Noveno día de Novena a los Beatos Mártires

0
44

NOVENA

1. En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.
2. Breve acto penitencial. Luego de un momento de silencio rezar el “pésame”
3. Meditación para cada día.

9° Día: “Desafío de ser una Iglesia martirial”

   Marcos 10, 26 -31

  Los discípulos se asombraron aún más y se preguntaban unos a otros: «Entonces, ¿quién podrá salvarse?». Jesús, fijando en ellos su mirada, les dijo: «Para los hombres es  imposible, pero no para Dios, porque para él todo es posible». Pedro le dijo: «Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido».  Jesús respondió: «Les aseguro  que el que haya dejado casa, hermanos y hermanas, madre y padre, hijos o campos por mí  y por la Buena Noticia, desde ahora, en este mundo, recibirá el ciento por uno en casas, hermanos y hermanas, madres, hijos, campos, en medio de las persecuciones; y en el mundo futuro recibirá la Vida eterna. Muchos de los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros».

2 Timoteo 3, 10 – 16

 Tú, en cambio, has seguido de cerca mi enseñanza, mi modo de vida y mis  proyectos, mi fe, mi paciencia, mi amor y mi constancia, así como también, las persecuciones y sufrimientos que debía soportar en Antioquía, Iconio y Listra. ¡Qué  persecuciones no he tenido que padecer! Pero de todas me libró el Señor. Por lo demás, Jesús, tendrán que sufrir persecución. Los pecadores y los impostores, en cambio, irán de  mal en peor, y engañando a los demás, se engañarán a sí mismos. Pero tú permanece fiel  a la doctrina que aprendiste y de la que estás plenamente convencido: tú sabes de quiénes la has recibido. Recuerda que desde la niñez conoces las Sagradas Escrituras: ellas pueden darte la sabiduría que conduce a la salvación, mediante la fe en Cristo Jesús    Toda la  Escritura está inspirada por Dios, y es útil para enseñar y para argüir, para corregir y para educar en la justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto y esté preparado para  hacer siempre el bien.                                           

Meditación

“Un oído en el Evangelio y otro oído en el pueblo” Es la expresión que nos desafía, personal y comunitariamente, para ser una Iglesia auténticamente comprometida, dispuesta a sembrar el Reino de Dios en todo momento. “Nuestros beatos son modelo de vida cristiana. Ellos vivieron y murieron por amor. El significado de los mártires hoy reside en el hecho de que su testimonio anula la pretensión de vivir de forma egoísta o de construir un modelo de sociedad cerrada y sin referencia a los valores morales y espirituales. Los mártires nos exhortan, tanto a nosotros como a las generaciones futuras, a abrir el corazón a Dios y a los hermanos, a ser heraldos de paz, a trabajar por la justicia, a ser testigos de solidaridad. El ejemplo y la oración de nuestros mártires nos ayudan a ser hombres y mujeres de fe, testigos del Evangelio, constructores de comunidad y promotores de una iglesia comprometida”.[1]

DE UNA HOMILIA DE MONSEÑOR ANGELELLI

(Mensaje de Año Nuevo. 1 de enero de 1974)

“Se nos exige, también, mirar a la Iglesia con otros ojos; serenos, limpios y evangélicos; se nos va exigiendo como Iglesia, que no es el prestigio humano lo que tenemos que buscar, sino que nuestro pueblo riojano se ame más y sea, por tanto, feliz; esto es más que un simple discurso; es tarea y difícil. Aún más, algunos hermanos nuestros, que parecieran tener como objetivo injuriarla y ultrajarla, nos están revelando que están muy necesitados de esta “gracia especial” (…) La Iglesia tuvo el coraje evangélico de realizar un gesto de profunda reflexión y revisión a la luz de la Palabra de Dios y de los “signos de los tiempos” en que vivimos, también la Diócesis de La Rioja ha realizado y seguirá realizando una seria y detenida reflexión y revisión para que en su vida y en su pastoral cada vez más aparezcan los signos de ser servidora de su pueblo “desde y con” la luz y la fuerza del evangelio. Reafirmamos la “opción pastoral” que hicimos, que no es otra que la que nace del evangelio y del Magisterio de la iglesia”.

Recemos en este día por nuestra diócesis de La Roja. Para que seamos auténtico pueblo evangelizado y evangelizador, que no tenga miedo de jugarse por un Evangelio siempre nuevo y comprometido.

[1] Cardenal Ángelo Becciu. Prefecto de la Congregación para la Causa de Los Santos. Homilía en la Solemne Beatificación de los Mártires Riojanos.

  • Rezamos: Padre Nuestro, Ave María y Gloria.
  • ORACIÓN PARA PEDIR LA CANONIZACIÓNDE LOS BEATOS MÁRTIRES RIOJANOS

    Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,
    que en Él y por Él manifestaste bienaventurados
    a los que tienen hambre y sed de justicia,
    y a los perseguidos y ultrajados por causa suya,
    te imploramos que la Iglesia en Argentina
    recoja y siga haciendo fecunda
    la siembra evangélica de los Beatos
    Enrique Angelelli, Carlos de Dios Murias,
    Gabriel Longueville y Wenceslao Pedernera.
    Te pedimos la gracia
    de ver proclamados sus nombres
    entre los santos mártires de tu Iglesia.
    Que sus vidas y muertes, como testigos de la fe en Jesús,
    afiancen por tu Espíritu la esperanza
    en el corazón de tu pueblo,
    para que, peregrinando hacia el Tinkunaco final,
    construya la paz en la justicia y el amor. Amén.

Beatos Mártires riojanos. R/ Rueguen por nosotros

 

Equipo Diocesano de Liturgia y colaboradores, entre ellos Fray Miguel Ángel López  y padre Luis Liberti SVD.

Programa Mes de los Beatos Mártires Riojanos