Emanuel, un joven con grandes sueños y esfuerzos

0
73

Fuente: Micaela Urdinez para diario La Nación. Nota completa

Emanuel Campos es un joven del paraje Santa Cruz, cerca de Chañar a 200 kilómetros de la capital de La Rioja. Aquí su historia de sueños y de superación.

 La vida no fue fácil para su familia. Sabe de todos los sacrificios que sus padres hicieron para poder tener su casita a medio terminar en el paraje Santa Cruz, en las afueras de Chañar. Los años en el campo que fueron de puesto en puesto con sus hijos a cuestas para poder sobrevivir. “Yo sé el sufrimiento que tienen ellos, todos los momentos tristes que pasaron y la vida económica que no nos ayudaba”, dice Emanuel Campos, un adolescente de 17 años que sueña con ser profesor de educación física y dedicarse al atletismo.

Emanuel es el mayor de cinco hermanos (Maximiliano de 16, Tiziana de 13, Milagros de 9 y Briana de 3) y eso es una responsabilidad enorme. Por eso él quiere ser quien marque el punto de inflexión en el futuro de los suyos. “Me quiero recibir para darle todo lo mejor a ellos, para que no estemos aquí y para poder llevarlos de viaje a dónde ellos quisieran. Mi mamá quiere conocer las Cataratas del Iguazú. Voy a luchar para eso”, dice emocionado.

Emanuel todos los días entrena con los cerros de fondo. y un día puderon comprar un bicicleta. El que la vendía era un conocido. Su papá le negoció el precio, sacó un préstamo y fueron a buscarla juntos. “Fui muy feliz ese día”, recuerda.

Los fines de semana, Emanuel también aprovecha para hacer algunas changas para llegar a comprarse el equipo que necesita para entrenar y ayudar en su casa. Marca a los animales, los lleva de un lugar al otro o hace tareas de limpieza. “Ahora estoy ahorrando para poder viajar para correr y para comprarme algunas cosas para la bici. Me hace falta el casco porque el que uso me lo presta un amigo, las dos cubiertas y la ropa”, cuenta este adolescente tímido pero de ideas firmes.

Su papá está convencido de que a Emanuel le gusta todo y que cualquier cosa que se ponga a hacer, la hace a fondo. “Es un niño súper activo. No tiene pereza. Yo le digo ´ustedes estudien para que después cuando se críen no tengan que andar como uno anda. Yo prefiero que estén haciendo esto a que estén en otras cosas raras. Ellos hacen deporte, juegan a las bolitas o salen a trampear”, dice Edgardo.

Emanuel cursa su 4to año en el Instituto Privado Dr. P. J. de Castro Barros, una escuela pública de gestión privada que depende del Obispado de La Rioja, a la que asisten 100 alumnos. Es una tecnicatura secundaria en producción agropecuaria y ahí aprende todo lo relacionado con el campo. Es dedicado, trabajador y muy aplicado. El año pasado, fue reconocido como alumno destacado por su compromiso en el Campo Experimental María Rosa Mística, en donde hacen las materias prácticas.

Es un alumno ejemplar en todos los sentidos. Como compañero de trabajo, como alumno, reúne todas las condiciones para ser una excelente persona. Sus papás son muy luchadores de la vida. Tengo un cariño muy fuerte por esta familia”, cuenta Adriana Herrera, jefa del Sector de Prácticas.

Como la escuela queda a 35 kilómetros de su casa, Emanuel se queda durante la semana en el albergue estudiantil, junto a sus hermanos Maximiliano y Tiziana. “Es un servicio muy importante porque hay chicos que vienen desde parajes rurales alejados, hasta 20 kilómetros y más. Sería imposible pensar en que ellos chicos vengan todos los días, más considerando que somos una escuela de doble jornada”, explica Luis Aráoz, rector del Instituto.

“Nosotros estamos muy agradecidos con el colegio el albergue es muy útil para los chicos de las zonas rurales porque no hay transporte”, agrega Rosa, la mamá.

“Cuando estoy acá extraño muchísimo a mi familia. Prefiero estar en mi casa porque puedo salir a jugar, andar de acá para allá, andar con los animales, salir con mi papá al campo. Lo que más me gusta hacer es andar a caballo, andar jodiendo con las ovejas. Lo más lindo es poder conversar con mi mamá, mi papá y mis hermanos”, agrega Emanuel, que cuando llega a su casa lo primero que hace es alzar a su hermana Briana en brazos y llenarla de besos.

