Quinto día de Novena a los Beatos Mártires

0
30

NOVENA

1. En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.
2. Breve acto penitencial. Luego de un momento de silencio rezar el “pésame”
3. Meditación para cada día.

5° Día: “No hay amor más grande que dar la vida por los amigos” 

Juan, 15, 12-15

 “Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado.  No hay amor más grande que dar la vida por los amigos. Ustedes son mis amigos si  hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi  Padre”.                                                                                                                                                      Meditación

Carlos de Dios Murias, fraile profeso en la Orden de Franciscanos Conventuales, fue ordenado sacerdote por Mons. Angelelli. En su práctica pastoral “estaba abocado a que, a partir del Evangelio, la gente tomara conciencia de su realidad, tanto espiritual como social, para generar un compromiso con la comunidad”. En 1976 fue destinado de manera estable en la Diócesis de La Rioja fue destinado como Vicario Cooperador a la parroquia de Chamical donde compartiría la tarea pastoral con Gabriel Longueville. Dijo Gabriel de su compañero Carlos: “Es un tipo asombroso que está encargado de muchas cosas”.[1] 

La profunda amistad sacerdotal hizo a Carlos y Gabriel acompañarse mutuamente en la entrega martirial por el Reino de Dios y su Justicia

 “Carlos de Dios y Gabriel Longueville exhortan a los sacerdotes de hoy a ser asiduos en la oración y hallar, en el encuentro con Jesús y en el amor por Él, la fuerza para no escatimar nunca en el ministerio sacerdotal: no entrar en componendas con la fe, permanecer fieles a toda costa a la misión, dispuestos a abrazar la Cruz”.[2]

DE UNA HOMILIA DE MONSEÑOR ANGELELLI

(Homilía en las exequias de los Sacerdotes Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville. 22 de julio de 1976)

“Sobre nuestras débiles fuerzas, el poder de Dios, la fuerza del Espíritu Santo, ha marcado y ha grabado una realidad tal, una misión tal, que es la que tenían Carlos y Gabriel, por pura misericordia de Dios. (…) Ahí sobre las dos cajas, sobre los dos cajones que están ahí, está la estola y está la Palabra de Dios, y no se los ha puesto para provocar como un sentimentalismo tonto, ¡Este es el gran misterio! ¡Este es el misterio de Dios! En estos cajones están guardados los restos de dos hermanos nuestros cristianos, sacerdotes, ungidos por el Espíritu Santo, marcados y sellados y enviados a anunciar la Buena Nueva de la paz, la Buena Nueva del Señor, no la que inventamos los hombres. (…) Ahí está el Evangelio y la Estola; y ellos nos dicen su última predicación. ¿Y en qué consiste para mí la última predicación?

Es muy simple y muy difícil en la vida ser consecuentes. Porque en la vida fueron consecuentes, tuvieron el privilegio y la elección de Dios de atestiguar, rubricar, lo que es ser cristiano, con su propia sangre. (…) Ellos fueron testigos, testigos del contenido de las Bienaventuranzas: felices los pobres, felices los mansos, felices los misericordiosos. Pero, para entender esto, hay que tener el corazón limpio, y si está sucio hay que limpiarlo” 

Recemos en este día por todos nuestros sacerdotes y las vocaciones sacerdotales. Para que crezca en ellos, a ejemplo de nuestros Mártires, una auténtica vida de amistad y solidaridad.

Rezamos: Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

ORACIÓN PARA PEDIR LA CANONIZACIÓN
DE LOS BEATOS MÁRTIRES RIOJANOS

Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,
que en Él y por Él manifestaste bienaventurados
a los que tienen hambre y sed de justicia,
y a los perseguidos y ultrajados por causa suya,
te imploramos que la Iglesia en Argentina
recoja y siga haciendo fecunda
la siembra evangélica de los Beatos
Enrique Angelelli, Carlos de Dios Murias,
Gabriel Longueville y Wenceslao Pedernera.
Te pedimos la gracia
de ver proclamados sus nombres
entre los santos mártires de tu Iglesia.
Que sus vidas y muertes, como testigos de la fe en Jesús,
afiancen por tu Espíritu la esperanza
en el corazón de tu pueblo,
para que, peregrinando hacia el Tinkunaco final,
construya la paz en la justicia y el amor. Amén.

  • Beatos Mártires riojanos. R/ Rueguen por nosotros:

[1] DIAL, Padrecito Gabriel, vie et mort argentines, Paris, Francia, 1986

[2] Cardenal Ángelo Becciu. Prefecto de la Congregación para la Causa de Los Santos. Homilía en la Solemne Beatificación de los Mártires Riojanos.

Equipo Diocesano de Liturgia y colaboradores, entre ellos Fray Miguel Ángel López  y padre Luis Liberti SVD.

Programa Mes de los Beatos Mártires Riojanos