«El Sínodo, para los laicos, es un océano a explorar » – Sonia Gomes de Oliveira

0
97
sínodo

Fuente: Luis Miguel Mondino (periodista acreditado en el Sínodo) para Religiondigital.org

Compartimos el testimonio de Sonia Gomes de Oliveira, presidenta del Consejo Nacional del Laicado Brasileño y una de las mujeres laicas miembros de la Asamblea.

Sônia Gomes de Oliveira«El Sínodo ha caído sobre el mundo de los laicos como un océano a explorar y valorar, por lo que a partir de ahora no debe ser sólo un momento, sino una práctica de la Iglesia»

 

Una Iglesia sinodal en la práctica «donde todos los bautizados estén llamados a participar, no sólo como colaboradores, sino reconocidos y conscientes de la responsabilidad de la misión»

«Hablar de una experiencia sinodal es hablar de una Iglesia que tiene que estar abierta a acoger, abierta a escuchar»

Sônia e Cristina

El proceso sinodal en la Iglesia de Brasil

En la Congregación General, los participantes en la Asamblea Sinodal escucharon cuatro testimonios, entre ellos el compartido por Sonia Gomes de Oliveira, presidenta del Consejo Nacional del Laicado Brasileño y una de las mujeres miembros de la Asamblea. La laica brasileña comenzó su intervención recordando que «vivir el proceso sinodal en la Iglesia de Brasil fue una continuación del camino iniciado en la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe«, destacando el proceso de escucha que tuvo lugar, incluso durante la pandemia.

Destacó la importancia del Equipo Nacional en el trabajo de animación del proceso sinodal a través del acercamiento a las bases, donde fue importante la participación de los laicos, práctica que ayudó a conocer la realidad en diferentes niveles y a que los laicos se descubrieran como corresponsables en la misión. También fue una oportunidad para iniciar procesos de formación, recordando las palabras del informe realizado en Brasil para la fase continental: «el Sínodo ha caído sobre el mundo de los laicos como un océano a explorar y valorar, por lo que a partir de ahora no debe ser sólo un momento, sino una práctica de la Iglesia«.

Una Iglesia sinodal en la práctica

Sonia Gomes de Oliveira insistió en la necesidad de una Iglesia sinodal en la práctica «donde todos los bautizados estén llamados a participar, no sólo como colaboradores, sino reconocidos y conscientes de la responsabilidad de la misión», pero también afirmó que «no todos entendieron el proceso». Dijo haberse dado cuenta de que «la Iglesia sinodal es la Iglesia que no debe tener miedo de caminar junto a los que quieren vivir la unidad, respetando los diferentes carismas y vocaciones«, destacando la necesidad de «ponerse las zapatillas y poner los pies en el camino, para escuchar a la gente que clama y la Iglesia necesita escuchar».

Según la presidenta de los laicos brasileños, es necesario «ejercer mi papel de bautizada en mi ambiente de trabajo con una forma de ser Iglesia» que la lleve a «unir mi profesión a mi ser cristiana». Subrayó la importancia de escuchar, de hacerlo a la manera de Jesús, relatando dos experiencias, una con una prostituta, que le dijo: «ahora entiendo, la Iglesia y el Papa Francisco quieren saber cómo estoy», afirmando llevar un hilo de esperanza, y agradeciéndole que le tendiera la mano, lo que la hizo sentirse aliviada, pero diciendo: «¡qué pena que la gente de Iglesia no haga siempre esto!». Una segunda experiencia fue en una cárcel, donde experimentó cómo se consolaba a los reclusos, y cómo «estamos llamados a consolar».

Aula Sinodal Dom Leonardo

En sus palabras, Sonia Gomes de Oliveira compartió varias experiencias de escucha, destacando que «hablar de una experiencia sinodal es hablar de una Iglesia que tiene que estar abierta a acoger, abierta a escuchar», porque «hay muchos lugares de dolor, de sufrimiento, y la presencia de la Iglesia es importante», llamando a todos a estar allí, «todavía tenemos muchos lugares a los que no podemos llegar». Por eso tenemos que «ser la Iglesia en el corazón del mundo», una Iglesia que acoja a todos, y tener un corazón fraterno que acoja a los crucificados de hoy, reflexionando sobre el sufrimiento de las mujeres y la necesidad de entender que «hacer el camino sinodal es ser pobre con los pobres y no para los pobres».

Ante tantas cosas bellas que existen en la Iglesia, la presidenta de los laicos de Brasil hizo un llamamiento a ser cirineos, a «crear o fortalecer una red de sinodalidad que acoja, que ore, que ayude«. Una Iglesia que respete la cultura de los pueblos indígenas y de las comunidades tradicionales, con una liturgia más cercana a su realidad, con una presencia más acogedora hacia los descartados.

Por último, mostró la necesidad de «una Iglesia que necesita que cautivemos a más gente, una Iglesia que encante y que lleve a la gente a darse cuenta de que ellos también son testigos del Resucitado”, una Iglesia de Esperanza, una Iglesia profética que entre en los sótanos donde la vida está amenazada, una Iglesia de compartir la Eucaristía, una Iglesia de Pertenencia. «La Iglesia en la que el Espíritu nos impulsa a mostrar a Jesús», subrayó