¡Que los jóvenes riojanos se animen a vivir la aventura de seguir a Jesús!

0
48

Alexis Rosales, seminarista de La Rioja, terminado su período de formación inicia una etapa pastoral en la Parroquia de la Anunciación en La Rioja Ciudad.

En el día 13 de abril en la celebración de la Misa Crismal, presidida por nuestro Obispo, el Padre Dante Braida, en la Catedral recibiré el mandato misionero y el ministerio del Acolitado.

Con mucha sencillez nos cuenta su camino vocacional, su sentir, sus deseos y los sueños para este lindo paso que está dando.

Mí nombre es Alexis Rosales, tengo 30 años, soy de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, santuario diocesano de Santa Rita de Casia  del departamento Chilecito.

Antes de entrar al seminario, realicé mis estudios primarios y secundarios en la localidad de Aicuña, pueblito pintoresco enclavado entre montañas,  en el departamento Coronel Felipe Varela, al oeste de la provincia, luego estudie en Chilecito ayudante de cocina y repostero, y trabajé de esta profesión. Pastoralmente era catequista de la comunidad Virgen María de Lourdes del Barrio Dorado sur en Chilecito.

Mi tiempo de formación, en el seminario Arquidiocesano de San Juan de Cuyo fue un tiempo de encuentro (Tinkunaco) con Jesús, con ese amigo que te espera y te ama así como sos, y encuentro también con la cultura propia de un pueblo que tiene su forma de seguir a Jesús y a través de esos encuentros pude crecer humanamente, fue un tiempo lindo de misión y de aventura.

Los sentimientos que alberga mi corazón por estas horas son de paz y de  confianza en un Dios que llama y que siempre capacita.

No tengo un referente sacerdotal que sea como «el modelo perfecto de sacerdote» (creo que no existe). Creo que los curas son como un gran mosaico, donde cada uno de esos pedacitos de cerámica, con colores, trazos, y luz propia hacen que sean únicos e irrepetibles, cada uno de ellos reflejan parte del rostro de Cristo, con sus virtudes y también con sus defecto. Confieso también que el testimonio de grandes santos que caminaron nuestra tierra son alimento y aliento para seguir proclamando el Reino, como por ejemplos, San Francisco Solano, los beatos Carlos, Gabriel, Wenceslao y Enrique, la Mama Antula, Madre Catalina, Brochero entre otros muchos.

El Ideal que creo que todos tenemos que tener es el de la santidad, ser santos mostrando el rostro de Jesús que camina con su pueblo, un Jesús humano, que es compañero, amigo, hermano, que se abaja para curar heridas, (como el Buen Samaritano) para consolar a viudas y afligidos, para ser compañero de desalentados (Emaús), Para andar metido entre cerros, montañas y quebradas buscado a deshoras esa oveja perdida. Que es capaz de conmoverse y llorar ante la muerte del amigo (muerte de Lázaro) que es todo perdón (el buen ladrón) ¡de este Jesús quiero ser un humilde reflejo!

Invitar a todos a redoblar los ruegos al buen padre Dios por las vocaciones, las vocaciones nacen y crecen al amparo de la oración de un pueblo que reza y los sostiene con su aporte generoso.

Invito a los jóvenes riojanos a que se animen a vivir ¡¡¡la aventura de seguir a Jesús!!!