Juicio por el esclarecimiento del asesinato de Wenceslao Pedernera – Décima Jornada

0
45

A las 9.45 se constituyó el tribunal y con la presencia de los abogados de la querella y de la defensa quien informó que el acusado Ernesto Abelardo Britos no iba a estar presente pero que prestaba el consentimiento para la realización de la audiencia. De este modo se dio inicio a la audiencia del jueves 7 de julio en donde se escucharon testimonios de Manuel Romero, Jorge Maza y Hugo Vergara. La próxima audiencia será el viernes 28 de julio a las 9 hs con los testimonios de Azucena de la Fuente, Luis Gómez, Hugo Haymal Lucila Maraga de Gómez.

Principales Frases de la declaración de Manuel Romero

  • Conocí a Wenceslao en Sañogasta, yo era laico tenía cerca de 30 años. iba a la parroquia y él también, nos hicimos verdaderamente amigos. Era silencioso, leía mucho la Palabra de Dios y trataba de ensenarle a los campesinos lo que Dios quería para sus vidas.
  • Había un clima de hostilidad, estábamos perseguidos, sentíamos que estábamos controlados. Los sacerdotes dormían en casa de familia que se identificaban con un número. Fue duro, no se podía dormir tranquilos. Había desconfianza
  • Britos era el terror, era más que el Jefe de Policía, el gran señor, dueño de hacer lo que quisiera sin interesarle la gente, si había que matar, mataba; si había que torturar torturaba; si había que meter preso, ponía preso. No le interesaba nada.
  • Después del asesinato de Wenceslao me metieron preso, revisaron toda la habitación y no encontraron nada. Me tuvieron toda la noche con 4 esposas y al otro día me llamó Britos. Yo estaba en paz, esa noche recé mucho. Lo primero que vi en la oficina de Britos fue una toalla mojada, me miró y me dijo “por la sonrisa que me diste te podés ir a tu casa” y no me hizo nada, yo tenía terror a la tortura con la toalla mojada.
  • En Chilecito era conocida la maldad de Britos, todos lo sabían. Una vez la Hna. Águeda llevó a las niñas del hogar a Sañogasta y las nenas se pusieron a limpiar el patio de hojas y las amontonaron. Llegaron 10 gendarmes a cargo de Britos y comenzaron a patear las hojas diciendo que buscaban armas, no tuvieron ni un respeto por las niñas. Britos era arrebatado.
  • No sé por qué me detuvieron, detuvieron también al padre Augusto Pereira y muchos laicos. El que era catequista o tenía relación con la Iglesia era puesto preso o torturado.
  • Wenceslao puede haber tenido amenazas pero no le daba importancia, le daba más importancia a Dios, a sus semejantes que a su propia vida.
  • El 25 de julio con el padre Augusto íbamos a celebrar la misa a Guanchín y llegando a Sañogasta nos dijo un hombre “mataron a Wenceslao y seguro que es Britos el que lo mató”. Nosotros celebramos la misa y volvimos, ese día nos habían invitado Coca y Wence a comer. Intentamos llegar a la casa y no pudimos por la cantidad de gendarmes que había desde varias cuadras antes de llegar. Nos fuimos al Hospital y estaba el Dr. Martínez de guardia y nos llevó a una sala en donde estaba, sobre una camilla el cuerpo de Wenceslao, ya lavado. Habrán sido las 11.30 o 12 del día.
  • El cuerpo de Wenceslao tenía 7 u 8 disparos. Yo pensé que la bronca que nos tenían a los que trabajábamos en la Parroquia, a los curas, al obispo la descargaron en el cuerpo de Wenceslao por la rabia que nos tenían.
  • La esposa del Dr. Martínez llevó a Coca a su casa y yo no participé del entierro. En el Hospital había mucha guardia de Gendarmería, el padre Augusto pudo entrar por ser sacerdote.
  • También participé del funeral de los curas de Chamical. Yo tenía 30 años y dos años después entré al Seminario.
  • Yo tenía un llamado vocacional, Dios siempre llama pero uno tiene que decirle a Dios: aquí estoy y yo me negaba. Angelelli me decía que me animara. Me sacudió mucho lo de los 4 mártires y me di cuenta de que valía la pena entregar la vida por alguien.
  • La muerte de los 4 tuvo una conexión, se buscaba dispersar a las ovejas. Aunque a Angelelli le insistieron de que se fuera, él no quiso.
  • Mucha gente de Gendarmería, Britos mismo, le tenía rabia a la Iglesia. Haber asesinado a Wenceslao es como haber descargado la bronca, el odio que le tenía a la Iglesia.
  • Britos hacía mucho daño. La comunidad construyó en Gendarmería una capilla y Britos mandó a que nos saquen la llave, no dejaba que tuviéramos catequesis ni celebrar misa. estaba claro que él se oponía a todo esto.

