Juicio por el esclarecimiento del asesinato de Wenceslao Pedernera – Duodécima Jornada

0
45

 

A las 9.45 se constituyó el tribunal y con la presencia de los abogados de la querella y de la defensa quien informó que el acusado Ernesto Abelardo Britos no iba a estar presente pero que prestaba el consentimiento para la realización de la audiencia. De este modo se dio inicio a la audiencia del miércoles 2 de agosto en donde se escucharon testimonios de César Vergara, Argentina López, Graciela Boffelli y Nicolasa Aldana. La próxima audiencia será el jueves 10 de agosto a las 9 hs con los testimonios de Nicasio Barrionuevo, José Cano, Diana Quiroz y Jorge Machicote.

Principales frases de Graciela Boffelli (vía Zoom)

  • Fui detenida el 31 de marzo de 1977 y llevada al IRS. Estaba Britos a cara descubierta y no nos hablaba, tenía unos anteojos negros enormes. Nos llevaban con los ojos vendados al Salón de torturas. Yo fui detenida con 5 meses de embarazo.
  • Una vez me llevó Britos a ver a mi esposo, habré tenido 6 o 7 meses de embarazo. Allí encontré a mi marido en un estado de delirio místico muy mal, me contó que Britos y Báez lo habían molido a palos, temblaba entero, eso a mí me hizo muy mal verlo así y pensé que tendría allí a mi hijo. Pienso que eso fue un pan de tortura para mí.
  • El 16 de agosto nació mi hijo y 7 u 8 meses después me separaron de mi hijo y me llevaron a Devoto. No recuerdo bien la fecha porque fue muy traumático para mí.
  • El trato con las celadoras era bueno, todo el maltrato era de las fuerzas de seguridad y en el galpón del fondo. Britos estaba siempre en la zona de torturas.
  • La situación era de un estrés permanente, llegaba un auto y sabíamos que eran torturadores, había del ejército, policía, policía federal y gendarmería.
  • En mi declaración anterior están todos los detalles. No puedo hablar más porque me hace mucho daño.

La fiscal menciona detalles de esas declaraciones que se incorporan a la causa.

Principales frases de María Argentina López

  • Fui detenida el 16 de febrero de 1976, vivía con mis padres y me trasladaron a la Policía Federal. Estuve 10 días allí y me llevaron a la cárcel.
  • Estaba incomunicada y por eso no tenía contacto con mis compañeras de cautiverio hasta los primeros días de marzo en que me tomaron declaración.
  • El 24 de marzo de 1976 entraron a mi habitación diciendo a los gritos que me iban a violar y matar, insultando y diciendo que yo era guerrillera. Se escuchaban movimientos, voces y mucha gente que alumbraba con linternas. Me acerqué a la ventana y ví una cárcel tomada. Luego me llevaron al sector de las detenidas anteriores y esa zona fue usada para los nuevos que llegaban.
  • Descubrí desde el primer día la presencia de Britos que tenía necesidad de mostrar poder y cambian totalmente nuestras condiciones de vida. Él dirigía una patota con Vilte, Chiarello, y Ledesma. Nos hacían salir de la habitación y nos amenazaban con darnos un tiro a cada una porque ellos pertenecían al ala dura de la fuerza.
  • Veíamos como llevaban los compañeros a la tortura y el estado lastimoso en que los traían, Britos y su patota nos denigraban y humillaban, se sentía dueño de nuestras personas.
  • En el galpón de tortura me abusaron al igual que a muchas otras compañeras, entre ellas menores. El 8 de octubre de 1976 fui trasladada a Devoto.
  • Conocíamos la voz y el estilo de caminar de Britos y de Chiarello (le decían La Pantera Rosa). Cuando sacaban los compañeros a torturar sentíamos gritos aterradores. La voz de Britos era metálica y fría, mientras tanto Chiarello pasaba el caño del arma por unos vidrios corrugados para intimarnos. Nos daba terror mirar, pero algo nos decía que había que seguir mirando, para que lo guardáramos en la memoria para poder denunciarlo ahora.
  • Vilte siempre tenía olor a alcohol y una mirada libidinosa.
  • Tenía 23 años y me violó el teniente Marcó del ejército y me dijo que declarara que así me iba en libertad. Yo le dije que no, que no tenía nada para declarar; querían que dijera que era del ERP y yo sólo hacía trabajos sociales en los grupos juveniles. Un preso me señaló y dijo que yo sí era del ERP.
  • A una compañera la desnudaron y ella vio a través de la venda que había muchos gendarmes mirándola y les dije “ustedes envilecen la política”.
  • Nos dimos cuenta de la dimensión que iba tomando todo cuando matan a Angelelli, nunca creímos lo del accidente. Esa noche Claudia Soria escuchó que brindaban y decían “matamos al Obispo rojo, muerto el perro se acabó la rabia”.
  • Fui liberada el 29 de agosto del 80.
  • Britos llegó al IRS el 24 de marzo de 1976 decía que pertenecía a la gendarmería y que quería eliminar a la subversión y eliminarnos a rodos nosotros.
  • Yo milité en la Pastoral Social de Angelelli y como catequista con el Padre Antonio Gil. En las torturas me preguntaban qué relación tenía con Angelelli, si tenía armas, también por monjas y curas que participaban de su pastoral.
  • Angelelli era el respaldo que teníamos y quedamos totalmente huérfanos cuando lo mataron, temimos que iba a suceder lo peor porque se habían atrevido a matar el obispo.
  • Estuve con Lucila Maraga que contrajo tifus y no tuvo la atención necesaria de ningún tipo.

