Recuperados de las adicciones, un testimonio de Resurrección (primera parte)

0
357

El Área de Comunicación de la Diócesis de la Rioja conversó con miembros del Grupo Esperanza Viva que son los que han pasado ellos, sus familiares o amigos por un proceso de recuperación de adicciones. Son llamados Embajadores de Esperanza. Ahora veremos por qué. 

Hoy compartimos el Testimonio de Franco Ávila

Mi nombre es Ávila Franco, tengo 32 años, yo soy un E.S., ese le llama a los jóvenes que pasaron por la Fazenda y podemos terminar nuestra caminata, yo hice mi proceso de caminata y recuperación en el año 2019-2020, hoy hace más de tres años, gracias a Dios que acompaño el grupo Esperanza Viva.

¿Cómo nace Fazenda?

La Fazenda nació en Brasil hace 40 años aproximadamente.

¿Qué es Grupo Esperanza Viva (G.E.V.)

Sería como un bracito que tenemos aquí afuera en el mundo, que pertenece también a la obra de la Fazenda, nuestro grupo también está ligado, como dije, a la obra, a la Fazenda, a nuestro carisma, el grupo Esperanza Viva tiene 24 años.

¿Cuál es su misión?

Nació con la idea de acompañar a todos aquellos jóvenes que pasaban por ese caminar en la Fazenda y para que tengamos un lugar donde encontrarnos afuera en el mundo, el grupo había nacido en principio para todos los jóvenes con adicción, igual que la Fazenda, pero ahora la Fazenda también acoge a personas que tienen problemas no sólo con la adicción, sino también con el juego o problemas que tienen personas que están en estado depresivo y aquí en el grupo recibimos también a todas esas personas, no excluimos a nadie, incluso al que sea de otra religión porque aquí recibimos a todos, aquí amamos, y acogemos y escuchamos a todas las personas, así que yo las invito y bueno les deseo de corazón lo mejor y que conozcan a Dios sobre todo.

Fue creado para eso, sí, pero después fue creciendo tanto que va más allá de esto de una persona solo con adicción, porque la idea también es tratar de prevenir, para nosotros la misión más que todo sería prevenir la droga, porque ese es el santo remedio, porque ya después que el hermano ya cae, si es necesario, tratamos para apoyarlo, y   como decimos en los momentos de reunión, no podemos dar consejos ni hacer referencias sobre la vida del otro, no.

Eso ya se quiere, que sea cuando termine la reunión, afuera. Aquí no es un momento de, como decimos, una charla de café, nada. Fue un momento muy importante, no, como una persona cuenta su experiencia de vida.

Aquí está para el otro ser un significante, pero como es tan importante y tan grave el dolor, tan grave el dolor que lleva, que es comparado con otro que no sea nada, no. Por eso tenemos que tener mucho respeto siempre y escuchar, sobre todo. Porque a veces nos distraemos y estamos aquí por esos momentos, son esos teléfonos importantes, no, porque ahí comienza el cambio de uno.

Escuchar por amor también al otro, porque, así como a mí me gusta que ustedes me escuchen, yo también los debo escuchar a ustedes con amor y así inclusive no puedo estar, cuando uno habla está tomando con el teléfono, o leyendo, o haciendo otra cosa, no. Así que eso siempre tengan en cuenta, no, que todo lo que hacemos lo tenemos que hacer por amor, no. Y lo más importante es que nuestra misión no es como la fazenda, es el grupo como compartido.

Nuestra misión es acercar a los hermanos más y más a Dios, no acercarnos solo al grupo o a la Fazenda. Porque como le digo, el grupo y la Fazenda es de pasajeros en nuestra vida. Dios no, Dios está para siempre.

Por eso no se olviden que la esperanza siempre tiene que estar puesta en Dios, en Dios siempre, no tiene que estar puesta en Jesús, ni en la Fazenda, ni en Jesús, ni en el sacerdote, lo que está en conciso en el ambiente es que Dios nos da, no, pero la misión nuestra es acercarnos cada día más a Dios, no, porque mañana no sabemos si la Fazenda deja de existir o el grupo, pero la palabra de Dios va a estar para la Vida Eterna, no. Por eso no nos confundimos, no, siempre en realidad tenemos que estar puesta en Dios. Ojalá Dios nos dé esa esperanza, y siempre que podamos seguir perseverando en la Fazenda, en el grupo, no solo esa, porque va a pasar mañana, no.

