Nonogasta, Sañogasta y cuesta de Miranda

0
316

Al Igual que Famatina, nonogasta, Sañogasta y Chilecito, La cuesta de Miranda se encuentra en la Ruta 40. Es  un trayecto de 12 kilómetros, tiene 400 curvas y sube 800 metros, pavimentado, entre las ciudades de Chilecito y Villa Unión, que se puede recorrer con cualquier vehículo, y su punto más alto se encuentra a 2.040 metros sobre el nivel del mar, en Bordo Atravesado. El trayecto está rodeado de montañas coloradas, jarillas, retamas, algarrobos y cardones de gran altura que se elevan como dedos acusadores. El río Miranda se presenta en pequeños cursos de agua que riegan alguna arboleda que invita a detenerse a admirar esa maravilla de la creación.

Yendo desde la Ciudad de La Rioja, antes de llegar a la Cuesta se encuentra la localidad de Nonogasta (pueblo de los pechos). Allí nació el escritor, historiador y político Joaquín V González, autor de “Mis montañas”, hermoso libro que describe ese lugar rodeado de un cordón montañoso. Este ciudadano, a su vez fue gobernador de la Rioja y fundador de la Universidad de La Plata. En Chilecito, el Museo Samay Huasi cuenta su historia además de ser una muestra arqueológica, paleontológica y de minerales.

Esta localidad tiene importantes fincas con olivo, vides, nogales. Se destaca también la producción de vinos Cabernet, Merlot, Torrontés y varios más.

Allí se encuentra la Parroquia de La Candelaria, testigo de la fe del pueblo en sus festividades y celebraciones de sacramentos y la Capilla San Vicente Ferrer. Está situada en un paraje rural, con vides. Fue edificada a comienzos del siglo XIX por Nicolás Dávila. Consta de una sola nave y coro a los pies. Sus gruesos muros son de adobe con nichos. Se destaca en el altar el Cristo de la Paciencia.

No se puede dejar de visitar el colorido y tranquilo pueblo de Sañogasta (pueblo de ladrillos). Allí vivió el Beato mártir Wenceslalo Pedernera y aún vive en la misma casa, Coca, su viuda. En la Capilla Sagrado Corazón se encuentra un altar con las reliquias del beato. La capilla está en un amplio predio en donde hay una casa de Ejercicios que ayudó a construir Wenceslao y una cruz con un altar en el patio, también instalados por este gran hombre lleno de fe.

Para finalizar se puede llegar a Chilecito, segunda ciudad de la Provincia y dedicar un momento a contemplar el majestuoso Cristo del Portezuelo. Monumento de 16 metros de altura ubicado en uno de los cerros céntricos de la ciudad quien, desde donde se lo mire abraza a sus visitantes. Después de subir los 200 escalones que separan la base del cerro con la del cristo de tiene una espléndida vista de la ciudad y las montañas