Cuaresma 2024 – Mensaje de Monseñor Braida

0
1086

MENSAJE DE CUARESMA e INICIO DEL AÑO PASTORAL

Cuaresma: un camino de liberación

«Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud» (Ex 20,2)

 

       Queridas comunidades de la Diócesis:

Iniciamos el tiempo de Cuaresma en el que estamos llamados a volver la mirada y el corazón a Jesús para dejar que su misericordia nos anime en un camino de auténtica conversión y crecimiento.

  1. Mensaje del Papa

Nos dice el papa Francisco: “Acojamos la Cuaresma como el tiempo fuerte en el que su Palabra se dirige de nuevo a nosotros: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud» (Ex 20,2). Es tiempo de conversión, tiempo de libertad. Jesús mismo, como recordamos cada año en el primer domingo de Cuaresma, fue conducido por el Espíritu al desierto para ser probado en su libertad. El sentirse omnipotentes, reconocidos por todos, tomar ventaja sobre los demás… apegarnos al dinero, a ciertos proyectos, ideas, objetivos, a nuestra posición, a una tradición e incluso a algunas personas… [esto] en lugar de impulsarnos, nos paraliza. Existe, sin embargo, una nueva humanidad, la de los pequeños y humildes… los pobres de espíritu que están inmediatamente abiertos y bien dispuestos; son una fuerza silenciosa del bien que sana y sostiene el mundo… Es tiempo de actuar y, en Cuaresma, actuar es también detenerse. Detenerse en oración, para acoger la Palabra de Dios, y detenerse como el samaritano, ante el hermano herido. El amor a Dios y al prójimo es un único amor… la oración, la limosna y el ayuno no son ejercicios independientes, sino un único movimiento de apertura, de vaciamiento…”[1]

Pidamos, entonces, la gracia de ser liberados de los ídolos que nos agobian y los apegos que nos aprisionan.

  1. Año de la oración

Al iniciar este tiempo cuaresmal tenemos presente que el Papa nos ha propuesto un “Año de la oración”[2] bajo el lema “Señor, enséñanos a orar” (Lc 11,1). Se trata de año dedicado a redescubrir el gran valor y la absoluta necesidad de la oración en la vida personal, en la vida de la Iglesia y en el mundo, la necesidad de la oración diaria en la vida cristiana. Un tiempo para recuperar el deseo de estar en la presencia del Señor, de escucharlo y adorarlo». Se trata de profundizar en el camino de oración, de ver ‘cómo orar’ en la etapa del camino de la vida de cada uno, y sobre todo, de ver cómo educar en la oración hoy, en la época de la cultura digital, para que la oración sea eficaz y fecunda.[3]

La cuaresma es un tiempo propicio para dar un paso más en nuestra vida orante tanto personal como comunitaria. Al iniciar el año tengamos presente en las parroquias y comunidades, en los movimientos eclesiales y áreas pastorales, de qué modo podemos generar propuestas de retiros, jornadas de oración, encuentros bíblicos y otras prácticas, que nos ayuden a crecer en nuestra vida orante.

  1. La Iglesia en Camino Sinodal

Con la Cuaresma damos inicio del año pastoral en el que celebraremos los 90 años de la diócesis en el marco de profundización de la dimensión sinodal de la Iglesia. Para ello los invito a leer y reflexionar el mensaje del 1° de enero, fiesta de san Nicolás, donde damos algunas pautas para vivirlo, particularmente el punto 2 y 3.[4]

A su vez, con toda la Iglesia, nos preparamos para la Segunda Sesión del Sínodo siguiendo la pregunta orientadora para este tiempo: ¿cómo ser una Iglesia sinodal en misión? El objetivo es identificar el camino a seguir y los instrumentos a adoptar en los diferentes contextos y circunstancias, para promover la originalidad de cada bautizado y de cada comunidad en la misión única de anunciar al Señor Resucitado y su Evangelio al mundo de hoy. A su vez es tiempo de preguntarnos: ¿Qué ministerios y organismos de participación pueden renovarse o introducirse para asumir mejor la corresponsabilidad en la misión?

Al respecto nos dice Francisco en su mensaje cuaresmal: “La forma sinodal de la Iglesia, que en estos últimos años estamos redescubriendo y cultivando, sugiere que la Cuaresma sea también un tiempo de decisiones comunitarias, de pequeñas y grandes decisiones a contracorriente, capaces de cambiar la cotidianeidad de las personas y la vida de un barrio: los hábitos de compra, el cuidado de la creación, la inclusión de los invisibles o los despreciados. Invito a todas las comunidades cristianas a hacer esto: A ofrecer momentos para reflexionar sobre los estilos de vida; a darse tiempo para verificar su presencia en el barrio y su contribución para mejorarlo… que se vea la alegría en los rostros, que se sienta la fragancia de la libertad, que se libere ese amor que hace nuevas todas las cosas, empezando por las más pequeñas y cercanas. Esto puede suceder en cada comunidad cristiana.”[5]

     En este sentido y, considerando el momento crítico que vivimos como país, se necesita imperiosamente personas que busquen trabajar con otros en la búsqueda del Bien Común. Esto requiere de una conversión personal de todo lo que nos paraliza o hace obrar privilegiando el propio interés o la mezquindad. Por eso, la Cuaresma, es tiempo de cambio de actitudes y modo de obrar que reflejen más claramente el Evangelio de la oración, del compartir y de la solidaridad.

       ¡Bendecido y fecundo tiempo de Cuaresma!                                                                                                                                                                                         

+ Dante G. Braida

 La Rioja, 14 de febrero de 2024.-

[1] Papa Francisco. Mensaje de cuaresma 2024. https://diocesislarioja.org.ar/mensaje-del-papa-francisco-para-la-cuaresma-2024/

[2] Papa Francisco, Ángelus 21/1/24,  https://diocesislarioja.org.ar/inicia-el-ano-de-la-oracion-en-camino-al-jubileo-2025/

[3] Cf. Fisichella Rino. Presentación año dela oración. Conferencia de prensa 23/01/2023.

[4] Braida Dante. Fiesta de san Nicolás 01/01/24. https://diocesislarioja.org.ar/mensaje-de-monsenor-braida-en-la-fiesta-de-san-nicolas-2024/

[5] Papa Francisco. Mensaje de cuaresma 2024.https://diocesislarioja.org.ar/mensaje-del-