lunes, octubre 3, 2022

Dante Gustavo Braida

Si queremos saber quién es el obispo de La Rioja, buscamos en Internet y encontramos lo siguiente:

Nació en Reconquista, Santa Fe, el 18 de julio de 1968, luego de estudiar dos años de Ingeniería Civil, a los 20 años entró en el seminario La Encarnación de Resistencia (Chaco) y recibió la ordenación sacerdotal el 21 de abril de 1996. Ha sido vicario parroquial de la parroquia Inmaculada Concepción de Villa Ocampo, misionero en Cuba (2000-2004) y párroco de San Luis Gonzaga en Calchaquí.

También ha servido como asesor diocesano para la pastoral vocacional, fue profesor del seminario La Encarnación (2004-2009) y miembro del consejo presbiteral y del colegio de consultores, vicario general de la diócesis de Reconquista y párroco de La Inmaculada.

Nombrado Obispo auxiliar de Mendoza, el 11 de abril de 2015 fue ordenado obispo en la parroquia Nuestra Señora de los Dolores y Tránsito de San José de la ciudad de Mendoza. El 13 de diciembre de 2018, el papa Francisco lo nombró obispo de La Rioja, sede de la que tomó posesión el 28 de diciembre. En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión de Pastoral Social.

Para acercarse y conocer al Pastor de nuestra Diócesis, invitamos a leer el siguiente reportaje respondido por el Padre Obispo Dante y a mirar las fotos de la galería.

El pastor actual de la Iglesia Riojana que lleva adelante su misión junto a numerosos colaboradores y colaboradoras, buscando dar  continuidad al camino recorrido por sus predecesores y asumiendo las realidades actuales.

Alguien que busca constantemente a Dios y en Él el sentido de su vida, de cada ser humano, de la historia  y que se apoya en aquello que va encontrando como certeza venida de Él. Que camina con otros.

Escuchar a todos. Ser agradecido. Defectos, muchos.

Nací en la ciudad de Reconquista, en la Provincia de Santa Fe, el seno de una familia compuesta por mi padre (ya fallecido) y mi madre. Somos seis hermanos nacidos y esa familia fue un lugar donde puede ir asimilando los valores que hoy son la base de mi vida y fe. Fue y es lugar de encuentro con otras familias y de integración eclesial y social.

El Padre Dante en brazos de su padre con su madre y 3 hermanos

Creo que porque pude practicarlo desde chico, teniendo una ‘canchita’ en la esquina de casa y amigos que compartían la misma pasión.

Soy hincha de Boca y como santafesino de Newell’s.

Orar y servir a los demás. Compartir la vida con otros.

El testimonio de vidas auténticas y generosas aún en medio de limitaciones propias o adversidades de los contextos.

No encontrar respuestas prontas a las dificultades que se presentan habitualmente.

Paz, alivio: por animarme a dar el paso,  luego de un tiempo de arduo discernimiento.

Alegría por poder servir al pueblo habiendo encontrado mi lugar en él.

Confianza, en Dios que es providente y en las personas que pone en el camino para responder al llamado.

Porque sentí fuertemente el llamado de Dios a compartir la vida y la fe “más allá de las fronteras” (ya desde joven); porque estaba en una diócesis que había recibido mucho de misioneros que venían de otros lugares y era un modo de agradecer tanto don recibido y porque esa diócesis se abrió a la misión ad gentes.

La alegría de un pueblo que se expresa aún en medio de muchas dificultades.

Porque era consciente de que ese servicio era temporal y había que dar lugar a otros.

A un proyecto de familia, a una profesión.

Comprendieron y alentaron el camino.

Rezando por mí en primer lugar y luego acompañando cada tramo del camino con cercanía y colaboración en lo que haga falta.

Sacerdotes generosos en su entrega, matrimonios unidos y luchadores. Familias que sufren pérdidas de seres queridos, o por la pobreza, o por las adicciones de uno de sus miembros.

