caos y todos quieren ordenar el caos y los que lo ordenan se convierten en un dios como en el Génesis. lograr la unidad en la diferencia, ese es el desafío, es el camino sinodal. eso es política.

Hay apropiación de simbolos religiosos desde posiciones fundamentalistas, hay miedo de defender a la mujer a la familia.

Teología es una reflexión sobre dios y es un basamento, ideología es sobre una idea, es la idea que se absolutiza como un dios.