Ecos de la Asamblea Diocesana de la Pastoral Juvenil

0
136

Protagonistas de una Iglesia en salida

Los jóvenes y las jóvenes aportan su fescura, su creatividad y su alegría a la Iglesia que ve en ellos la esperanza y la presencia de un Cristo vivo que hace nuevas toda las cosas

El  viernes 24 y el sábado 25 de marzo se realizó en la Casa Teresa de Calcuta de ciudad de La Rioja la Asamblea Diocesana de la Pastoral Juvenil.

Participaron jóvenes de todos los decanatos acompañados de algunos sacerdotes, religiosas, del asesor de la Pastoral Juvenil, el diácono Alexis Rosales y nuestro obispo el Padre Dante.

Con oración, reflexión, vida compartida, esparcimiento vieron el paso de Dios por sus vidas y por esta pastoral que es un aire fresco para la Iglesia. Se modificaron los estatutos y se eligieron las nuevas autoridades que coordinarán esta área.

El gran pedido de los jóvenes fue un espacio para ser escuchados y participar en la Iglesia junto con el compromiso de salir a buscar a los jóvenes que están alejados. Se sienten llamados por Jesús y comprometidos con sus ambientes y con el entusiasmo de dar nuevas miradas a la Iglesia.

La hna Antonella, quien dejó el cargo de asesora, agradeció emocionada este camino y su misión de ser transición entre distintos momentos de esta Pastoral destacando que Dios hace nuevas todas las cosas.

Compartimos algunas ideas de la Homilía de nuestro Obispo en la Misa de clausura.

  • Cristo viene a rejuvenecer todas las cosas, muere siendo joven dando su vida por nosotros. En el Evangelio frente a la realidad de la muerte Jesús se manifiesta como la resurrección y la vida.
  • La misión como Pastoral de Juventud es una misión fundamentada en el amor y en el amor de Jesús que da la vida por todas las personas y ese es el llamado a nuestra pastoral, nuestro amor tiene que ser por todos los jóvenes que estén en la situación que estén y particularmente tenemos que tener un amor, un cariño por los que más sufren.
  • Nosotros estamos llamados a acercarnos al sufrimiento de tantos jóvenes, chicos, chicas que están en una tumba atrapados por la cárcel, por las adicciones o por la falta de sentido de la vida, por lo tanto la Pastoral de Juventud tiene que tener también una opción por los jóvenes más pobres.
  • Ahora que vamos asumiendo esta nueva etapa los invito a que nuestro corazón vibre, sufra y llore por estos jóvenes con un gran amor para que busquemos un camino juntos y poder tender una mano y poder ser una palabra y una presencia de vida y de resurrección para tantos jóvenes.
  • La pastoral de juventud al ser parte de la Iglesia es una opción de fe, porque creemos en Cristo estamos aquí y a esta fe tenemos que alimentarla.
  • A la fe también hay que alimentarla con la vocación de servicio, «yo no vine a ser servido, vine a servir y a dar la vida». Todo lo que vamos viviendo tiene que ser una expresión de servicio propio del Evangelio.El servicio tiene que incluir a los demás y esto es importante porque en la Iglesia estamos buscando fortalecer esta dimensión de la sinodalidad, caminar juntos, caminar con muchos jóvenes, con otras áreas pastorales, tenemos que trabajar en red con otras instituciones, caminar con aquellos que están cerca armando verdaderas comunidades de trabajo, alimentar la fe, la vocación de servicio y por último la dimensión misionera.
  • Esta tarea en comunidad es para el servicio y para la misión, para ir a los que no están. La Pastoral de Juventud hoy tiene que ser una pastoral misionera, ir al encuentro de los demás y en ese sentido abrirnos a los jóvenes estén en la situación en que estén para aprender también lo que cada joven ya tiene como gracia de Dios que es su vida.
  • Todo lo que hagamos tiene que servir para nuestra maduración, para nuestro crecimiento. Es importante que asuman esta tarea buscando su crecimiento, su formación y discerniendo también la propia vocación.
  • Es un tiempo de opciones, de opciones de vida para ver lo que Dios quiere. Por eso también se espera que en este caminar con Cristo, con otros, en la misión, con alegría, con crisis, con lo que venga también se pongan delante de Dios con esta pregunta ¿Qué quiere dios de mi vida?
  • Ver dónde Dios me llama a dar la vida. Se espera que la Pastoral de Juventud se entregue, viva con alegría su misión y también una apertura a lo que Dios va queriendo de sus vidas.
  • ¡Ánimo! ¡Fuerza! Gracias por estar aquí y a todos los que hicieron posible que llegáramos aquí.

Gracias queridos chicos y chicas ¡No tengan miedo de hacer lío!