«Ensancha el espacio de tu tienda»- Carta Pastoral visita del Obispo al Decanato San Nicolás

0
29

Visita Pastoral del Obispo al Decanato San Nicolás
POR UNA IGLESIA ORANTE, SINODAL y MISIONERA
“Ensancha el Espacio de tu tienda” (Cf. Isaías 54,2)
La Rioja, 15 de abril de 2023.

Queridas comunidades del Decanato San Nicolás:
Con gran alegría me dirijo a ustedes con motivo de la próxima Visita
Pastoral que realizaré a las parroquias del Decanato. Será una oportunidad para
encontrarme con cada comunidad de manera más cercana, y crecer en la
corresponsabilidad de llevar adelante juntos la misión evangelizadora de la Iglesia. “La
alegría del Evangelio que llena la vida de la comunidad de los discípulos es una alegría
misionera” nos dice el papa Francisco (EG 21).
La Visita Pastoral es una misión propia del Obispo como sucesor de
los Apóstoles que la “debe cumplir animado por la caridad pastoral que lo presenta
concretamente como principio y fundamento visible de la unidad en la Iglesia particular
(…) Es una oportunidad para reanimar las energías de los agentes evangelizadores,
felicitarlos, animarlos y consolarlos; es también la ocasión para invitar a todos los fieles
a la renovación de la propia vida cristiana y a una acción apostólica más intensa. La
visita permite, además, examinar la eficiencia de las estructuras y de los instrumentos
destinados al servicio pastoral, dándose cuenta de las circunstancias y dificultades del
trabajo evangelizador, para poder determinar mejor las prioridades y los medios de la
pastoral orgánica.1
Es mi deseo poder llegar a cada comunidad para reafirmar la unidad a la que Jesús convoca a sus seguidores y poder compartir, por unos días, la forma de vivir y celebrar la fe de cada uno de ustedes, como así también su dimensión orante, social y misionera.
Al visitarlos quisiera encontrarme con todo el Pueblo de Dios:
Sacerdotes, Diáconos, Laicos, Vida Consagrada, instituciones eclesiales y civiles.

1 Directorio para el Ministerio Pastoral de los Obispos “Apostolorum Successores”
En cada comunidad, a su vez, compartiremos:
 La Palabra de Dios, que ilumina la vida de todos y nos conduce a la Santidad.
 La celebración de la Eucaristía como centro y culmen de la vida de la Iglesia.
 Cómo están trabajando guiados por las “Líneas Pastorales Diocesanas”, las
“Conclusiones de la Escucha del camino sinodal” y las “prioridades de la misma”.
 Cómo transcurre la vida cotidiana de la Parroquia, tomando conocimiento de sus
logros y dificultades en la misión.
 Cómo funciona el Consejo Pastoral Parroquial y el Consejo de asuntos
Económicos. Con ambos quisiera reunirme particularmente.
 Cómo están viviendo la integración al decanato y a la diócesis a través de sus
distintos organismos, áreas pastorales y celebraciones más significativas.
 Cómo está la acción de Cáritas, Catequesis y Liturgia. Con estas áreas quisiera
reunirme particularmente.
 Cómo están promoviendo la vida orante y la dimensión misionera.
 Cómo se da el acompañamiento de las personas más vulnerables, enfermos,
ancianos, con discapacidad, etc.
 Cómo están trabajando con adolescentes, con jóvenes y con las familias.
 Cómo están trabajando en relación al cuidado y protección de Niños, Niñas,
Adolescentes y Adultos Vulnerables y la participación de los talleres de prevención.
 Cómo está la pastoral de la salud y el área de comunicaciones.
 Visitas a cada comunidad y capilla parroquia.
 Visitas algunas instituciones civiles: Escuelas, centro de salud, policía, centro
vecinal, etc.
 También, si es posible, alguna actividad recreativa y deportiva.
Sin duda que cada Parroquia y comunidad tiene sus particularidades, por eso la visita tendrá matices propios en cada una y requerirá la elaboración previa y con tiempo de un programa propio.
Junto conmigo llegará también la imagen misionera de nuestro patrono, San Nicolás. Es costumbre de los Obispos riojanos al emprender las Visitas Pastorales acercar también al gran intercesor de nuestro pueblo. Su imagen, que nos congrega como un solo pueblo en su Santuario, es signo de unidad y compromiso de vida cristiana. “Profundizar todo lo que significa San Nicolás para La Rioja, es adentrarnos en el alma de nuestro pueblo y en nuestra tradición; es comprender mejor nuestra historia y los valores de nuestra cultura.”2
2
Angelelli, Enrique. Carta Pastoral con motivo de la “Segunda Visita” de San Nicolás a toda
También me acompañarán las reliquias de nuestros beatos Mártires: Wenceslao, Carlos, Gabriel y Enrique. Ellos, en esta misma tierra, alcanzaron la plenitud del Tinkunaco en la donación de la propia vida por amor a Jesús y su Evangelio y por amor a su pueblo.
Queremos caminar juntos para llevar adelante, con alegría y decisión, la obra misionera de la Iglesia buscando llegar a todos, de modo particular, a los más alejados, a quienes están solos y a quienes viven en mayor pobreza.
Queremos que cada bautizado se sienta un miembro vivo de la Iglesia y que descubra que en ella tiene un valioso e insustituible lugar. Por tanto, es más que necesaria la participación no sólo de los que habitualmente trabajan en las comunidades, sino de toda persona de buena voluntad. ¡Todos tenemos algo bueno para aportar al Reino de Dios!
Todo ministerio en la Iglesia es para el servicio del Pueblo de Dios, por eso estaré con ustedes como el que sirve, para discernir juntos lo que el Señor quiere para cada uno en particular, para cada parroquia y cada institución.
Esta visita será una ocasión para renovar nuestra fe en Dios y en la confianza en su amor misericordioso. Por eso los invito a que dejemos que su amor inunde nuestros corazones y anime la misión que nos encomienda. Para esto los invito a leer y meditar este texto del apóstol San Pablo a los cristianos de Corinto:
“Si anuncio el Evangelio, no lo hago para gloriarme: al contrario, es para
mí una necesidad imperiosa. ¡Ay de mí si no predicara el Evangelio! Si yo
realizara esta tarea por iniciativa propia, merecería ser recompensado,
pero si lo hago por necesidad, quiere decir que se me ha confiado una
misión. ¿Cuál es entonces mi recompensa? Predicar gratuitamente la
Buena Noticia, renunciando al derecho que esa Buena Noticia me confiere.” (1Cor 9,16-18)