Así que, bueno, eso hermano, no, que siempre la esperanza, yo no pienso que la tenga puesta en Dios, no, como le compartía yo a una de las hermanas, es que el ser humano, por las fragilidades que tiene, tiende a fallar siempre. Si nosotros ponemos la esperanza nuestra en un ser humano, vamos a perder nosotros, yo siempre digo, vamos a perder nosotros, bueno, yo, yo amo a mi mamá, a mi hermano, también a mi otro hermano que todavía está en la adición, pero mi esperanza no está puesta en ellos, mi esperanza está puesta en Dios, no, porque, como digo, esto es más grande y va más allá, no, así como yo también en algún momento seguramente voy a fallar a mi mamá, yo siempre digo, mi esperanza que yo tengo también está en Dios, no yo, yo no soy la esperanza de nadie, ni ninguno, no siempre he estado en este busquemos de Dios, y creemos que Él es el que es el que siempre quiere lo mejor para nosotros, y nos dará siempre lo mejor en el momento justo. Nuestra familia también nos da lo mejor, pero muchas veces ellos también se equivocan con nosotros, y nosotros ahí nos traemos frustrados, o menos  enojamos, no, sin darnos cuenta que la familia también quiere lo mejor para nosotros, como Dios también, a veces le pedimos algo a Dios, y cuando Dios no nos concede, nos enojamos con Dios inconscientemente, porque Dios quizás, seguramente lo ve, no es necesario, nosotros no necesitamos en ese momento esa gracia que le pedimos a Dios, lo mismo pasa con nuestra familia, con nuestros padres, por ejemplo, yo hoy quiero me gustaría, que mi hermano más chico ya esté acercado a la familia, también con mi hermano y mi mamá, pero él lo quiere, y yo no lo puedo obligar, nosotros somos libres, yo lo tengo que amar a mi hermano de donde me toca, lo mismo tiene que hacer usted con su familiar, no sé invitarlo a él para la propuesta, pero nosotros somos libres, nadie puede obligar a nadie, eso tiene que estar más que claro, ni una mamá puede obligar a un hijo a ingresar a la Fazenda, ni yo como hermano podría obligar a mi hermano más chico que venga al grupo, somos libres, nosotros tenemos que amar desde el lugar que nos toca, como familia, como grupo, como el día de mañana si conoce la Fazenda, los responsables, los padrinos, los coordinadores, nos toca también amar, como ellos, como Dios lo pide en ese momento, yo sobre más o menos la misión de nuestro del grupo, pero muchas veces somos nuevos y sí, lo importante es que se presenten y vayan expresándose para sacar todo eso, yo siempre digo sacar todo ese dolor que eso que eso es lo que nos da, no, pero luego va más allá, ya como tenemos la perseverancia del tiempo, tenemos que compartir la meditación de la palabra, tenemos que contar la experiencia vivida de la palabra, porque eso es lo que nos ama y eso es lo que nos transmite, no, compartir y vivir la palabra de Dios, porque no solo es meditar, porque como dijo, o me dijo mi padre, mi hermano, el fin de semana en la Fazenda de Salta compartí con un grupo de mujeres, hay millones de libros de hermanos y de hermanas que meditaron la palabra, pero no hay ninguno, no hay más de uno que la hayan puesto en práctica, solo la Biblia de Jesús la puso en práctica, así que nosotros tenemos que tratar de hacer eso, poner en práctica la palabra de Dios, yo le invito a mi hermano, aquí mamá, como saben, ahí hermano, si no tiene miedo ni vergüenza, aquí nosotros no estamos para juzgar porque eso tampoco es nuestra misión, y si lo hacemos estamos equivocados y creo que también está en toda la facultad en el momento que venga que vea que alguno de este grupo juzga en hacer esa corrección con amor, porque nuestra misión no es esa, pero muchas veces el mundo nos va atrapando y nos lleva a eso, pero no confundir el juzgamiento con la corrección, porque muchas veces caemos en esa manipulación nosotros, a no este me juzguen, no nos gusta que nos corrijan, esa es otra realidad hasta al adicto como los padres o los hermanos, no nos gusta que nos proyectan, y, bueno, eso es lo que me enseña al Facienda y a este grupo a proyectar todo con amor, no, porque si no estamos dispuestos a aceptar esas correcciones y a cumplir con lo poco que se nos pide yo, personalmente, soy sincero aquí para no estar perdiendo tiempo, porque tenemos que ser sinceros no van a encontrar a los que vienen a buscar, si no caminamos todos juntos para no perder tiempo yo soy sincero, ser sinceros nosotros como grupo, como referentes, como todas esas personas, y que también entiendan que nosotros también somos personas que nos equivocamos, yo fui adicto también durante 12 años, también tenemos muchos errores, como cualquiera, como Sonia, mamá que acompaña, tengo una mamá también que acompaña con muchísimo error, nosotros también lo tenemos, así que le pedimos que nos tengan tiempo, paciencia, entendimiento, porque nuestra voluntad de ayudar en todo momento va a estar siempre, pero nosotros también tenemos a veces nuestras cositas, mundanas.

