Llevados por María

0
32

Llevados por María

Producción y publicación: Área Pastoral de Comunicación Digital y Prensa Diócesis de La Rioja

Hace unas semanas pasó por la Rioja la Virgen de Lujan en el marco de la peregrinación que está haciendo por todo el país llevada por la familia grande del Hogar de Cristo.

La peregrinación partió del Santuario de San Cayetano en Buenos Aires el 7 de agosto y terminará en Luján el 11 y 12 de marzo de 2023. Allí celebrarán los 15 años de los Hogares de Cristo y los 10 años de Francisco como Papa. La idea del recorrido surgió porque todos los años se celebraba el aniversario de los Hogares visitando a la Virgen en Luján, ahora se decidió que salga Ella a visitar a sus hijos en los más de 150 hogares de todo el país.

La Virgen va en un colectivo acompañada por los jóvenes recuperados de las adicciones en los Hogares de Cristo y el padre Pepe Di Paola. Es toda una logística el armado del recorrido, las llegadas a cada lugar, las actividades, alojamiento y alimentación para los casi 60 peregrinos que marchan con ella.

Germán, María Elena y Pablo trabajan en Cáritas nacional y en la Familia del Hogar de Cristo. Son laicos que justamente, se encargan del detrás de escena de la peregrinación, la coordinación, el cuidado de los chicos y chicas que acompañan, la comunicación con las personas de cada lugar y muchas tareas más que ni siquiera imaginamos. “Llevados por María”  dejaron sus casas en Buenos Aires y se sumaron a este viaje de 8 meses. Son los que caminan delante de María organizando todo y a la vez al lado y detrás de Ella.

Nos cuentan que su tarea va desde estar atento a que no falte nada, estar en los lugares que visita la Virgen y acompañar a los chicos, a los que van peregrinando con la madre de Luján hasta ayudar a los pibes y pibas que son el corazón de este peregrinar.

Lo viven como una peregrinación personal el no tener casa, no saber qué vas a comer, como te van a recibir, cuales son las actividades, sabemos en qué días vamos a estar en cada ciudad pero después es todo novedad y ponernos al servicio, va siendo una purificación del corazón, de la cabeza, de las cosas importantes.

En este andar ligeros de equipaje, no pierden la calma, la paciencia, la alegría y la mirada a los pibes y pibas (como los llaman) y a María de Luján.

Nos siguen contando que lo que más nos llamó la atención desde el 7 de agosto es cómo la gente tiene esa devoción popular sencilla y humilde de las personas para acercarse a la imagen a tocarla, a tomar gracia de la Virgen, la esperan con alegría. Como que dicen «Acá estoy, acá llegó mi Mamá» y también ver a los pibes y pibas de los hogares entregar todo por esta peregrinación. Las cosas sencillas son las que más te llenan.

De La Rioja nos llama la atención su gente y su catolicismo, una piedad mariana muy arraigada. Demoramos media hora en hacer 3 cuadras con la imagen de la Virgen, todos quieren tocarla, tomar gracia, saludarla. Nos sorprendió ese cariño de la gente, la fe profunda.

Encontrarnos hoy con Angelelli, con este mártir, hacerlo actual, si estuviese vivo estaría dentro de los hogares de Cristo, abrazaría el #niunpibemenosporladroga

Como reflexión final repiten que los peregrinos son chicos recuperados, invitan a creer que se puede salir de la droga, a no mentirse y creer en que es posible vivir sin drogas.

María Elena, Pablo y Germán son dignos hijos de María, van con Ella a las isabeles de nuestros días, a quienes necesitan el cariño, la ayuda, la alegría que es trae paz y esperanza.

¡Gracias! ¡Ustedes son un hermoso regalo que nos dejó María de Luján!