RESEÑA DEL SANTUARIO MARIANO DIOCESANO NUESTRA MADRE DE LA MERCED – LA RIOJA

Casa y sede de la Virgen María, en su advocación de La Merced, este Santuario, que acoge a diferentes instituciones, grupos de jóvenes, catequesis de los Sacramentos, cofradías y fieles en general, tiene además una larga historia y tradición en la sociedad riojana, está íntimamente unido al caminar del pueblo de Dios que peregrina en La Rioja, y ha sido a lo largo del devenir de la ciudad (y de la Provincia), testigo y participe de alguno de sus hechos más trascedentes.-

Repasemos algunas de sus crónicas:
En el año 1.591, el 20 DE MAYO, Don Juan Ramírez de Velasco, después de haberse celebrado el acto solemne de la fundación de La Rioja, presentó ante el Cabildo la traza de la ciudad y, distribución de los solares de las distintas órdenes religiosas; todas se encuentran localizadas a una cuadra de cada esquina de la plaza principal, situándose hacia el sur el convento de los Padres de la Orden de la Merced.-
Adentrándonos en el tiempo, uno de los protagonistas fue el Padre Fray Antonio Torino, un apostólico fraile riojano que sufrió el martirio por los indios Atiles, en Los Llanos de La Rioja en 1632. El Padre Pedro Lozano SJ en su “Historia del Tucumán” hace una cruda reconstrucción de aquel triste suceso: “Aplicose Fray Antonio con tesón al cultivo de sus almas (las de los Atiles), pero no correspondía el fruto a sus fatigas, pues se mantenían idólatras aunque secretamente por miedo de su celo doctrinero, y reinaba en ellos con demasía el vicio abominable de la embriaguez que como se puede disimular menos, daba materia al celo de fray Antonio para empeñarse a desarraigarle y extinguirle. Pero habiéndose rebelado el valle de Calchaquí, los españoles que fueron testigos de su celo, le aconsejaron que se retirase a La Rioja para evitar una arremetida de los aborígenes que le costase sin duda la vida. “Cuándo yo más dichoso -respondió fervoroso fray Antonio-, que en perderla por tan justa causa y por el cumplimiento de mi obligación”.- Al insistir Fray Torino en desaconsejar a los Atiles de beber chicha, fue tomado prisionero, le desnudaron de su sagrado hábito, luego le colgaron, y vivo le fueron cortando miembro por miembro, toleró constante el religioso esta inhumana crueldad, hasta entregar a fuerza de dolor su dichoso espíritu en manos de su creador, haciendo una cruz con su sangre en el suelo.-
Hacía el año 1.640, encontramos detalles del primer templo mercedario, según el Rvdo. Padre Fray Toledo, la actual Iglesia de la Merced, es la cuarta en su género. La primera fue una capilla, construida de sur a norte, es decir con el frente hacia la actual Avda. Rivadavia, luego se construyó una nueva capilla ubicada de este a oeste, y posteriormente una tercera capilla ubicada de norte a sur, en la cual probablemente Fray José León Torres haya colaborado en la construcción del techo de la misma, destruida por el terremoto de 1894. Desde 1872 se inició la construcción de una nueva Iglesia, que reemplazaría a la vieja capilla, a cargo del R.P. Manuel Rodríguez. En ocasión de concluirse la construcción, se estaba colocando la cruz en la cúspide de la torre, cuando se produjo el terremoto de 1894 que destruyó por completo el templo.-
Aquí descansan los restos del “Primer General de la Nación” Francisco Antonio Ortiz de Ocampo, nacido en La Rioja un 4 de mayo del año 1.771, y fallecido en Anguinán el 15 de septiembre de 1840 cumpliendo en vida tareas de singular responsabilidad. “Dedicado a las armas participará de las luchas contra el inglés en las jornadas de la reconquista y apoyó las acciones de mayo de 1810. La Junta lo designó jefe de la Expedición Auxiliadora del Alto Perú por lo que bien le cabe el título de “Primer General de la Nación”. Ocupó la gobernación de Córdoba y La Rioja y fue el promotor de la declaración de la Autonomía de La Rioja, declarada el 1º de marzo de 1820. Manifestó vivamente su devoción a la Virgen de la Merced, por ello sus restos mortales descansa en el atrio de la Iglesia de la Merced, declarado como sepulcro histórico nacional.-
En el año 1.898 se inaugura el actual templo de la iglesia de La Merced, levantado a instancias del fraile José León Torres (fundador de las Hermanas Mercedarias Argentina). La bendición de la primera piedra de la Iglesia Titular de Nuestra Señora de las Mercedes fue el 21 de junio de 1896, estuvo a cargo de Mons. de la Lastra y Gordillo, Vicario Foráneo de La Rioja, y del R.P. Fray Manuel J. Rodríguez. La obra arquitectónica corresponde al arquitecto Ángel Marturet. Con un gran impulso el templo fue inaugurado el 2 de octubre de 1898, consagrado por el arzobispo de Buenos Aires Mons. Uladislao Castellano.-
El 10 de Septiembre del año 1.952, por Decreto del obispo de La Rioja Mons. Froilan Ferreira Reinafé, se erigió la parroquia de Nuestra Señora de la Merced, con territorio desmembrado de la parroquia de la Catedral: “A tenor del canon 1425/2, erigimos la parroquia de Nuestra Señora de La Merced, uniéndola “pleno iure” y “ad nutum Santae Sedis” a la Venerable Comunidad de la Orden Mercedaria de esta ciudad de La Rioja… Designamos como titular de la parroquia a la Santísima Virgen de Mercedes, y como sede perpetua y matriz la Iglesia Conventual de La Merced.- Su primer párroco fue al R.P. Fray Angel J. Danelutti OdeM.-
Así, el 12 de Septiembre del año 2.009 (por Decreto Episcopal N° 74/2009) se erige el Santuario Mariano Diocesano Nuestra Madre de la Merced, atento a “las raíces culturales marianas del pueblo riojano, y en especial a Nuestra Madre de la Merced, reviviendo el sentir cristiano, en la construcción de una sociedad verdaderamente humana, en la que reine la verdad, la paz, la justicia y la vida digna para todos” erigimos a la actual Parroquia de La Merced en “santuario mariano diocesano Nuestra Madre de la Merced”, por solicitud del superior provincial de la Merced en Argentina, MRP fray Pablo Bernardo Ordoñe OdeM.-