Padre Lorenzo González – Vida entregada por amor a Cristo y a los hermanos

0
192

Un sacerdocio hecho canto y servicio a los demás 

Cuando se habla del Padre Lorenzo siempre surgen expresiones como: gran sacerdote, discípulo de Angelelli, buen pastor, el cura de las canciones famosas, el cura incansable, misionero y cosas por el estilo. Hoy agradeciendo su ministerio, su siembra y su fidelidad a la fidelidad de Dios presentamos pinceladas de su vida a través de palabras y de fotos.

¡Gracias a los que contaron su testimonio y consiguieron fotos para la producción de la nota!

Autollamado Cura de Pueblo, el Padre Lorenzo realmente vivió el sacerdocio como servicio y atención, especialmente a los más vulnerables. Desde los comienzos de su recorrido sacerdotal cuando alguien fallecía y le avisaban se iba a hacer los responsos por los pueblos, en casi todos los casos era durante la noche por lo que pasaba por la casa de los jóvenes catequistas para que lo acompañen por el cansancio, Luego se hizo costumbre que no sólo lo acompañaran a los velorios sino en el mes de enero a los pueblos de Famatina, dado que el párroco en ese mes tomaba los descansos.

Allí  aprovechaba para ir enseñando y practicando los cantos para las celebraciones. Para quienes lo acompañaban era una salida esperada, porque contagiaba  el amor a Cristo y a los hermanos y dejaba con el ejemplo un camino a seguir.

Siempre fue así. Ahora con debilidades por su salud sigue siendo apóstol celebrando Misa, rezando, escribiendo, alentando a los que lo visitan.

El padre Lorenzo A. González nació el 22 de abril de 1944 en la localidad de Candelaria, departamento Totoral, provincia de Córdoba. Sus padres don Julián González y doña María Josefa Callante. Es el sexto de ocho hermanos: Alcira, José Reginaldo, Juliana Rosa, Clara Josefa, Juan Marcelo, Alceo Lorenzo, José Guillermo y Ramón Antonio.

Realizó sus estudios primarios en una escuela de Candelaria, ingresando al Seminario Claretiano el 16 de febrero de 1955 concluyendo sus estudios en el Seminario Diocesano de la ciudad de Córdoba los que finalizó el 24 de noviembre de 1973, siendo en esta oportunidad ordenado sacerdote en la ciudad de Chilecito por el obispo de la provincia de La Rioja, Mártir Beato Mons. Enrique Angelelli, celebración de la que participó Mons. Vicente Zazpe durante su visita a la Diócesis de La Rioja como enviado del papa Pablo VI

Durante su vida eclesiástica, estuvo 15 años en la parroquia “Sagrado Corazón de Jesús” de Chilecito, ocho años en la Pquia. “Ntra. Sra. Del Rosario” de Villa Unión y 17 años en la Pquia. “Nuestra Señora de la Candelaria” ciudad de Nonogasta.

Desde niño, sintió la atracción por la música, que lo llevó a practicar en el armonio, música religiosa. Dentro de su actividad Pastoral, se dedicó a componer cantos litúrgicos cómo “Alma de Cristo”, “Esta es nuestra vida”, “Yo soy el pan de vida”; y el más conocido “Yo soy el Camino”, el cual tuvo una honda repercusión en nuestro país y es cantada en todas las iglesias católicas de Latinoamérica y en algún momento fue cantada en el Vaticano.

Además, realizó numerosas publicaciones en diarios y revistas entre los que se destacan “Documento sobre la Fe” (2012-2013), “Pensamiento de San Pablo” (2011), “Coraje” (2.014). También escribió “Los delitos de Angelelli” y “Angelelli” en donde con una hermosa prosa habla del Beato mártir. Aquí compartimos dos de ellos.

http://diocesislarioja.org/category/martires-riojanos/obispo-enrique-angelelli/

http://diocesislarioja.org/algunos-delitos-de-monsenor-angelelli-escritos-del-padre-lorenzo-gonzalez/

Su misión pastoral fue declarada de interés departamental y regional por el Consejo Deliberante del Departamento “Gral. Felipe Varela”

Desde 2.017 escribió las reflexiones de evangelio en el diario “El independiente” de la provincia de La Rioja, se encuentra por editar el libro de reflexiones de los tres ciclos litúrgicos y de fiestas y Solemnidades.

Es fundador de dos radios locales “Bermejo” de ciudad de Villa Unión y “San Sebastián” de la localidad de Sañogasta (L.R.).

Coautor del guion y musicalización del espectáculo “Navidad en los cerros” de Chilecito y de tantas otras expresiones.

La sencillez con que comunica el Evangelio a través de sus canciones y escritos hablan de una vivencia profunda de Jesús en su corazón y de su gran generosidad para compartirlo.

¡Gracias Padre Lorenzo! ¡Que nuestros Beatos Mártires te sigan acompañando!