Homilía (24 de Agosto)

0
38

(Aniversario de mi llegada a la diócesis) séptimo aniversario

Hermanos y Amigos radioyentes

La reflexión de este domingo estará, también dedicada a la Segunda Visita de San Nicolás a La Rioja. Me guiaré en algunos puntos de la Carta Pastoral y clarificaré algunas preguntas que me han hecho llegar a propósito de esta visita del Santo por toda la diócesis.

Les decía en la carta pastoral que la iniciativa de esta segunda visita de San Nicolás, nació en el decanato del Oeste como gesto de “año santo”. Hoy, con- vertida en decisión pastoral para toda la diócesis, debe ser asumida por todos, con espíritu evangélico, para que el Señor bendiga los frutos que en ella nos hemos propuesto. Los sacerdotes, en las parroquias ya habrán explicado el contenido de esta carta pastoral a la que hago referencia.

Y continuaba diciéndoles: no podemos separar la historia de La Rioja de la presencia intercesora de San Nicolás. Lo ha elegido como Patrono no sólo la diócesis sino también la Provincia. La Devoción a San Nicolás y el cariño que se le tiene, lejos de apartarle de Cristo, es el camino que lleva a nuestro pueblo a su encuentro con Él. Basta analizar el contenido que tiene el Encuentro de diciembre. CRISTO es el centro de un pueblo que lo proclama Señor (Alcalde) al comienzo del año. No importa si no lo sabe definir académicamente. No es fácil definir con palabras la vivencia profunda de fe de un pueblo. La raíz honda, debe ser buscada en el Espíritu Santo y en sus Dones Divinos, infundidos en nuestra alma en el bautismo.

Objetivo de esta “SEGUNDA VISITA”

Es una “visita” misionera. Profundamente religiosa. No busca otros fines ajenos a la misión de la Iglesia. Comprometida con la situación concreta que vive La Rioja. No pretende ser ni debe ser desgajada de la realidad que todos vivimos en las actuales circunstancias. La diócesis, con esta “visita” se pone en “estado de misión”, con todo lo que esto significa. Dice la Carta Pastoral: “Una Visita Misionera que Profundice más la Fe, la Esperanza y el Amor en Nuestro Pueblo – Reconciliándolo y Renovándolo según el Concilio Vaticano Segundo – que son los Fines del Año Santo Universal.”

Buscamos que se profundice la fe cristiana y que esa fe se vea más realiza- da en la vida de todos los días. Esperamos que sea el “paso” “reconciliador” y “renovador” de Dios por nuestros pueblos. Creemos en la presencia viva de Dios y esperamos poder brindarle aquella acogida filial para que Él renueve a su pueblo. En esta “visita” algunos se reencontrarán consigo mismos y con Dios; otros “gustarán” la reconciliación durante años esperada y ansiada; otros les significará un cuestionamiento a la manera de vivir y pensar; otros se reencontrarán con su Madre, la Iglesia; otros, no lo dudo, descubrirán el “rostro” de Dios, que los acompaña en la vida; otros descubrirán que el camino de la paz es la justicia; otros sentirán fuertemente aquello de la liturgia cuaresmal: “conviértete y cree en el Evangelio”; para muchos hogares será el reencuentro de padres con sus hijos; en otros les hará descubrir que la Fe es un Don de Dios y no el fruto de la ciencia y el cálculo humano. Esta “visita” deberá ser el “signo” de la alegría serena, fraterna, cargada de esperanza y engendradora de justicia y de paz en el pueblo riojano. Otros quitarán de sus corazones el resentimiento y la mentira; verán, también, que el “pobre” es el hijo predilecto de Dios, como el mismo lo dice en las Sagradas Escrituras; para muchos, será la única oportunidad en sus vidas de encontrarse con su “tatita San Nicolás”, por- que no tienen el dinero suficiente para pagar un transporte hasta el Santuario. Esta “Visita” deberá acoger cariñosamente a los niños, a los enfermos, a los ancianos y a cuantos se sientan solos y marginados de sus hermanos. Esta “visita” quiere brindarle a nuestra juventud sencillamente a CRISTO, que en el mensaje del Concilio a la juventud, les decía: “busquen al eternamente joven: Cristo”. Ellos, los jóvenes, deberán ser el rejuvenecimiento de las comunidades cristianas, su asumen las exigencias del Evangelio, con coraje y esperanza. Esta “Visita” deberá ayudar a las presentes y las futuras familias, para que sea cada hogar las “pequeñas iglesias domésticas”. Decía también en la carta pastoral que esta “Visita” deberá rejuvenecer las comunidades parroquiales, haciéndolas: “orantes”, “misioneras”, “reconciliadas”, “renovadas conciliarmente”, “creativas” y comprometidas en el lugar que existen de la reconstrucción de una Rioja “nueva” según el Evangelio.

