La Virgen del Valle quiso quedarse en un pino seco

0
1605

Santa María es una ciudad catamarqueña de 17.000 habitantes que se encuentra a unos 300 km al NE de la ciudad Capital de la Provincia. Es muy pintoresca con sus cerros, sus aguadas y la simpatía de la gente.

La plaza principal llamada manuel Belgrano, está rodeada por la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, la Municipalidad y varios comercios especializados en frutos secos y especias, típicos del lugar. Hay una gran piedad polular y respeto por los pueblos originarios. En ese lugar vivieron los calchaquíes cuyas huellas de casas y pircas están a la vista principalmente en el Cerro Pelado, también en los rostros de la gente del lugar.

Hace más de 10 años un rayo cayó sobre un pino de la plaza y lo secó. Las autoridades no quisieron quitarlo pero se volvía peligroso para los que transitaban el lugar. Hasta que se encontraron el escultor Daniel Aciar con Luis Contreras, encargado de la Plaza.

El Ingeniero Cardozo y Daniel Aciar en la escultura de la Virgen del Valle

El área de Comunicación de la Diócesis de La Rioja conversó con Daniel Aciar quien nos contó que se le ocurrió esculpir en el pino la imagen de la Virgen del Valle por ser lo más significativo de Catamarca. Para el diseño final del lugar contó con la ayuda del Ingeniero Edgard Cardozo. El viernes 9 de febrero de 2024 fue inaugurada.

Compartimos el testimonio de Daniel quien con emoción nos cuenta el proceso de tallado de la Virgen que vino a darle vida al pino muerto. Se trata de una imitación a escala de la imagen original encontrada hace más de 400 años y que se venera en la Catedral de San Fernando del Valle de Catamarca.

«Soy nacido en Ledesma, Jujuy, pero con raíces Santamarianas por mis padres y abuelos. Siempre he trabajado por los valles. En este caso me tocó este desafío de hacerr este trabajo bello que queda para Santa María, Catamarca.

Esto surge de una propuesta del Sr. Luis Contreras, encargado de la plaza pública que me preguntó que podíamos hacer con un árbol grande, un pino grande que fue impactado por un rayo y quedó seco; y yo le mencioné que lo más significativo que tenemos en Catamarca es la Virgen del Valle, entonces le propuse recrear la imagen de la Virgen. Le gustó la idea y consensuamos sobre la misma y empezamos con el proyecto de trabajar en esta escultura.

Me llevó tres meses la creación de la escultura. Comenzó con un boceto y estudio sobre la imagen original, estudiando las proporciones, los detalles y ciertas composiciones que estaban trabajadas sobre escultura original de la virgen y a eso lo plasmé a escala en esta escultura de madera.

Les cuento un secreto: Mientras tallaba la mano dentro de la imagen, sentí que la Virgen me habló y me pidió que le tallara el corazón de Jesús. “hazme el corazón de Jesús, me decía ella”. Así que, dentro de la mano tiene tallado un pequeño corazón. Un corazón chiquito, que no se ve por fuera, pero está ahí.

Entre las manos de la Virgen puede verse el Corazón de Jesús

Yo soy creyente de Ella, me hizo muchos milagros, pasé por muchas cosas en mi vida y familia y en este caso, me tocó recrearla.

La madera respondió bien al tallado. La madera de pino es traicionera por las vetas que tiene. Eso me llevo a estudiar bien la madera. Trabaje con la motosierra, cincel y gubias.

El manto tiene aplicaciones de espejos por indicación de mi madre quien un día me dijo:  “Dani, soñé que le ponías espejos al manto de la virgen”. Entonces le respondí: “Bueno, le pondré espejos, qué linda idea”. Entonces le puse apliques de espejos en las estrellas y el borde del manto.

La imagen tiene la bendición de Dios por el rayo que le impactó. La gente viene acá y cada uno tiene su creencia, su fe. Muchos niños se acercan acá; la gente más grande reflexiona, mira, trata de conocer la obra. Pero los niños son más directos; vienen los niños, me abrazan, los jóvenes se llegan me saludan al igual que mis alumnos me preguntan por la obra.

Por hacer a la virgen en la plaza, no le pedí nada a cambio, sino que espero que la gente que se llegue por acá se sienta más contenida por las cosas que puedan tener o surgir dia a dia»

Daniel tiene una sensibilidad especial y por eso pudo reproducir a la Virgen hasta en su más mínimo detalle, como por ej. los pliegues de su ropa en movimiento. La mirada es especial, tiene vida. La Madre del Valle está ahí, en la plaza, cuidando de todos, escuchando y bendiciendo a los que se acercan y a los que la invocan.

¡Gracias Daniel por el regalo que nos has hecho con tus dones artísticos!

 

Daniel Aciar es artista plástico, además de escultor, es pintor y retratista.
 Su ITG es @dandro_artes_argentina