La sequía de los Llanos Riojanos

0
52

SEQUÍA EN LOS LLANOS RIOJANOS

Juntamente con la falta de lluvias se constata un mal uso del agua, consumo excesivo o innecesario en los riegos, las piscinas, mantenimiento de canchas de golf, pistas de moto cross, falta de mantenimiento de las redes.

Las perforaciones que hasta hace unas décadas sacaban agua desde los 70 metros de profundidad hoy están llegando a los 300.

Diversas poblaciones tienen agua por horarios para sus habitantes y en el caso de los animales muchos mueren de sed, lo mismo que la sequía afecta a los cultivos

Dejamos una descripción del problema y el aporte de la Iglesia a través de la Encíclica Laudato Sí.

Dique de Anzulón

A fines del año 2019, la situación hídrica de los llanos riojanos comenzó a ser un tema preocupante a alarmante con el transitar de los años y siendo de emergencia en estos últimos meses del año actual.

La escasez de lluvias ha generado que varios departamentos del sur de la provincia se vieran más afectados que otros ante la escasez del recurso vital.

En Chepes, dpto. Rosario Vera Peñaloza, a la planta potabilizadora le llegaba tan solo un 20% de agua, proveniente de las perforaciones de los Pozos San Carlos y de las vertientes de la zona norte del Departamento

En Ulapes, dpto. Gral. San Martín la situación fue tal que los campos se quedaron sin pasturas y sin el vital elemento, lo que llevo a los animales vacunos a un estado de desnutrición, muriendo de sed y de hambre al no poder sostenerse en pie.

Chamical, Olta Dpto. Gral. Belgrano, Milagro Dpto. Ortiz de Ocampo, los reservorios de agua bajaron su nivel ante el gran consumo y el poco ingreso de agua de las vertientes de las sierras de los llanos como así también en Malanzán, Departamento Juan Facundo Quiroga, y Tama Dpto. Ángel. V. Peñaloza.

Dique de Chamical

Patquia Dpto Independencia, no está exento a la sequía, puesto que también, ante la escasez de lluvias, mermó el caudal de las napas freáticas, que, por medio de perforaciones se abastecen de agua.

Sin embargo, la agravante por la sequía es general, tanto a nivel sur de la provincia, como la provincia misma y también a nivel nacional. Esta situación que atraviesa nuestra provincia, es coincidente con la grave crisis que se refleja en todo el país, con niveles históricos de bajantes en los principales espejos de agua que tiene la Argentina.

Tal es el caso de lo ocurrido con el río Paraná, que en el mes de febrero registró un descenso de veintisiete centímetros siendo el nivel más bajo desde el año 1971, según los registros dados a conocer por el Instituto Nacional del Agua.

¿A qué se debe? ¿cuáles son las causas?

Muchas son las hipótesis puestas en la mesa a la hora de hablar las razones por la falta de agua. Desde fenómenos climáticos como por ejemplo el fenómeno de la niña hasta teorías de manejo y control del tiempo meteorológico

Fenómeno de la niña:

Durante es fenómeno atmosférico, la temperatura del agua es más fría, y los vientos corren de este a oeste, lo que causa que haya aire en hundimiento por la zona de Ecuador y Perú.

Para el noreste del país este fenómeno causa condiciones más secas de lo usual, con posiblemente temperaturas cerca o un poco más cálido de lo normal. Estas condiciones se deben a que altas presiones sobre la superficie son más probables por el noreste, lo que trae aire en hundimiento trayendo un poco de calidez y evitan que se desarrollen chaparrones, acentuando la sequía en una región ya muy abatida por las peligrosas condiciones.

Ante la situación hídrica que se vive, desde los municipios de los departamentos junto al gobierno provincial y las áreas pertinentes, llevan a cabo obras hídricas que consiste en perforaciones que conducen el agua hacia las plantas potabilizadoras como así también hacia los poblados. También se suministra agua por medio de tanques hidrantes móviles (camiones) a los domicilios y zonas rurales, con el fin de apalear la situación.
también se emplea el desarrollo de campañas de concientización sobre el uso racional del vital recurso.

EL AGUA, EL PAPA Y LA ENCÍCLICA LAUDATO SI’

¿qué dice la Iglesia sobre el cuidado del agua?

San Francisco de Asís, patrono de la ecología, habla de la “hermana agua”, en El cántico de las criaturas, poema-alabanza a Dios a través de las criaturas. Este escrito inspiró Laudato si‘, la encíclica del Papa Francisco sobre medio ambiente y ecología.

En diversas ocasiones, el Papa Francisco ha hablado del derecho de todos los seres humanos al agua potable y ha asegurado que es una asignatura pendiente que no concierne a todos.

En 2018, en el marco de la 41ª Conferencia General de la la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el Santo Padre llamó a los gobernantes y a la sociedad civil a “escuchar el grito desesperado de nuestros hermanos y a poner los medios para que puedan vivir, viendo respetados sus derechos más básicos”.

Para evitar el derroche en algunas partes y la escasez en otra, es necesario -dijo el Papa- educar y sensibilizar.

Las naciones deben elaborar planes de financiamiento y proyectos hídricos de largo alcance, que conduzcan “a superar la visión de convertir el agua en una mera mercancía, exclusivamente regulada por las leyes del mercado”, dijo el Papa Francisco el 22 de marzo de 2019,  Día Internacional del agua.

En la encíclica Laudato Si’, el Papa Francisco habla sobre la cuestión del agua como de primera importancia por depender de ella la vida humana.

“La provisión de agua permaneció relativamente constante durante mucho tiempo, pero ahora en muchos lugares la demanda supera a la oferta sostenible, con graves consecuencias a corto y largo término”.

“Grandes ciudades que dependen de un importante nivel de almacenamiento de agua, sufren períodos de disminución del recurso, que en los momentos críticos no se administra siempre con una adecuada gobernanza y con imparcialidad. La pobreza del agua social se da especialmente en África, donde grandes sectores de la población no acceden al agua potable segura, o padecen sequías que dificultan la producción de alimentos. En algunos países hay regiones con abundante agua y al mismo tiempo otras que padecen grave escasez”.

Dios escucha las plegarias

Pero de a poco, Dios escucha las plegarias de sus fieles. Los tiempos cambian y se prevén según los servicios meteorológicos que la situación de lluvias va a ir mejorando con un fenómeno contrario al de la niña, llamada el niño.

En varios departamentos del sur de la provincia, comenzó a precipitar y a desarrollarse tormentas. Si bien, en algunos poblados ha causado estragos, como voladura o caída de techos, caída de árboles provocando el cortado de la red eléctrica, los ríos crecieron permitiendo la entrada de agua a los reservorios de abastecimiento como así también se espera la recarga de las napas freáticas y el incremento del caudal de las vertientes.