Juicio por el esclarecimiento del asesinato de Wenceslao Pedernera – Octava Jornada

0
63

A las 9.40 se constituyó el tribunal y con la presencia de los abogados de la querella y de la defensa quien informó que el acusado Ernesto Abelardo Britos no iba a estar presente pero que prestaba el consentimiento para la realización de la audiencia. De este modo se dio inicio a la audiencia del viernes 30 de junio en donde atestiguaron el sacerdote Francisco Dalteroche vía Zoom desde Francia, Neddy Martínez y Juan Aurelio Ortiz. La próxima audiencia será el miércoles 5 de julio a las 9 hs con la oralización de testimonios de causas anteriores.

 

Principales frases de la declaración de Nelly Mabel Martínez

  • Tenía 11 años cuando mataron a Wenceslao. No lo conocía pero a partir de ese momento su familia se hizo muy cercana a la mía. Un domingo yo estaba en la Misa de niños en Chilecito y lo llamaron a mi papá que era médico, cuando llego a micas había unos niños desconocidos y mi mamá había ido al hospital y trajo a sus hijas porque su papá (Wenceslao) había muerto desangrado, estuvimos jugando con sus hijas y ahí me enteré de que había sido asesinado.
  • Coca se hizo muy amiga de mi mamá, fue muchas veces a mi casa después de que murió Wenceslao, conversaban y con mis hermanas jugábamos con las hijas de Coca.
  • Durante ese tiempo había varios sacerdotes de Chilecito que dormían en mi casa como un modo de protegerse. La casa parroquial se estaba construyendo junto con el templo y era fácil entrar.
  • Varias noches durmieron varios sacerdotes. Había entre los vecinos y los curas una red de teléfonos que se iban a comunicar en caso de que les pasara algo
  • Mis padres eran cursillistas, trabajaron mucho con Monseñor Angelelli en misiones, iban con dirigentes y había muchos jóvenes. Ellos siempre comulgaron con la Pastoral de Angelelli.
  • Cuando matan a los curas de Chamical y a Monseñor Angelelli llamaron a mi casa para avisar porque en la Parroquia no había nadie y desde el asesinato de Wenceslao es que los curas empiezan a dormir en mi casa.
  • Mi casa era insegura, tenía una tapia de adobe un poco rota que daba a la casa de un vecino con un terreno vacío y grande que a su vez tenía un portón hacia la calle que era fácil de abrir. Cualquiera podía entrar. Por eso en la parte de atrás de mi casa poníamos tarros porque decíamos que si alguien entraba iba a hacer ruido, a pesar del miedo eso nos causaba gracia.
  • Mi padre se llamaba César Augusto Martínez y era médico del Hospital y mi mamá Neddy Aguilera, docente en el ENET N° 2 de Chilecito.
  • Había un clima de mucho temor pero de todas maneras mis padres no lo demostraban. Valoro lo valiente que fueron. Éramos 5 hermanos de 12 a 1 año y estábamos en riesgo pero no nos lo demostraban. Sabíamos que estaba sucediendo algo terrible.
  • Una noche me mandaron a dormir a la casa de mi abuela porque había más sacerdotes y no había lugar en la casa. Yo no quise ir y mi mamá me puso en la camilla del consultorio de mi papá. Esa noche entre la camilla y el miedo no dormí.
  • Coca le contaba a mi mamá que había una persecución en contra de ella, un rechazo de la gente del pueblo quizás por temor. Muchísimas veces fue Coca a mi casa pero yo no escuchaba las conversaciones.
  • Los que perseguían era la Gendarmería y creo que la Policía. Yo era amiga de la hija de Garay, el jefe de la Gendarmería del escuadrón 24 y solía ir a jugar a su casa, con el tiempo y leyendo un libro de la época pensé que probablemente allí había gente detenida. Mi papá jugaba al tenis con Garay y probablemente eso protegió a la familia y a los curas que se refugiaban allí.
  • Recuerdo el nombre de Britos que se decía que detenía, que se ensañaba con los presos, las torturas que hacía. Mi hermano mayor que era abogado había investigado porque quería llevar esta causa y me comentó de Britos y otra gente que está en la causa.
  • Los móviles de la persecución era la Pastoral de Angelelli. cuando llegó a La Rioja había una diferencia social abismal. El pueblo de La Rioja es muy sumiso. Había terratenientes con grandes latifundios que eran como los dueños de la tierra, de todo. Llegó a mover conciencias y a trabajar por la dignidad de los pobres, buscaba que la Iglesia no sólo respondiera a las clases altas sino a todos.  Que la gente no dependiera del patrón y de lo que le quisiera pagar, sino que formara cooperativas.
  • El padre Pucheta era bastante perseguido, llegó golpeado a mi casa para que mi papá lo atendiera. Lo había golpeado Lindor Bestani.
  • Al padre Francisco “Paco” Dalteroche lo detuvieron antes por unos días y el 24 de marzo de 1976 mi papá lo buscó y le dijo que se fuera y se volvió a Francia.
  • Toda la Pastoral de Angelelli sufrió persecución generalizada, no sólo los sacerdotes, también religiosos, laicos. Ser parte de esta pastoral era motivo de persecución.
  • Los padres de Chilecito julio Guzmán, Lorenzo González, Eduardo Fischer, Roberto Queirolo, Antonio Pugjané y otros que no recuerdo dormían en mi casa. Sobre todo los 3 primeros.

