INAFCI, un servicio a los campesinos riojanos

0
1558

Fuentes: Propias y Facebook INAFCI

El INAFCI es el Instituto Nacional de Agricultura Familiar Campesina e Indígena y lleva varias décadas en La Rioja.

Desarrolla el diseño, propuestas, coordinación, elaboración y ejecución de políticas, planes y programas que atiendan las necesidades de productoras y productores familiares, y fomenta el desarrollo y fortalecimiento de los diversos sectores agroproductivos vinculados a la agricultura familiar, campesina e indígena y de la pesca artesanal, impulsando su formalización, modernización, tecnificación, complementación y diversificación de la economía relacionada con el sector productivo, tanto en la producción primaria como en la transformación asociada.

Promueve formas de producción agroecológicas, fomenta programas de construcción, ampliación y mejoramiento del hábitat rural, acceso al agua y sus condiciones productivas, propiciando el arraigo y la vuelta al campo, con el objetivo de promover la pesca artesanal y la permanencia en la tierra de las familias de las agricultoras y agricultores familiares, campesinas y campesinos e indígenas, en condiciones dignas, con seguridad jurídica y garantizado el acceso a sus derechos, con énfasis en el arraigo de los y las jóvenes, la inclusión social y en la promoción de la igualdad de género.

Muchos campesinos de la zona de Los Llanos han sido capacitados para mejorar sus producciones primarias, ayudados para la obtención de agua a la vez del cuidado de ecosistema que es muy frágil y muy atacado.

En estos días se han declarado en estado de alerta ante la posibilidad del cierre de esta oficina en el marco de la estructuración financiera del Estado Nacional.

Han realizado diferentes gestiones junto a otras organizaciones, dieron una conferencia de prensa y se reunieron con el Obispo, Monseñor Braida, quien aconsejó dar a conocer la tarea que realizan, la crisis que viven y seguir en la línea del diálogo con referentes institucionales y políticos en búsqueda de una pronta solución. Sugirió hacer visible la tarea de los técnicos con la utilización de las redes y los medios audiovisuales y la realización de una Feria en La Rioja donde participen productores de la Agricultura Familiar y sus Organizaciones.

Junto con ello hicieron un comunicado que a continuación compartimos.

Desde el Movimiento Campesino de los Llanos Riojanos MoCaLlaR, la Pastoral de la Familia Campesina diócesis La Rioja, las Comunidades Eclesiales de Base CEBs, la Mesa de Tierras de la Provincia y técnicas y técnicos de INTA que trabajan en terreno con las técnicas y técnicos del INAFCI, queremos expresar nuestra solidaridad y profunda preocupación ante la situación que atraviesan los trabajadores y trabajadoras del Instituto Nacional de Agricultura Familiar Campesina e Indígena (INAFCI). Nos declaramos en estado de alerta y consideramos necesario hacer pública esta situación para que la comunidad conozca la grave coyuntura que enfrentamos.
En el marco del ajuste que lleva adelante el gobierno nacional, observamos con preocupación el vaciamiento total de recursos, políticas públicas, autoridades y fuentes de financiamiento que está poniendo en peligro las importantes tareas diarias que lleva a cabo el INAFCI en beneficio del sector de la Agricultura Familiar. Además, nos preocupa la no renovación de las contratadas y contratados de ProHuerta, quienes garantizan la llegada de asistencia técnica y recursos como semillas y aves a las familias rurales. Esta situación deja desamparadas a muchas comunidades que dependen de estos apoyos para su desarrollo.

Durante treinta años, los técnicos del INAFCI han brindado un servicio ininterrumpido y valioso a los agricultores familiares riojanos. Su labor ha sido fundamental para visibilizar nuestro sector, diversificar la producción de alimentos, abastecer pequeños mercados locales y promover el cuidado de los recursos naturales en nuestros frágiles ecosistemas. Además, su compromiso ha fomentado el trabajo comunitario y organizado en cooperativas y asociaciones, generando movimientos solidarios que proponen políticas públicas en beneficio de los pequeños productores.
Es alarmante constatar que este compromiso del Estado en favor de los pequeños poseedores de la tierra en nuestra provincia esté siendo desmantelado. La falta de recursos y el abandono institucional han llevado a los trabajadores del INAFCI a enfrentar una situación precaria, teniendo que solventar gastos de funcionamiento de las oficinas con recursos propios y enfrentando amenazas de cierre y despidos por parte de las autoridades nacionales.
Resulta inadmisible que el cien por ciento de los trabajadores del INAFCI estén precarizados, muchos de ellos con más de treinta años de experiencia en el campo.
Este desmantelamiento de un servicio tan necesario para nuestro desarrollo rural solo beneficia a los sectores más concentrados de la economía y el agronegocio, mientras que perjudica gravemente a las familias campesinas de nuestra provincia. Es imprescindible que el Estado asuma su responsabilidad y fortalezca el acompañamiento hacia nuestras familias campesinas a través de un INAFCI bien estructurado y con los recursos necesarios. Solo así podremos detener el creciente desplazamiento del campesinado y garantizar la soberanía alimentaria de nuestra comunidad.