Debemos dar siempre ese testimonio de que es Dios, Dios es el que nos salva, no nos salva ni la Fazenda, ni el coordinador, ni el padrino, Dios es el que nos salva, y nos convierte en hombres nuevos es Dios, así como a ustedes las puede convertir en madres y mujeres nuevas.

¿Cuál es tu función?

Acompaño aquí al grupo Esperanza Viva de La Rioja, nuestra misión es acompañar y acoger a todas aquellas personas que, como dice el nombre del grupo, no tienen esperanza, que se sienten mal, o que no le encuentran rumbo a su vida, el fin nuestro es encaminarlo, tratar de acompañarlo y acercarlo más al Señor, a Dios que es nuestro guía, que siempre tiene que ser nuestro guía en nuestra vida, y nuestra esperanza viva es Dios, nosotros aquí somos sólo herramienta de Él, así como también de la Fazenda dentro somos herramienta de Él, aquí a mí en la Fazenda pude conocer ese amor y esa misericordia de Dios y ahora lo trato de poner en práctica aquí en el grupo.

¿Cómo nace el grupo “Esperanza viva?

Cuando la Fazenda termina su caminata y luego tiene su espacio y su momento, porque como era nueva la Fazenda, terminaba su año y luego no tenían otro momento para vivir eso que me habían enseñado las Fazendas. Así que por eso se hace nuestro grupo Esperanza Viva.

¿Cuál es su misión?

Algo importante que muchas veces se confunde, nos confundimos aquí nuestro grupo no es un grupo de oración, no es un grupo de adoradores, no es un grupo que la misión es juntar el fondo o bienes para la fazenda. Si se puede vivir yo sea, pero nuestra misión no es esa. Eso para no confundir las cosas, sino nuestro grupo es ser esperanza, compartir experiencia de vida, experiencia de la palabra. Esa es nuestra misión hoy en día. Bueno, cada vez se va formando más profundamente el cariño y van saliendo cosas nuevas que tenemos que experimentar.

Pero nuestro grupo no es un grupo que venimos, por ejemplo, sí, hace un momento de oración, pero no es que estamos rezando nomás por los familiares o algunas personas que tienen adicción. A mí eso no entra, es algo más allá, en algo más grande. Es compartir experiencia de vida, poner en común nuestra alma, compartir experiencia de la palabra, porque el que sabe paso por paso ya sabe que lo único que nos puede salir a nosotros es vivir la palabra.

Porque si nosotros no vivimos la palabra, nosotros nos vamos a caer. Eso está más que claro. Ya no hay que hacer ningún experimento científico ni nada.

Es fácil vivir la palabra y nos mantenemos de pie. Aun así, viviendo la palabra, nos podemos caer. Pero el amor de Dios, si nosotros conocimos verdaderamente ese amor de Dios, nos volvemos a levantar, porque volvemos a buscar herramientas, volvemos a buscar esa luz de donde Dios nos sacó de la oscuridad.