Principales frases de la declaración del Padre Francisco Dalteroche (vía Zoom desde Francia)

  • En los años 75 y 76 estaba en Chilecito y Sañogasta y conocí muy bien a Wenceslao. Era un dirigente del movimiento rural católico. Su misión era crear una nueva relación humana que no sea vertical de patrón a peón sino de fraternidad entre obreros, campesinos y peones. Yo era el asesor diocesano de ese movimiento.
  • Era una misión pastoral pero en esa época todo trabajo con el Evangelio y los más olvidados era considerado subversivo. Mi trabajo era que la Palabra de Dios entrara a la sociedad, sobre todo en el mundo de los obreros.
  • N se podía separar lo social y el Evangelio para empezar un trabajo a partir de una realidad concreta.
  • La gente podía vincular a Angelelli con Wenceslao. Yo muchas veces he defendido a Wenceslao porque sabía que había gente que lo criticaba y sospechaba porque era de afuera preguntaban ¿por qué está aquí? Yo mismo lo animaba y le decía que era normal que algunas personas estuvieran celosas de su trabajo.
  • Se atacaba a los laicos, a los sacerdotes para atacar, silenciar y desprestigiar a Angelelli.
  • Yo mismo fui detenido porque vivía y trabajaba con la gente pobre de Chilecito relacionada con el mundo campesino y tenía contactos con dirigentes de cooperativas, sindicatos. Me tuvieron 2 días en la Policía federal de La Rioja junto a 12 o 13 más. Después de tantos años no recuerdo sus nombres. Nos tuvieron toda una noche adentro de un furgón a los varones y a las mujeres en otro. Conmigo estaba Bordón. En la Federal me interrogó con una lámpara en el rostro uno con acento norteamericano.
  • Me preguntaron por qué empleaba mucho la palabra liberación, yo les dije que Jesús significaba “el que libera”, “el que salva. Siempre respondí desde el contexto evangélico, desde la Palabra de Dios, me mostraron fotos de gente para saber si la conocía y después me liberaron.
  • Cualquier cosa era motivo de presión, de asustar en contra de Angelelli y para que los extranjeros nos fuéramos. De los sacerdotes y de mí mismo sospechaban que teníamos armas.
  • Con Wenceslao todas las mañanas tomábamos café o un matecito y leíamos el Evangelio y después se iba a trabajar. teníamos una amistad y una confianza grande. Coca me decía que tenía miedo, había un clima que no era muy sano.
  • Wenceslao era calmo, tranquilo, vivía su vida tratando de responder a la misión que tenía son hacer mucho ruido; sabía que lo que hacía era responder a una misión que era de Dios, no era una obediencia ciega a Angelelli. sabía lo importante que era y lo hacía con ese espíritu, también sabía que tendría gran repercusión de gente que dijera que este tipo de trabajo era peligroso.
  • Yo no estaba en Argentina cuando murió Angelelli. cuando me soltaron después de estar preso Angelelli me dijo “Paco, tenés que salir porque la cosa se viene fuerte” y yo no quería. Sin embargo me fui a Bs As a pedir el certificado de la salida de la Policía Federal, me pusieron muchos problemas para dármelo y me lo consiguió una religiosa que a través de una alumna conocía a un policía. Sin embargo me seguí quedando esperando que pase semana santa. El día del golpe yo estaba en Chilecito, el Dr. Martínez, que era mi médico, me tocó la puerta y me dijo que me fuera y así como estaba me fui.
  • La pastoral de Angelelli ponía en peligro a la gente que tenía poder en La Rioja. no era subversivo en el sentido que entendía el gobierno en esa época. Wenceslao no reunía gente para tener armas, era anti violento, no quería revoluciones o integrar un movimiento armado. Era el hombre más pacífico que he conocido.
  • El evangelio penetra todo, la persona humana y la sociedad y para algunos era revolucionario y era la Pastoral del Vaticano II y Medellín.
  • La relación entre Angelelli y Bergoglio era muy fuerte, se tenían una admiración mutua.
  • Beatificar a Angelelli con dos curas y un laico es presentar a toda esta Iglesia del Vaticano II.
  • Los que desprestigiaban a Angelelli eran tanto civiles como militares en La Roja y en todo el país, de dentro y de fuera de la Iglesia. Indirectamente había intereses económicos porque se buscaba crear otra dinámica laboral.