Para Edgardo fue muy duro cuando sus hijos se fueron a la escuela pero entendía que era importante apostar por su educación. “Rosa lloraba y yo no quería llorar para sostenerla a ella. Este año cuando me tocó despedir a la Tizi el que lloraba era yo. Estoy orgulloso de ellos porque veo que van bien. Y eso es algo que les va a quedar a ellos para la vida. Se que mis hijos van a llegar lejos porque sé hasta donde son capaces”, dice.

Los Campos son una familia muy unida y respetuosa. Siempre están compartiendo momentos, tomando mate o charlando. “Si no me están abrazando a mí, la están abrazando a la madre. Son muy cariñosos. Yo les digo que estudien porque lo único que les vamos a dejar nosotros como padres es eso”, cuenta Edgardo. Rosa agrega: “Emanuel es muy cariñoso, muy amoroso. Como si no fuese todavía un adolescente. Él viene, me abraza, se sienta en mi falda. Son todos muy mameros, menos la Mili que es del padre”.

Cuando su mamá se pone a estirar la masa, Milagros la asiste. En cambio Emanuel es el que está atrás de su papá, ayudándolo con el cuidado de las ovejas y todas las tareas del campo. “Ema siempre fue mi mano derecha porque cuando no estoy yo, él queda a cargo porque ya sabe cómo es todo el manejo. Es un buen compañero además de un hijo. Nunca me deja solo. Siempre está conmigo. Estoy agradecido por la esposa de fierro que me tocó y por mis hijos”, dice Edgardo.

Emanuel junto a su papá Edgardo ocupándose de darle de comer a las ovejas el fin de semana

Desde los 5 años Emanuel se confiesa loco por los animales. Le gusta cuidarlos, ver si hay que curarlos, darles de comer y seguir su crecimiento. Durante un tiempo pensó en ser veterinario pero ahora se inclina por el deporte.

“Ema nos demuestra todos los días que lo que nosotros le enseñamos le sirve para la vida. Porque el hecho de que aprenda a reconocer razas de ganadería caprina, técnicas de sanidad en animal, a cultivar, a manejar una unidad didáctica en las aves, eso forma parte de nuestra misión. Nos sorprende gratamente y a diario”, agrega Aráoz.

Un día vio que su padrino subió una foto de una carrera que iba a hacer en Olta y algo se le encendió en el cuerpo. A los pocos días ya estaba saliendo a trotar. “Tengo un profesor de educación física en la escuela y otro de atletismo que me dan instrucciones sobre qué hacer y qué no. Fui mejorando. Estuve a punto de abandonar porque el cuerpo no quería más, me quería rendir y no bajé los brazos. Ahora soy loco por correr, por la bici y por salir a trotar. Quiero llegar muy lejos”, cuenta Emanuel.

De lunes a viernes cuando está en la escuela, sale a correr por el pueblo. Los fines de semana aprovecha para subirse a la bici y llegar hasta los pueblos cercanos. Lo que más rescata del atletismo, es que le enseñó a sufrir y a esforzarse.

“La primera carrera la sufrí, tuve una lesión muy fiera en las costillas que me duró tres semanas. Aprendí mucho del dolor y cada vez me cuesta menos. Mi sueño es llegar a ser campeón argentino. Sé que todo en la vida se logra con esfuerzo”, resume. En lo que va del año ya corrió seis carreras y salió primero en una. “Me dieron una medalla y un diploma. Fue muy linda la sensación. Me felicitaron mis compañeros. Tener el apoyo de los profesores y de mis padres me pone muy contento” agrega.

CÓMO AYUDAR

Las personas que quieran ayudar a Ema o a la escuela a conseguir un vehículo para trasladarse con los alumnos pueden:

-comunicarse con Luis Aráoz al +54 9 3826 41-5122

-donar a la cuenta de la escuela Instituto Privado Doctor P. De Castro Barros

BANCO RIOJA

Cuenta Nro Caja de Ahorro 0050010002013887

CBU: 3090005703000120138875

ALIAS: tiza.pluma.morada