Los chicos de la Pío XII

0
51

La primera promoción de la Pío XII cumpió 50 años

Producción y publicación: Área Pastoral de comunicación Digital y Prensa Diócesis de La Rioja

La Escuela Pio XII cerró el año 2022 con la alegría de celebrar 50 años de sus primeros egresados. 19 varones, hoy hombres con una vida realizada. Ellos fueron: Daniel Arnaudo, Roberto Cabrera, Raúl Dávila, Nicolás Díaz Belligoy, Nicolás Díaz, José Luis De Caminos, Juan De La Fuente, Camilo Farías, Juan Carlos Garay, Romano Grassi, Luis Heredia, Juan de Dios Herrera, Oscar Herrera, Carlos Maza, Juan Carlos Mercado, Orlando Mercado Luna, Rafael Piquedas, Juan Rodríguez y Elías Saad.

Sus directivos los recibieron con mucha alegría para una clase magistral en el aula que había sido su quinto año pasa seguir con una misa y una cena.

La Directora general, Marisol Maldonado, comentó que la tarea educativa no es fácil, hay muchos desafíos, se puede decir que con el tiempo decae la llama de la vocación, pero los alumnos son siempre inspiración, el producto final que a veces uno no dimensiona, que la vida continua y a veces no se dimensiona la tarea diaria. Desde esta institución, Dios me ha dicho que vale la pena.

María Olga Dávila, maestra de tercer grado del grupo nos deja su testimonio: En 1960 fui designada para ser maestra de primer grado, soy egresada del Colegio de las Esclavas del  Corazón de Jesús, vine aquí como abanderada. Fueron hermosos años, los que cumplen 50 años han sido excelentes alumnos, se preocupaban por estudiar , en la mañana venían y hacían los deberes y a la tarde tenían las  clases. Del colegio de las Esclavas me quedo las  clases de religión, era para la vida, por eso es son  importantes. Yo agradezco a Dios la vida, la oportunidad que me dio de ser maestra, católica, el paso por aquí, y sembrar en los niños amor y fe, que ellos hayan podido participar de tantas vivencias. Hablar de Dios. Reencontrarnos ha sido una alegría porque volver al colegio es una gratitud muy grande que siento hacia Dios Padre todopoderoso.

Uno a uno, estos hombres, algunos abuelos fueron dando su testimonio: Estamos presente, damos gracias por todo lo que tenemos, soy parte del rosario de hombres, rezamos por Instagram. Estamos Agradecido a Dios y a María.

 

A su turno, otro agregó: El agradecimiento es la memoria del corazón, cada día que Dios nos renueva y nos la oportunidad de estar en el mundo, es una gracia que tenemos para nosotros y bendecir a los demás, la fe tiene sus altibajos, es emocionante ver cómo se renueva cuando uno menos lo espera, en la experiencia personal, como creyente, soy parte de la comunidad del Espíritu Santo. Hay que  Difundir, evangelizar y transmitir lo que uno sabe de modo simple, como Jesús.

A lo que más tarde dijo un compañero: Dar gracias a Dios por el tiempo compartido, por habernos permitido sembrar amor y fe en los jóvenes, agradecemos los años de juventud compartidos con los profesores, deseo que Dios les bendiga, que se rodeen de los mejores afectos, vivan este momento en el mismo bullicio de aquel momento.

Se une la voz de otro egresado: Nos juntamos todos los años los que podemos, recordar a los que fallecieron están con Dios, 7 compañeros. en  50 años se puede decir que una huella dejamos, agradecemos a los formadores, con una educación de privilegio, nuestros profesores no cobraban sueldo los primeros años. Éramos 3 divisiones, cuando competíamos ganábamos como institución, la adversidad nos fortalece, el guardapolvo marrón tenía un sentido, no se ensuciaba. Agradezco a todos.

Uno de ellos que llegó al final, se dice un “colado” porque llegó en los últimos años, así mismo remarca el afecto especial, que generó un lazo muy fuerte. Con respecto al colegio, recuerdo a monseñor Angelelli, la amplitud de criterio que había en el colegio, una persona que llegó de lejos, eso me marcó mucho. Sigamos por ese sendero, no importa del lado en que estemos. Gracias a los que fueron pasando la posta y dieron inicio al colegio.

Se repiten las palabras con la misma emoción: El tiempo pasó, pero estamos como congelados, el legado continúa porque mis hijas vinieron acá. Siempre nos sentimos parte de la familia Pío 12, por la unión de los padres, la iglesia, la comunidad, hicieron realidad este proyecto, les agradezco a ustedes y el recuerdo de todos los maestros. Agradezco que se tomen un tiempo en recordarnos y compartir con nosotros, en agasajarnos.

El discurso del rector de la época, Oscar Quiroga Galíndez, dice: El Instituto Pío XII se ha esmerado en formar en estos 19 gallardos muchachones…una vocación de grandeza ante los problemas de la sociedad actual…frente a la complejidad de la juventud de hoy le hemos entregado la Cruz de Cristo como brújula y el Evangelio como faro de luz y fuente de energía para que sepan mantenerse a la altura de sus responsabilidades.

Aunque el paso del tiempo muestra sus huellas sus corazones siguen latiendo como hace 50 años y sus ojos tienen el brillo de quien busca un mundo mejor. El Instituto Pío XII, la Diócesis de La Rioja y la sociedad les agradece por ser buenos constructores de la sociedad y puestas de la buena noticia.