La Rioja, Capital Nacional del Pesebre

0
116

Las Pacotas que le cantan al Niño del Pesebre

Producción y Edición : Área Pastoral de Comunicación Diócesis de La Rioja

El Noroeste Argentino se caracteriza por ser fiel a sus tradiciones y más aún aquellas que tienen su raíz en la fe.

San Francisco de Asís representó por primera vez un pesebre en 1223 y de la mano de San Francisco Solano llegó esa expresión a nuestras tierras argentinas, particularmente en La Rioja, convirtiéndose en una genuina manifestación de la religiosidad popular y en un rasgo inconfundible de nuestra identidad.

Dando vida a este estilo, llegando a la Navidad, se reza la Novena al Niño Dios, se arman las visitas a los pesebres y se presentan las Pacotas quienes le rinden tributo al Niño Dios cantándole villancicos.

En 1966 bajo el lema “Volvamos a lo nuestro, vistamos el pesebre, cantemos en pacota” se le dio un impulso sistemático a las tradiciones. En 1997 de la mano del Padre Martín Gómez se gestó un movimiento popular, presidido por Ana María Brizuela, llamado La Rioja, Capital Nacional del Pesebre. Esta iniciativa contó con el apoyo del Obispado de la Rioja y la bendición de Juan Pablo II a quienes se sumaron entidades civiles como la Municipalidad y el Poder Legislativo. De allí surgió la Asociación Pesebreana de La Rioja y la declaración oficial de La Rioja como Capital Nacional del Pesebre. En 1998 la Municipalidad cedió un terreno en la Avenida san Francisco en donde se construyó un pesebre de tamaño natural que se inauguró en 1999.

Las actividades que se realizan en la llamada Plaza del Pesebre comienzan el 15 de diciembre de cada año, el rezo del Rosario y de la Novena al Divino Niño, actividades artísticas y culturales entre las que se desarrolla el Encuentro de Pacotas.

Las Pacotas son un grupo de personas, amigos, familiares que sin distinción de edad forman un grupo que le cantan Villancicos al Niño Dios recién nacido en Navidad. Lo hacen con fe, devoción, entusiasmo contagiando su alegría a todos los que se acercan a escucharlos en la Plaza del Pesebre. La presencia de niños junto a sus padres y abuelos le da un hermoso toque de ternura y de reservorio de fe. El término Pacota se aplica a un grupo de personas que participa en una fiesta popular y en este caso la fiesta del Niño Dios.

El 29 de diciembre se hizo el encuentro en donde participaron 8 pacotas: la Pacota Juampi (en alusión a San Juan Pablo II) de la comunidad Juan Pablo II en la Parroquia Divino Niño, la Pacota Jesús Dormido del Barrio Integral quien cuenta con miembros con discapacidad, la Pacota Amigos de Jesús del Barrio Alta Rioja, la Pacota Los Coyuyos de Barrio Libertador, la Pacota Los mensajeros del Amor de Barrio San Martín, la Pacota Niño Jesús del Barrio 4 de junio, la Pacota Los Vicentinos de Barrio San Vicente y la Pacota de la Amistad de Barrio San Martín.

Cada una cantó 3 villancicos ofreciendo sus voces y sus instrumentos musicales: guitarra, bombo, quena, trombón, trompeta, cajón peruano, cascabeles, güiro y la infaltable caja riojana.

Estas tradiciones explican la identidad riojana y ayudan a cuidar este bello Patrimonio intangible que vive en el Corazón de cada fiel.