La Mujer en la Pastoral del Beato Obispo Angelelli

0
483

Monseñor Angelelli fue un pastor con  todas las letras que supo valorar y llegar a cada una de sus ovejas.

En el día Internacional de la Mujer, el Área Comunicación de la Diócesis de La Rioja quiso rescatar algunas de la líneas en las cuales se nota en Angelelli el papel protagónico que le daba a la mujer en su Pastoral.

Agradecemos a Diego Delgado, Laico de la Diócesis de La Rioja, la realización de esta nota

Monseñor Angelelli y las Religiosas en La Rioja: Una Alianza por la Justicia Social

Monseñor Enrique Angelelli, obispo de La Rioja entre 1968 y 1976, se caracterizó notablemente por su compromiso con la justicia social y la defensa de los más pobres. En este contexto, las religiosas tuvieron un rol fundamental como colaboradoras y compañeras de una pastoral objetiva con relación a los más vulnerables.

Las Hermanas de distintas congregaciones, como las Esclavas del Corazón de Jesús, Hijas de María Auxiliadora e Hijas de la Caridad, entre otras, se encontraban en la diócesis desde mucho antes de la llegada de Angelelli. Su labor se centraba en la educación, la salud y la asistencia social, especialmente en las zonas rurales más desfavorecidas.

Monseñor Angelelli supo reconocer la importancia del trabajo de las religiosas y las alentó a continuar con su labor, al mismo tiempo que las invitó a comprometerse con la realidad social y política de la provincia. Las religiosas, a su vez, encontraron en Angelelli un líder que las apoyaba y les daba la libertad de expresarse y actuar.

En uno de los tantos documentales biográficos la Hermana Consuelo, de las Hermanas de la Asunción, dio testimonio diciendo: “Lo que yo sentí al llegar a La Rioja fue el tener contacto con una Iglesia totalmente desconocida, una Iglesia cercana donde uno tenía una participación y una Iglesia comprometida con los pobres”. La Hermana Maricarmen decía: Angelelli comprendía el valor de la mujer y el rol de la mujer en la evangelización… Una se sentía valorada y muy tenida en cuenta”.

La Madre superiora de las Esclavas del Corazón de Jesús, en ese entonces, la hermana Luisa Quiroga había sido nombrada Presidenta de la Junta de Religiosos/as, de esta forma se percibía la confianza y cercanía que brindaba el Obispo a las Esclavas. “Muy sencillo en su modo. Llegaba a la Casa y lo primero que hacía era pasar a la cocina, “Si me permiten voy a visitar a las hijas de casa” decía. Se sentaba unos minutos en la mesa grande de la cocina a tomar dos o tres mates con ellas y nosotras y luego se iba” mencionó la Hermana Felisa Bernahola (ecj) en una entrevista.

A fines del año 1972 surgió un conflicto desde la Unión de Padres del Colegio Sagrado Corazón con el foco puesto en la pastoral de Mons. Angelelli. Los padres no estaban de acuerdo con la forma evangelizadora que llevaba el obispo y terminaron en una severa discusión donde agredieron físicamente a Angelelli, que en ese momento se encontraba en una visita canónica como acción Pastoral, y posteriormente continuaron los agravios hacia las Hermanas del Instituto. Oportunamente a esto se sumaron las descalificaciones publicadas por el diario “El Sol”.

Finalmente en el Acta de la visita Canónica Angelelli destaca el espíritu religioso y eclesial de toda la Comunidad de las Hermanas “…que supieron dar testimonio a toda la diócesis de unidad entre sí, de fidelidad a la Iglesia, de sentido cristiano de la “prueba”, de silencio evangélico frente al aplauso o a la calumnia.” 

Ampliar

Juntas por la Justicia Social

Fruto de esta alianza, se gestaron numerosas iniciativas que buscaban mejorar las condiciones de vida de los sectores más vulnerables. Las religiosas, junto a Angelelli, impulsaron proyectos de educación popular, promoción de la mujer, desarrollo rural y defensa de los derechos humanos.

Un ejemplo destacado fue la creación del Movimiento de Mujeres Católicas, que nucleaba a amas de casa, obreras y campesinas. Este movimiento se convirtió en una herramienta fundamental para la concientización y la organización de las mujeres, quienes luchaban por sus derechos y por el bienestar de sus familias.

El Sindicato de Amas de Casa: Una Voz Propia

En 1973, con el apoyo de Angelelli y las religiosas, se fundó el Sindicato de Amas de Casa de La Rioja. Este sindicato fue pionero en la lucha por el reconocimiento del trabajo doméstico como un trabajo real y por la igualdad de derechos para las mujeres.

Las amas de casa, junto a las religiosas, organizaron talleres, capacitaciones y actividades de concientización. También reclamaron por mejores condiciones de vida, acceso a la vivienda, salud y educación.

En el año 2016 el sindicato que nuclea a las Amas de Casa (SACRA) realizó un homenaje conmemorando el 40° aniversario del asesinato de Monseñor Angelelli. La “Mujer” fue protagonista del sentido reconocimiento a la figura de ese Obispo.

Testimonio de María Britos de Corzo

Un Legado Vivo

A pesar de la violencia y la persecución, el legado de Angelelli, las religiosas y las mujeres del sindicato sigue vivo. Su lucha por la justicia social continúa inspirando a nuevas generaciones de mujeres y hombres que trabajan por un mundo más justo e igualitario.

La relación entre Monseñor Angelelli, las religiosas y el Sindicato de Amas de Casa de La Rioja es un ejemplo de cómo la fe y el compromiso social pueden unirse para transformar la realidad. Su legado nos invita a seguir trabajando por un mundo más justo y fraterno, donde todos tengan la oportunidad de llevar una vida digna.

Bibliografía

Angelelli, Enrique. «La Iglesia y los pobres.» Ediciones Paulinas, 1973.

«Monseñor Angelelli: Mártir de la Iglesia argentina.» Editorial Claretiana, 2006.

Documental biográfico “Un tropiezo de ternura” de Carlos Ruiz.

“Mons. Enrique Angelelli, Pastor que evangeliza promoviendo integralmente al hombre” de Luis Liberti (SVD)