También les decía que esta “Visita” nos deberá ayudar a “ver bien” qué debemos hacer en esta hora difícil que vive la Patria.

1ra. pregunta: ¿El Gobierno tiene algo que ver con la “visita” de San Nicolás?

Respuesta:

  • Tanto la decisión como la finalidad de la “visita” es competencia y misión de la No es competencia del Gobierno.
  • La finalidad es religiosa y no política.
  • No es para respaldo de ningún político ni partido político.
  • El destinatario de esta “visita” es el pueblo de La Rioja, y quien quiera acoger el Mensaje de Cristo en su Evangelio.
  • El Gobierno, llámese como se llame, debe ver y acoger con complacencia todo lo que la Iglesia, en cumplimiento con su misión, ayude a ser más feliz y fraternal al pueblo a quien debe servir.
  • Tratándose del Patrono de la Provincia y de la Diócesis, creemos hacer uso de un legítimo derecho, recabar tanto a esfera privada como oficial, todo aquello que ayude a realizar esta “visita” según los fines propuestos sin perder la libertad que nos da el Evangelio.
  • Tanto los hombres que tienen responsabilidad de gobierno, como nosotros sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles cristianos, debemos tener una actitud abierta ante la Palabra de Dios que cuestionará nuestras vidas para ser fieles hijos de Dios y hermanos entre nosotros. Para Dios, todos somos iguales, la diferencia está en que algunos tenemos más exigencias de servicio que otros.
  • Oficialmente hemos comunicado a las autoridades esta decisión pastoral de la “Visita de San Nicolás” a La Rioja.

2da. pregunta: ¿Ante la situación que vive el país, no es inoportuno salir con San Nicolás, puesto que significaría un volver atrás y evadirse de los problemas?

Respuesta:

  • Sobre esto habrá mucho que No es posible. Pero respondo sencillamente lo siguiente:
  • La lectura detenida de la Carta Pastoral, de la finalidad de esta “visita” disipa las dudas.
  • Además el partir “desde el pueblo” en profundidad, en nuestro contexto actual socio-religioso, la “visita” constituye, creemos, el mejor servicio que la Iglesia puede brindarle a su pueblo en estas Si no se lo ve con “ojos de fe” puede aparecer para alguno como “sin sentido” y “hasta enajenante”.
  • Creemos que más allá de los cálculos humanos, Dios tiene también SU PALABRA.
  • Una reflexión más detenida del Concilio, Medellín, San Miguel y la reciente Carta Autógrafa del Papa a La Rioja, nos señalan que esta “visita”, en las presentes circunstancias, también a La Rioja le hace falta y puede ser una luz más para ver mejor al País.
  • No hemos renunciado a la “opción” que hemos hecho; y precisamente por eso, mirando la totalidad de nuestro pueblo, así como es seguimos haciendo el camino al Lo que dije en el Primer Mensaje a la diócesis, hace siete años, en un día como hoy, nuevamente lo ratifico; y en esa visión de la marcha de una diócesis, también tenía lugar una “visita de San Nicolás” a La Rioja.
  • Está en nosotros el hacer que esta “visita” sea enajenante o sea el gran impulso para la GRAN TAREA que luego nos espera realizar con creatividad, reconciliados y renovados como individuos y como Creo en el “paso” jubilar de Dios por intercesión de San Nicolás.

Hermanos de Los Llanos y del Oeste: en ustedes está la respuesta a esta pregunta, tan oportuna y clarificadora. Lo importante es cómo preparamos la visita, y si ya miramos la tarea que nos espera después que San Nicolás pase por el pueblo o la parroquia.