Principales Frases de la declaración de Raúl Maza

  • Yo vivía en La Rioja y el 1 de junio de 1976 me detuvieron en un operativo de fuerzas conjuntas. Tenía 19 años, estudiaba contador y pertenecía a la Juventud Peronista.
  • En el IRS fuimos recibidos con golpes salvajes, me pusieron en una celda de aislamiento, con solo una frazada y me pegaron mucho.
  • Había subordinación total del IRS a Gendarmería. Nos llevaban a torturar con golpes de puño, patadas, picana eléctrica, el submarino. Esto lo hacían para ablandar para pasar al interrogatorio.
  • El motivo central de mi detención es que en la Universidad manejaba un mimeógrafo junto a Carlo Illanes para hacer apuntes de estudio y creían que publicábamos otras cosas. También detuvieron a otros que éramos compañeros de la Pío XII y que también usaban el mimeógrafo.
  • Había un plan sistemático de las Fuerzas Armadas y las fuerzas Policiales. El alférez Britos daba órdenes a los gritos permanentemente y era temido por los del servicio penitenciario, también rehenes de él como nosotros; era el que decidía sobre nuestra suerte, los interrogatorios, las torturas, el tiempo que duraban y llamaba a otros detenidos para pasar por las mismas condiciones. Tenía estatura media, cabello castaño oscuro, bien prolijo y tonada porteña, se paseaba con armas tipo Cowboys. Yo sabía que provenía del Escuadrón 24 de Chilecito. Os interrogatorios duraban horas.
  • A veces venían jefes de las otras fuerzas, por ejemplo el de Ejército, Pérez Bataglia y Britos se paseaba con él y nos señalaba diciendo, éste es montonero, éste del ERP, éste ideólogo y así por el estilo. También hacía servicios de inteligencia, tenía, aunque era más joven, un rol más relevante que los otros. Viltes, Ledesma y Chiarello eran feroces para golpear, pero Britos era una persona que pensaba más, orientaba los interrogatorios y buscaba a partir de ellos conseguir información que él quería y que el interrogado se quebrara.
  • El 17 de agosto de 1976 yo cumplía 20 años, me llevaron y me dieron una gran golpiza, escuché que estaban torturando a mi hermana, novia del también detenido Chingolo Barrios. Era el mecanismo corriente de incrementar la tortura para que dijéramos lo que ellos querían. Nunca había torturas individuales
  • En octubre me llevaron a Sierra Chica y estuve por tres años en diferentes cárceles.
  • Las órdenes y las preguntas de Britos eran imperativos, los guardias cárcel le temían, el contexto era de terror a una persona de muchísima autoridad. Tenía tarto descomedido y violencia física y sexual hacia los detenidos, también mujeres y probablemente iba a sus celdas.

Principales Frases de la declaración de Hugo Vergara

  • Britos se hizo cargo del IRS a los pocos días del golpe de estado. Era joven y pensaba que nunca se iba a acabar el Gobierno Militar, que el golpe iba a ser para siempre. No tenía límites, era dueño y señor del IRS, hacía lo que quería con las personas. Torturaba permanentemente.
  • El profesor Arturo Sosa, rector del Colegio Nacional, era muy querido por todos. Llegó al IRS unos días después que yo y traté de tranquilizarlo. Una tarde habló largo con el Padre Pelanda, esa misma noche lo llevó Britos y lo torturó hasta el otro día, volvió destrozado.
  • Britos había adecuado un taller para las torturas dentro del predio de la cárcel, todas las noches se torturaban varones y mujeres. Maltrataba también a los guardias cárcel.
  • Estando yo una noche en una tortura mandó a pedir que trajeran a Ana Aldana, el guardia le dijo que no porque estaba en su período menstrual y le dijo que la trajera lo mismo que él le iba a cortar la regla, y la hizo traer. Era una persona sin límites.
  • Estaba vinculado socialmente con Chilecito, generalmente él interrogaba, no respetaba ni siquiera el género femenino, trataba mal a las mujeres, se pavoneaba por las celdas. Manuel Godoy era un poco tartamudo y Britos lo humillaba de modo grotesco.
  • Yo estuve detenido en el IRS desde antes de la llegada de Britos. Con él cambió totalmente, se convirtió en un infierno.