Los que vieron y oyeron a Pironio

0
120

Jóvenes de Pironio que hoy disfrutan de la presencia del Beato Cardenal en sus vidas

Nicolás – Cdad del Cordero – Diócesis de Gregorio de Laferrere. Bs As

¿Quién es Pironio para vos?

Es un pilar gigantesco para los jóvenes. Es verdaderamente una luz encendida. Cada vez que aparece un santo así para nosotros es un reflejo que los jóvenes debemos seguir que verdaderamente nos ayuda a crecer cada año y nos ayuda a alimentar nuestra fe. Es algo que verdaderamente lo necesitamos.

¿Qué sentís al estar en este momento acá?

Siento más esperanza y el reflejo de una calidez de una fe impresionante porque, así como Cristo nos invita a acercarnos a EL, nos invita también a alimentarnos de cada santo que se va presentando cada año y eso es un fruto que es bastante rico de experimentarlo.

¿Qué te gustaría decirle a los jóvenes de La Rioja y general?

Que vivan en el amor y contagien esa alegría que Pironio quiere que sigamos.

Padre Juan Pablo Bando, Diócesis de San Isidro, Bs As.

Pironio representa un gran santo para la juventud y la Iglesia entera. Si hay algo que tenía era alimentar la esperanza en los jóvenes que son los que contagian luz y esperanza al mundo y en lo personal Pironio es un gran ejemplo de sacerdote y gran ejemplo a seguir. Le rezo mucho para que me enseñe a ser fiel, me enseñe a ser buen pastor y siempre estar cerca de Mamá Maria, aquí a los pies de Lujan, cerca de Jesús. A todos los que les llega este mensaje que con fe recen a Pironio que seguramente va a interceder.

Deniz Directora y Cristian Cesalmen Profesor del instituto Pironio

Pironio fue uno de los iniciadores de la Jornada Mundial de la Juventud. De alguna manera invita y anima y Juan Pablo II en el año 1985 hace la primera en Roma, pero después, fuera de Roma en 87 fue justamente en Buenos Aires y esto es, porque el cardenal de los jóvenes, como lo llamaban a Pironio en esos años, motivó y acompañó para que luego en Argentina a la vuelta de la democracia en el 85, se hubiera dado un encuentro masivo de jóvenes en Córdoba, se pudieran animar a recibir a jóvenes de todo el mundo para poder ser testimonios justamente de esperanza y amor como discípulos de Jesús.

Es así que Pironio acompañó las primeras jornadas mundiales en el 94, y a la de París del 97 no pudo porque ya estaba enfermo.

En el 96 nos acompaña a los jóvenes argentinos en el segundo Encuentro Nacional de responsables de la Pastoral de la juventud en Argentina en Mar del Plata. También en el 97 el Encuentro Continental de Jóvenes en Santiago de Chile.

Pironio es el beato de los jóvenes, quien pensó y soño la pastoral de Argentina, América latina y del mundo. Entonces ya sabemos a quién pedir por la pastoral de juventud para que tengan fuerza, ilusión y esperanza.