Principales frases de la declaración de Juan Aurelio Ortiz

  • En 1976 me desempeñaba como secretario canciller del Obispado. No lo conocí a Wenceslao.
  • Angelelli queriendo aplicar el Vaticano II le dio el sentido de la oración del Padre Nuestro. Al decir Padre decimos Familia y al decir Nuestro decimos Hermano, el comportamiento con los demás lleva este sello. Y se aplica a todo, en el trabajo el peón es hermano del patrón y el salario no es un regalo, es compartir con el empleado en una actitud de familia. Wenceslao entendía así las cosas.
  • Nos controlaban constantemente, una vez veníamos de Bs As con Angelelli y demoraron la valija de él por si tenía armas, aquí nos tramitaron varios días para entregarla y al hacerlo la abrieron y labraron un acta con todo lo que tenía. El pelado allí lloraba de bronca. Otra vez veníamos de Sañogasta de un retiro y nos pararon, Angelelli se quedó para el último, y sólo a él lo hicieron bajar y le revisaron la camioneta y los bolsos y así en cada lugar.
  • Angelelli decía yo soy como un perro sarnoso, contagio a todos los que se me arriman, queriendo decir que así como le pedían documentos y lo revisaban a él, también a los que estábamos con él.
  • Vigilaban mucho sus movimientos, también los míos y quizás Wenceslao no se dio cuenta todo lo que lo miraban. Sobre todo sospechaban de los que éramos de fuera. ¿qué hace un mendocino, un cordobés un francés aquí? Angelelli decía que nos cuidáramos. Se daba cuenta que cada vez se le cerraba más el círculo de persecución.
  • Después de la muerte de los curas de Chamical le dije que me iba a hablar con Primatesta que era presidente de la CEA, porque esto era de vida o muerte, había mucha persecución. No me recibió y llegué a Zazpe que era el vice, se emocionó y nos dijo “díganle a Angelelli que lamentablemente no podían hacer más nada por él, sólo rezar. Así llegó la historia riojana al episcopado argentino. Después supimos que Angelelli, sin pasar por secretaría había mandado informes a Roma.
  • Los dichos de mucha gente de Iglesia ante el Vaticano II Medellín era es más fácil quedar con lo que tenemos que empezar a ver cosas nuevas que nos obligan a estudiar y cambiar modos.