Padre Emanuel – Acampada Decanato San Pablo

0
57

El padre Emmanuel Varas es un joven sacerdote de la Diócesis de la Rioja, Administrador de la Parroquia Santa Rosa de Lima de Patquía y Vicario Parroquial del Santuario de Nuestra Madre de la Merced. en la acampada juvenil tuvo la misión de coordinar y guíar  la organización de la acampada. Aparte de las funciones que cumple en las parroquias, es asesor junto a Fray Miguel Ángel (OFC) de la Pastoral de la Juventud del Decanato San Pablo.

Aquí sus vivencias y opininiones sobre esta acampada que se realizó a fines de mayo en Olta con los jóvenes del Decanato San Pablo.

  • ¿Cuál es su impresión de esta acampada?

Sobre todo, estoy impactado e impresionado por la concurrencia y participación de los jóvenes. Segundo la predisposición de los mismos para compartir. La mayoría de las actividades pensadas eran de juego e intercambio de información no tan solo personal, sino también territorial y parroquial, de los cuales, cuando va recogiendo la información y parecer de estos jóvenes, les gusta mucho esto de interesarse por el otro, el compartir y son muy alegres. La música, el canto, el baile ¡le gusta muchísimo bailar.! Y después como que están muy sorprendidos de que yo baile a la par de ellos. Parece que nunca vieron un cura bailando, pero me parece que es la forma de contagiar y de entrar en dialogo con su propia realidad.

  • De lo que va de la acampada ¿Cuál fue lo más fuerte que compartió con los jóvenes?

Primero las situaciones que viven los jóvenes en general. Hay situaciones muy fuertes donde ellos se muestran y viven su propia vulnerabilidad y buscan  recompensa. Y en estos espacios de diálogos lo pudieron expresar sin ningún tipo de titubeos, compartiendo lo que ellos viven cotidianamente en sus comunidades, barrios, pueblos, ciudades dentro del contexto juvenil. Se dan cuenta de que eso no los lleva a un buen término sino va en detrimento de su propia naturaleza. Y el de poderlo compartir y decir esto está mal que tiene su raíz en la familia. Falta de dialogo, de comprensión. Creo que estos encuentros  quieren ser un lugar en donde que ellos puedan venir y sentirse libres y dentro de esa libertad ser responsable de ese uso, para poder compartir y trabajar.

Lo otro es la oración. Hemos comenzado la jornada con la oración y verlos como se han compenetrado en la misma, cuando uno les pregunta: ¿Les gusta esto? Ellos responden: Si. Y la mayoría tenían los ojitos cargados con la emoción. Y en la oración de las velas, el sollozo. O sea, quiere decir esto de que el encuentro con Dios a través del canto, la música, del compartir es posible. Y ahora revivir eso con el momento fuerte vocacional desde la oración. Eso es lo que buscamos. Que este encuentro esté marcado y traspasado por Jesús.

  • ¿Qué es lo que pronuncias para los jóvenes hoy?

Siempre les digo que sean jóvenes. Que la picardía y la alegría que tienen como jóvenes no es menos importante que el encuentro con Dios. Eso lo pueden integrar en la profundidad del encuentro con Jesús. Estoy convencido y sé de que no hay otra persona más profunda y que pueda hacer plena nuestra vida que el propio Jesús. Entonces es eso, que lo puedan descubrir encontrarse y sobre todo dejarse afectar por aquel que nos habita que es Jesús.

¡Gracias Emanuel! Dios bendiga tu andar junto a los jóvenes