Principales frases de Nicolasa Aldana (vía Zoom)

  • Mi hermana Ana Silvia vivía a Villa Unión y yo en Chilecito. Llegaron los gendarmes a mi casa atropellando, uno de ellos era Britos. Me llevaron presa 7 días a gendarmería de Chilecito, buscaban a mis hermanos Ana Silvia y Cristóbal.
  • Eso fue el 15 o 16 de julio y creo que como no encontraron a mi hermano se llevaron de rehén a mi hermana. Esa noche revolvieron todo, me preguntaron si tenía el libro La Razón de mi vida que yo ni conocía.
  • Después los gendarmes a donde yo iba me seguían. Iba con otras 3 mujeres que tenían familiares presos a llevarle fruta o lo que necesitara a mi hermana. Yo no tenía miedo de nada porque no andaba en nada.
  • A mi hermana Ana Silvia del IRS la mandaron a Bs As porque ella se negó a firmar una declaración en donde decía que era terrorista, pero antes la torturaron desnuda en la celda hasta que la desvanecieron.
  • Ni yo ni mi familia andábamos en nada malo. Se decía que era Britos el que andaba por las casas llevando gente. Yo no podía pasar por el frente de gendarmería por el rechazo que sentía.

Principales frases de César Vergara

  • Fui detenido el 14 de abril de 1975 junto a mi padre Justino y mi hermano Norberto. Era la siesta, yo estaba durmiendo y llegó un comando civil armado que gritaba y nos maltrataba apuntándonos con armas.
  • Al principio, los de la policía de la Provincia, nos dieron la libertad junto a Diana Quiroz, pero en ese momento llegaron los de la federal y nos llevaron al IRS en donde nos incomunicaron.
  • Al principio el régimen era tranquilo, en unos meses vimos gente que miraba la seguridad de la cárcel.
  • Con el golpe de estado todo pasó a ser terrible, atropellos, golpes, traían gente arrastrándola y el que estaba al frente era Britos. Recorría las celdas con una patota y nos amenazaba con torpeza.
  • Nos torturaban e indagaban en el galpón del fondo que llamábamos Luna Park porque ahí pegaban. Los gendarmes a la noche se alcoholizaban y salían a “divertirse” con los presos tratándolos mal, también al cura Paco. Todas esas cuestiones estaban bajo la responsabilidad de Britos.
  • Los tormentos eran golpes, submarinos, picanas. A mí me dieron un golpe en la nuca que me dislocó las cervicales y aún lo sufro.
  • Yo estaba en sexto año de la Escuela Industrial y quería salir para terminar y Britos me decía “de aquí no salís vivo”.