Monseñor Angelelli, Aicuña y una virgencita

0
64

Bernardo Ormeño es de Aicuña, un pueblo de La Rioja de adentro, de cerca de 300 habitantes que está a 8 km de la ruta 40 a la altura de la Cuesta de Miranda y a 240 km de la ciudad capital. Nos regala una hermosa historia de las visita de nuestro Obispo beato mártir en su visita a ese lugar.

Fuente; Facebook de Bernardo Ormeño
Mons Angelelli vino en tres oportunidades para AICUÑA la primera fue el 12 de noviembre de 1972. Recuerdo que en esa oportunidad la gente lo esperó en la esquina entre la escuela N° 68 y la casa donde vivía Adita Rosales, eran como las 10:30 de la calurosa mañana cuando arribó al lugar y fue recibido con un caluroso aplauso y bombas de estruendo. Descendió de un automóvil de color blanco y desde allí junto a los presentes congregados y provenientes de las comunidades vecinas inició el recorrido por la calle que conduce a la capilla Nuestra Señora del Rosario; era un día de fiesta y el pueblo quería recibirlo con todos los honores con carteles de bienvenida, gallardetes multicolores y algo muy especial: la gente cortó rosas que le arrojaban a su paso y otras las deshacian indicándole el camino .

Ese día celebró misa y entregó el sacramento de la confirmación a muchos jóvenes del lugar. Posteriormente almorzó en la casa de la familia Salinas (hoy ‘Casa del pueblo’) retirándose alrededor de las 16hs.
Después regresó el 24 de Diciembre de 1974 celebrando la tradicional «Misa del gallo» fuera de La Catedral. En esa celebración Dios me marcó para siempre porque recibí de sus manos mi primera comunión.
En esa noche se llevó a cabo la esenificacion del nacimiento de Cristo en el pesebre realizado en la casa de mi tío Ambrosio Ormeño, actualmente (Hostal ‘La Casa’). Personifaron el papel de San José (Pascual Antonio Ormeño ) y de la Virgen Maria (Zulma Argüello ) el que fue colocado en ese pesebre como niño fue Rubén Ormeño, hijo de mis tíos Paula y Pedro Ormeño que vinieron desde de la localidad de Los Tambillos; el bebé tenía por ese entonces tres semanas de vida. En esa ocasión, el Obispo me regala una inmagen de la Virgen María que trajo desde EL VATICANO y que aún conservo en la actualidad.
Nuestro Obispo recorrió y visitó todos los pesebres Navideños (todavía conservamos esa tradición ) hechos en cada una de las casas desde la entrada del pueblo hasta el final.
Precisamente allí en la casa de la «tía o mamá» Julia Ormeño como la llamamos a ella cenó y brindó con todos los presentes para marcharse en una camioneta blanca aproximadamente a las cuatro de la mañana.
Nunca me olvidó de ese Magno acontecimiento en mi vida, más aún que a pesar de ser verano esa noche el cielo se nubló y descendió abruptamente la temperatura.
En 1975 desde El Vaticano Su Santidad Pablo VI denominó el AÑO SANTO y nuestro patrono San Nicolás, salió de La Catedral a recorrer toda la provincia
AICUÑA no fue la excepción, la tercer y última visita pastoral de Angelelli tuvo lugar el jueves 9 y el viernes 10 de octubre del año antes mencionado. Llegando casi de noche donde se llevó a cabo una procesión de antorchas, las palabras de bienvenida las dio mi tío Ambrosio Ormeño posteriormente se bendijo la remodelación de la capilla (la construcción de la nave central y la nave derecha ). Cabe recordar que la antigua capilla tenía paredes de adobes de 60×40cm, techo a dos aguas de cañas y varas más una sacristía, un campanario y dos piezas denominada «Casa del cura».
Celebró misa, permaneció en esta humilde comunidad hasta el día siguiente en horas de la mañana siguiendo su recorrido por Los Tambillos, finalizando así el mismo en el Valle del Bermejo para continuar en el Dpto de Chilecito. Hubo muchos vecinos que acompañaron la inmagen de San Nicolás hasta El Bordo Atravesado en la legendaria Cuesta De Miranda para luego dirigirse hacia la localidad de SAÑOGASTA.
Pasaron los meses,el 24 de Marzo de 1976 cae el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón y después sucedió todo lo que conocemos, padeciendo los argentinos la persecución ideológica la detención, tortura, asesinato y desaparición de miles de personas.
En La Rioja entre tantos hechos por obra del último Gobierno de facto estaba el fin de la vida de Angelelli
En aquellos años no se contaba, como en la actualidad, de muchos medios de comunicación para informarnos. El día 4 de agosto de 1976 después de compartir la fiesta de Santo Domingo, en horas de la tarde nos fuimos a casa para seguir la vida rutinaria del pueblo.
Llegada la noche nos pusimos a escuchar radio ya que no teníamos otra cosa para entretenernos y mientras escuchábamos la transmisión de un partido de fútbol la emisora mendocina LV 8 Radio Libertador nos daba la noticia que partió nuestras almas: MURIÓ EL OBISPO RIOJANO ENRIQUE ANGELELLI.
Fue un accidente decían. Hoy todo el mundo sabe lo que fue, UN ASESINATO.
El día 5 de agosto hubo redobles de campanas en señal de duelo, por la noche hubo una celebración muy triste donde rezamos por nuestro ex Obispo.
El día 6 de agosto fue el sepelio de Monseñor Enrique Angelelli en horas de la tarde en La Rioja capital. Recuerdo que en esa oportunidad rezamos otra vez por su alma, sonaron las campanas por el duelo, queríamos estar presentes aunque más no sea espiritualmente, es por ello que mi tía Delicia Ormeño llevó la vieja radio a transitores que funcionaba a pilas y se sintonizó en amplitud modulada la querida emisora LV 14 Radio Joaquin Víctor González de La Rioja que transmitió en directo el triste acontecimiento.
Una vez finalizada la transmisión radial se apagó el receptor y nos marchamos a casa con el alma herida y la cabeza gacha, nadie sabía nada y tampoco entendíamos el porqué de todo ello, después obviamente con el paso de los años lo pudimos entender y saber la verdad.
Para finalizar éste extenso ARTÍCULO sólo puedo decir que quienes mataron a Angelelli
APAGARON SU VIDA PERO LOGRARON INMORTALIZARLO POR SIEMPRE EN LA MEMORIA DE TODOS LOS RIOJANOS.
En el presente que vivimos y ante tanta vanidad, egoísmo y orgullo, promesas incumplidas, discriminaciones, desigualdad, falta de empatía,empobrecimiento e injusticias entre otras cosas, como dijo EL BEATO MÁRTIR ENRIQUE ANGELELLI…

«HAY QUE SEGUIR ANDANDO NOMÁS»