Los que cuidan al Niño Jesús de Hualco

0
91

Cuando se llega al Santuario del Niño de Hualco se nota prolijidad y limpieza. conversamos con los encargados de que la casa del Niño esté bien cuidada y agradable para los peregrinos.

Soy Ángela Torres, que estamos aquí como servidoras, en la comisión del Niño de Gualco junto con Águeda Gaitán. Soy Julio Tobares, soy Alli y también de la comisión.

¿Qué es lo que hacen ustedes?

Limpiamos el predio, también colaborando con la señora que está acá, se llama Elsa Álvarez, y hace 76 años que está. Es la única que queda en la semana para cuidar al Niño, para esperar los que vienen a visitar los promesantes, los devotos.

Para barrer  y dejar limpio usamos escobas que son de jarilla, las mujeres son las que barren y los hombres colaboramos con la viña, los nogales, la limpieza del predio con moto guadaña.

¿Y su tarea como Alli?

Como Alli yo llevo la bandera de La Rioja, hace más de 35 años que camino en la fiesta del Niño, que es el segundo domingo de diciembre, que se lo lleva de Angulos a Famatina. Y en enero el segundo domingo vuelve a su casita aquí. Lo acompañamos junto a los promesantes y al Inca, tenemos un guía, tenemos un mayordomo, cada uno con su tarea.

¿Alguien me cuenta porque acá se ven muchos parronales, se ven durazneros, se ven bueno, qué hacen con estos? Bueno, esto es. ¿Frutales tienen acá o qué?

Sí, hay viñedos, después tenemos durazno, ciruela, higos, membrillos. En la época de la uva se procesa y hacemos el arrope, con un grupo de señoras guapas que son de Chañarmuyo, otras que vienen de Santa Cruz, otras vienen de Campanas. Nos ponemos de acuerdo y nos venimos un día, a veces más. La primera vez estuvimos 3 días haciendo el arrope. También con el higo, se lo levanta, se lo procesa, se le da su tiempo y después se vende la pasa.

¿Y eso, para qué lo hace lo para quién lo hacen?

Nosotros lo hacemos para venderlos acá porque ahora con el padre Roberto tenemos misa todos los meses, es la misa del peregrino, el segundo sábado de cada mes y ahí aprovechamos y vendemos productos regionales a beneficio del predio, porque acá se necesita comprar elementos de limpieza, comprar en todo lo que es el azúcar o envases para poder servir y recibir el peregrino.

Y acá estamos al frente del Famatina y hay un brazo del río Amarillo que baja.

Sí. El  río Amarillo que baja de la Mexicana y están los nevados permanentes… El agua que tomamos es la que se usa, viene de ahí. En el fondo de esta de este predio hay unos tanques donde se purifica porque viene con mucha greda, mucho ocre. Aquí también tenemos un hombre, llamado don Héctor que tiene 84. Años, quien cuida aquí todo lo que es la agricultura.

Qué quisieras agregar de otra cosa que ellos no hayan dicho y que se hace acá,. ¿Qué hacen ustedes por el niño?

Todo se hace por el Niño, también después de la misa, a los peregrinos se les brinda algo para comer.

Muchos peregrinos vienen, muchos promesantes, ¿algún milagro que les haya llamado la atención más últimamente porque hace constantemente milagros, pero alguno importante?

Bueno, yo le digo en el caso mío, siendo muy joven, teniendo mis dos hijas, en caigo en una depresión, y mi suegro tenía un cuadro que siempre lo miraba y le decía que me cure. Yo quería curarme y que iba a ser su servidora y así lo estoy cumpliendo, es muy milagroso.

En realidad, el niñito es el que está sentadito con el Mundo en las manos. Y el otro, vino la señora que vive acá y lo agregó, aquí se llama el niñito del pesebre. Nosotros venimos a fin de año o antes de la misa que se hace el segundo domingo de septiembre a vestirlo, para que esté bien vestido, bien arreglado y le ponemos lo mejor que tenemos, para que salga hermoso Él y que puedan después hacer la peregrinación a Famatina.

¿Qué le dirían a la gente que viene por primera vez acá? ¿Que qué se va a encontrar cuando llegue?

Que vengan con mucha fe, él hace mucho y con mucha fe, lo conseguirá. Todo diciembre lo pasa en cabecera, en la iglesia San Pedro, porque ahí la iglesia la novena, todo lo que es Navidad y visita los barrios, sale a visitar los barrios allá.

¡Gracias por esta entrega y por ser fieles al Niño de Hualco!