Escudo DESCRIPCIÓN:

En el escudo observamos elementos que reflejan algo de la geografía mendocina per también diferentes realidades humanas.

Campo amarillo-ocre: señala el desierto y toda situación de carencia, fragilidad y pobreza humana que debe ser asumida para ser redimida.

Cruz de la Nueva Evangelización: como signo de la obra redentora de Cristo. Roja como expresión del Espíritu dador de vida y realizador de la vida y misión de la Iglesia.

Vida entorno a la cruz: es la Iglesia que, íntimamente unida a Cristo, está llamada a llevar a todos la vida y el amor que surgen de Él. Señala también la fecundidad de las diversas vocaciones vividas plenamente.

Montañas: indican el camino de ascenso de una vida dirigida al encuentro pleno con el Señor. La necesidad de una vida de oración y contemplación del Señor para ser guiados y conducidos por Él.

La estrella, el lucero, señala la presencia tierna y serena de María, que cuida y acompaña la vida de sus hijos. ¡Mira la estrella, invoca a María! dice San Bernardo.

LEMA: “La paz esté con ustedes” Lc 24, 36. Jesús resucitado en su infinita misericordia vuelve a elegir a los discípulos que estaban atónitos y llenos de temor, turbados y con dudas, y en primer lugar les dona la paz, luego los envía a la misión.

Del mismo modo quiero vivir este ministerio, con el espíritu del Resucitado, llevando a todos la paz recibida, especialmente a los que se sienten más agobiados.

“Felices los que escuchan la palabra de Dios y la Practican” Lc 11,28

“La paz esté con Ustedes” Lc 24,36

“El Señor es bondadoso y recto:

Por eso muestra el camino a los extraviados;

Él guía a los humildes para que obren rectamente

y enseña su camino a los pobres“  Sal 24,8ss

Lo siento cercano y amigo. De su mensaje me inquieta la claridad de su palabra y contundencia simple de su entrega con gestos y obras concretas. Me anima su vida de oración, su vínculo estrecho con el Padre.

Caminando junto a quienes hoy tengo a mi lado. La Iglesia Pueblo de Dios la vivo desde la cercanía con los demás y una escucha atenta.

  • El Tinkunaco es una fiesta del encuentro y la paz, que está arraigado en el corazón del pueblo riojano y que debemos actualizarlo día a día. infunde alegría y esperanza.
  • La piedad popular en La Rioja, refleja el Evangelio que fue impregnando la cultura y la fe de un pueblo que tiene diversas expresiones en cada rincón de la provincia. Todos esos matices hablan de la riqueza espiritual y la belleza de este pueblo que es fuente de vida y crecimiento.
  • Los mártires son expresión de una fe vivida hasta las últimas consecuencias luego de recorrer un camino de compromiso eclesial y social en la vida cotidiana buscando traducir en obras la renovación propuesta por el Concilio. Ellos hoy caminan con este pueblo animándonos a entregarnos con generosidad en la misión que cada uno tenemos y a nutrirnos cada día del Evangelio, esa fuente de la cual ellos bebieron.

En primer lugar al Papa le digo gracias por cómo lleva adelante el ‘pastoreo’ de la Iglesia, ocupándose de todos los desafíos actuales promoviendo la participación de todos los bautizados.

Estudiar, leer, seguir las propuestas del Papa Francisco y de la Doctrina Social de la iglesia, escuchar a quienes trabajan en la iglesia, quienes la viven de vez en cuando y también a aquellos que no se acercan. Escucharlos para acercarse a ellos a través del cambio, abrir el corazón, la verdadera escucha te lleva al cambio personal. Escuchar con humildad, abrirse a la participación y sacarse los prejuicios. Todos somos únicos y dignos, somos todos el pueblo de Dios que tenemos que caminar juntos, nadie es más que otro, desde el lugar que uno está, puede aportar, haciendo bien su trabajo, involucrándose en lo social, acompañando y madurando en la fe.

DIÓCESIS