Inicio Iglesia 1-Iglesia en La Rioja Juicio por el esclarecimiento del asesinato de Wenceslao Pedernera – Segunda jornada

Juicio por el esclarecimiento del asesinato de Wenceslao Pedernera – Segunda jornada

0
Juicio por el esclarecimiento del asesinato de Wenceslao Pedernera – Segunda jornada

A las 9.30 se constituyó el tribunal junto con la presencia de los abogados de la querella y de la defensa, mientras que el acusado Ernesto Abelardo Britos, afectado por una enfermedad cardíaca lo hizo de modo virtual desde una clínica de Salta. Así se dio inicio a la audiencia del viernes 5 de mayo.

Se leyeron las declaraciones que Sr. Britos hizo con anticipación y que constan en el expediente, se le requirió hacerle preguntas sobre el hecho por el que se lo acusa negándose a responderlas aunque dejó la posibilidad de ampliar su indagatoria más adelante. Él mismo realizó una declaración en relación a lo testimoniado en la audiencia anterior pidiendo nuevas pruebas y elementos de la causa. Inmediatamente se retiró porque tenían que ponerle un holter y la querella pidió que, una vez desocupado, regrese a la audiencia y no lo hizo.

La audiencia se llevó a cabo normalmente declarando Marta “Coca” Cornejo, esposa de Wenceslao Pedernera y sus dos hijas menores, Susana quien al momento del asesinato de su padre tenía 7 años y Estela quien tenía 5. Para el Viernes 12 están citados a testimoniar la hija mayor de Wenceslao, María Rosa Pedernera y el historiador Luis Miguel Baronetto. A raíz de las declaraciones de los testigos se llamará a declarar en fecha no determinada aún, y como nuevos testigos, a los que en el momento del asesinato de Pedernera se desempeñaban en las fuerzas de seguridad como Cabo Mendoza y Alférez González.

A las 10,30 hs y por espacio de una hora y media con un estilo sencillo y firme a la vez declararó Coca Pedernera, a continuación lo hizo Susana Pedernera por casi una hora y posteriormente Estela Pedernera durante 25 minutos. Pasadas las 14 se dio por terminada la audiencia.

  1. Frases destacadas de Marta “Coca” Cornejo de Pedernera:

  • Sañogasta, en donde vivíamos era un pueblo en donde todos nos conocíamos y saludábamos.
  • Wenceslao leía la Palabra de Dios y la compartía con los compañeros de trabajo.
  • Una tarde, unos días antes de que lo mataran, volvió muy enojado, cosa rara en él. Yo lo abracé tomándole el cuello y le pregunté ¿qué te pasa que vos no sos así? Y me dijo “me amenazaron de muerte” y no quiso decirme quién. Le dije ¡vayámonos! y el me dijo “no, porque no hemos hecho nada malo”.
  • La noche que lo mataron cuando llegamos al hospital nos incomunicaron junto a mis hijas y nos encerraron en una piecita. Después a mí me llevaron dos policías y me querían hacer hablar yo les dije que no podía porque estaba incomunicada y les advertí que no me hicieran nada a mí ni a mis hijas.
  • Un día Wence (el modo cariñoso que Coca lo llama a Wenceslao) vino contento de La Rioja diciéndome que Monseñor Angelelli le había dicho que sería el primer diácono casado de La Rioja. Los dos estábamos felices con eso. Cuando empezaron las amenazas le dije: Wence vámonos porque capaz que no podés llegar a ser diácono.
  • Había mucho amor entre los dos, ha sido un hombre maravilloso, una persona increíble, aún lo sigo amando.
  • En esa época en que corríamos peligro y asesinaban por todos lados le pedí a Dios que nos diera fortaleza y sabiduría.
  • Sí, hubo relación entre los asesinatos de los sacerdotes Murias y Longueville, Monseñor Angelelli y mi marido.
  • Un día, después que mataron a Wence, vino un gendarme a amenazarme porque según él yo lo había denunciado y había recibido una carta de amonestación y yo le dije que yo no me encargaba de eso, que quien se iba a encargar de eso era Dios.
  • Quisiera saber ¿Por qué mataron a mi marido si lo único que hacía era el bien y leer la Palabra de Dios? Nosotros no hicimos nada, se dejaron llevar por cuentos, no se hace eso. Para arreglar esos problemas hay leyes, no hay que asesinar.
  • A mis hijas las han dejado sin papá.
  • Herido y dolorido Wenceslao me dijo tres veces “perdonen, no odien, yo ya los perdoné”
  • Quiero justicia, creo en la justicia humana y me pongo en las manos de Dios.
  1. Frases destacadas de Susana Pedernera:

  • Mi papá era muy bueno, muy cariñoso, nos hacía jugar y nos llevaba a todas partes con él. Siempre ayudaba a los vecinos.
  • Después que murió nos hicieron el vacío, nos decían comunistas, guerrilleras y nosotras sólo leíamos el Evangelio. Quizás la gente tenía miedo de que les pasara lo mismo que mi papá.
  • Yo pregunto ¿por qué nos encerraron en el hospital? Nos apuntaron con armas y éramos 3 niñas solas porque se habían llevado a mi mamá.
  • Con mis hermanas sostenemos que hicieron eso y no lo atendieron a mi papá en el hospital y lo dejaron morir para terminar el trabajo que no habían podido hacer en mi casa que era matarlo.
  • Esa noche, después de los tiros que hirieron a mi papá escuché gritos de festejo de los que lo habían atacado.
  • Nuestra vida después fue muy difícil, nuestra madre nos cuidó, no nos faltó nada.
  • Le preguntaría al señor Britos ¿Por qué mataron a mi papá de esa manera? ¿por qué matarlo así a él? Si lo único que hacía era el bien.
  • Deseo que se aclare el modo tan brutal que mataron a mi papá y terminar de armar este rompecabezas y estar tranquila. Que se haga justicia.
  1. Frases destacadas de Estela Pedernera:

  • Cuando lo hirieron a mi papá me tiré encima de él y le decía ¡papito!
  • Cuando lo mataron a mi papá nos dijeron que nos fuéramos de Sañogasta, volvimos a Mendoza pero estuvimos menos de un año, queríamos estar en nuestro hogar.
  • ¿Qué los llevó a estos señores a cometer semejante atrocidad?
  • Sentí en mi vida la falta de un padre.
  • Con la beatificación me siento tranquila, agradecida porque mi papá tiene un buen lugar y ahí cambió mucho mi vida.

 

 

Abrir chat
1
Contacto Diócesis La Rioja
Escanea el código
Horario de atención de Lunes a Viernes de 08:00hs a 12:30 hs.