Bueno, como saben, la mayoría aquí de personas son personas que tienen familia o tienen problemas de adicción, pero no es admisión que sea para esa persona exclusiva.

Para cualquier tipo de persona que no tiene esperanza en la vida, que no tiene ganas de vivir, para cualquier de esas personas pueden venir a este grupo. Muchas veces se confunden y no vienen porque piensan que es solo para el adicto. No, no es así.

¿Como se desarrollan las reuniones del Grupo Esperanza Viva?

En el grupo tenemos tres momentos muy importantes:

Es el momento de la oración, que es el inicio, hacemos un denario, rezamos a nuestra madre la Virgen también, que interceda por nosotros, ante Dios Padre Santo.

Luego tenemos un momento que compartimos la Palabra, meditamos y compartimos experiencias vividas de la Palabra, si realmente vivimos esa Palabra, esa propuesta que nos invita a Dios, porque Dios no nos invita sólo a meditar su Palabra, sino a poner en práctica, como Él dice, amar a su prójimo como a ti mismo, amar a cada hermano que tenemos al lado, y bueno la Palabra vive en la Fazenda, nos enseña a amar, a perdonar, a sanar y a recomenzar con todos sus hermanos.

Después tenemos un tercer momento que es uno de los más importantes que también lo tenemos en la Fazenda, que se llama comunión de alma, es un momento muy especial, nos ponemos en presencia de Dios, también hacemos una oración, compartimos como dice la Palabra, el alma nuestro, nos ponemos nuestra alma en común, sin juzgar, sin aconsejar, nada, sólo escuchar, sólo tenemos que escuchar a los hermanos y no es un momento que después hacemos una devolución, ni nada por el estilo, sólo compartimos nuestra alma que es lo más importante, ese tesoro que a veces lo tenemos escondido por miedo a algún juzgamiento o algunos reproches, nos lo ponemos en común, no sacamos nuestros dolores, no compartimos felicidades, a veces por vergüenza o por timidez o por lo que fuese, ese es uno de los momentos importantes, poner en común nuestra alma, así que bueno yo lo invito hermano que pueda acercarse.

¿Dónde, en qué lugar encontramos a la Fazenda?

La Fazenda también tiene una oficina que la directoría que está en la Parroquia del barrio Shincal, no recuerdo bien los horarios, ellos también si algún chico está interesado en conocer la Fazenda, la obra, puede dirigirse ahí o me consulta a mí, yo le puedo facilitar los números si sea del responsable o del presidente o la secretaria de la directoría de la Fazenda, siempre tratamos de caminar en conjunto.

¿Quiénes acompañan a los integrantes?

Agradecidos con el obispo, con todos los sacerdotes que nos acompañan, aquí el padre Fabián en la parroquia “Espíritu Santo” porque nos da nuestro espacio sin ninguna obligación y bueno siempre agradecidos a ellos que vienen, nos acompañan, nos dan esas bendiciones, esos pequeños gestos, no, son los gestos de amor que necesitamos recibir y a veces nosotros también tenemos que dar, porque siempre recibimos amor de Dios, pero Dios también nos pide que amemos, así que bueno estamos dispuestos a eso y bueno lo invito al que se quiera sumar, que haga una experiencia aquí en el grupo y bueno si luego se le da la oportunidad de ingresar a la Fazenda bienvenido sea y bueno nosotros muy felices por eso. Amén.

Tus palabras para los que lean este artículo:

Yo lo invito a esto, no tengan miedo, que se vayan animando de a poquito, que acá los vamos a escuchar siempre con amor y traten de acompañarnos, si no acompañamos, no podemos aconsejar nada, solo invitar a acompañar la propuesta nuestra. Eso quería compartir hermanos. Amén.

 

DATOS IMPORTANTES

Lugar de reunión: Parroquia “Espíritu Santo”

Días de reunión: Todos los lunes

Horarios de reunión: 20:00

Contactos: Franco Ávila – 3804 93-3801