Un encuentro del Cielo en la tierra

0
49

Entrega de las reliquias de los Mártires Riojanos al Santuario de los Mártires del Zenta

Los mártires del Zenta fueron beatificados el pasado 2 de julio.

En cercanías de Pichanal, lugar donde fueron martirizados está su santuario.

De acuerdo con los protocolos de beatificación, debe haber en el lugar de martirio o la parroquia del lugar, reliquia de ellos. Al no haber reliquias de ninguna orden de los mártires del Zenta, debido a la antigüedad del suceso, alrededor del año 1683, no hay restos ni pertenencias de ninguno de ellos.  Sin embargo, se sospecha de un resto óseo que puede pertenecer a alguno de los mártires. Es por eso que Monseñor Dante Braida, obispo de La Rioja, junto a otros 7 peregrinos hicieron entrega, para que sean veneradas en el Santuario de los Mártires del Zenta, las reliquias de los 4 mártires riojanos.

La entrega de las reliquias de los beatos mártires riojanos, creo decir que fue el momento más fuerte y que quedara por siempre en el corazón de los que tuvimos la gracia de ser testigos de tal acontecimiento. A mi parecer y al ver los rostros de los presentes, creo que nunca se imaginaron que ocurriera tal hecho. ¡Cuanta gracia ocurría en aquel lugar llamado El Pichanal!

Fue un momento que, a pesar de la oscuridad que comenzaba a asomar por la puesta del sol, el altar se ilumino con los celulares y algunos que otro foco solar que tenían a mano.

Fue muy simbólica la entrega de las reliquias.

La reliquia de Wenceslao Pedernera fue entregada por Carlos, laico de la nueva parroquia Beatos Mártires a una Sra. vecina y campesina del lugar, que con lágrimas en ojos y manos temblorosas por la emoción las recibía.

Posteriormente la hermana Mercedes hizo entrega de la reliquia del beato fray Carlos a un servidor de la comunidad.

Padre Daniel hizo entrega de la reliquia de Longueville al vicario, el padre Rodrigo, y finalmente Mons. Dante hizo entrega de la reliquia de Mons. Angelelli al párroco padre Horacio Urbano.

Una gran emoción cubría la gruta. Todas las personas presentes vivían con inmenso jubilo y gozo el hecho. Sus lágrimas eran la mayor expresión de emoción que se podía apreciar. Otro de rodillas o en sus bancos, rezaban y daban gracias. Al unísono toda la gente aplaudía y con viva voz hacían vivir tanto a los beatos mártires riojanos como los mártires del Zenta.  Se vivió un gran acontecimiento sinodal. Y después de muchos años, nuestros beatos mártires riojanos como los del Zenta siguen evangelizando juntos.

Acto seguido el padre Carlos se dirigió a los presentes e hizo lectura del acta donde detalla la entrega de las reliquias a la parroquia de El Pichanal como así también aclara sus certificados de autenticidad.

A pesar de muchos años del martirio de los beatos mártires riojanos, ellos siguen hoy evangelizando y dando testimonio. No tan solo hoy en La Rioja sino también ahora en las tierras de los ya Beatos Mártires del Zenta.

Juntos caminan y dan testimonio de vida y entrega.