Con el Pelado hablábamos de corazón a corazón

0
288

Padre Roberto Queirolo

Con el Pelado hablábamos de corazón a corazón

Este sacerdote rosarino de 89 años, fue uno de los varios que, a través de Angelelli, encontró su lugar en la Iglesia. El obispo le llevaba 10 años a este hombre que se convirtió en uno de los testigos cercanos de la vida del Beato, su amigo y confidente y como él mismo dice con orgullo y gratitud “fui amigo de los 4 mártires”.

Aquí un reportaje sencillo sobre Enrique Angelelli, en donde las preguntas fueron respondidas en una charla cercana y amena.

DigitalMin (DM) Padre… ¿Qué cosa consideras que te contó Angelelli y no lo sabe más nadie?

P. Queirolo en la tumba de Angelelli en la Catedral de La Rioja

(Se ríe) Cuando yo venía de San Luis, malamente despedido, me contó situaciones similares que le tocó pasar a él en Córdoba, con curas y hasta el arzobispo generándose versiones entre la gente a favor o en contra. No pudiendo manejar la situación el obispo presentó su renuncia, cuando viene Primatesta lo recupera a Angelelli y sale el nombramiento para La Rioja. Llegó con todo su corazón de pastor y la felicidad de poder ejercer su ministerio en una de las comunidades más postergadas de Argentina. Allí tuvimos un momento de frente a frente, cara a cara, de hablar de corazón a corazón y fue cuando se concretó realmente mi venida a la diócesis. No para tener un ministerio sacerdotal en ese momento sino de 2 o 3 años de compartir una vida con los peones, gente campesina que él aceptó sin límites comprendiendo que era lo que Dios quería para mí en ese momento.

 

 

DM ¿Qué sentiste cuando te enteraste que había muerto? ¿Cuándo sospechaste que no era un accidente?

La posibilidad de que fuera un accidente fue cierta, a cualquiera puede pasarle. Yo era párroco de Chilecito y me enteré en Anguinán por la radio, en una  comunidad religiosa donde todas las semanas iba a celebrar la misa, yo estaba con el p. Puigjané. Estando allí, prácticamente desde que sucedió recién a las 20 hs se dijo que había muerto. Se suponía que si había muerto debían decirlo inmediatamente. La gente, curas, monjas, todos decían lo han matado, aunque todavía no sabíamos si estaba muerto o no. Yo al principio no teníamos datos para saber lo que las evidencias mostraron, un asesinato presentado ante la opinión pública como un accidente, ciertamente fue un asesinato.

Cada 4 de agosto se conmemora, en Punta de Los Llanos el asesinato de Angelelli, aquí en 2021, el Padre Queirolo es el primero de la izquierda.

DM: Había elementos que hacían sospechar que era un asesinato porque lo venían amenazando…

Si claro, era la famosa descripción que él hacía del espiral, ya había habido casos de sacerdotes, religiosas, unos días antes había sido lo de los Palotinos en Bs As que fueron ametrallados. Eran tiempos así, muy duros, Angelelli tenía conciencia cierta de que estaba en la mira, esa certeza cuajó cuando, después de mucho tiempo tuvo una audiencia con Menéndez, Jefe del tercer cuerpo de Ejército radicado en Córdoba. Cuando volvió de hablar con él llegó con la certeza de que la situación iba a seguir con el mismo ritmo o la misma intensidad o peor todavía.

DM ¿Por qué fue a hablar con Menéndez?

Quería interceder por laicos, sacerdotes que habían sido tomados a mansalva, en Villa Unión que no había casi nada ponían presa a gente, también Chamical gente con prestigio humano y profesional indiscutido, lo mismo en Aimogasta, nada hacía presuponer que fuera gente subversiva.

DM ¿A vos te dijo «me van a matar»?

Sí, el motivo porque fue a hablar con Menéndez para interceder aunque en Los Llanos estaba la aviación, no el ejército. Pero todos sabíamos que dependía de Menéndez. El obispo fue a pedir razones e interceder y tratar de conseguir con la reflexión de que esta situación terminara, que la gente no estaba detrás de acciones terroristas como pretendían y daban a conocer por los medios. Cuando volvió de allá era muy raro verlo al Pelado cabizbajo o reticente porque ya se dio cuenta de que era una decisión tomada y Menéndez le dijo que su ideal era ser armado caballero cristiana para que como en las cruzadas acabar con los anticristos, comunistas, marxistas. Él vio la determinación y cerrazón de este hombre que pretendía arreglar el país eliminando gente. Y así fue que empezó a graficar esta situación con el famoso espiral donde decía que se empezaba por la parte exterior diciendo van a matar a un laico, una religiosa, un sacerdote pero al que buscan es a mí, en el centro del espiral. Lo dijo varias veces, ciertamente recuerdo el momento de una. Me acuerdo también como él insistía, estuvo en Roma, en España, en Francia visitando a familiares de sacerdotes y religiosas que habían estado en La Rioja agradeciendo el don que lo habían hecho con sus hijos al entregarlo a la misión. La cosa aquí se había puesto más espesa. El p. Inestal y miembros del presbiterio le mandaron a decir que no vuelva todavía que se mantenga allá y no, él quiso volver, repentinamente vino, no sé si la última carta que le mandaron cuando estaba en Europa le llegó, creo que se cruzó con ella. Incluso había una reunión de obispos de América Latina en Ecuador y era una ocasión para salir de aquí, para tomar aire y aliento y dejar que las cosas se calmaran pero no quiso, dijo el pastor no deja a sus ovejas cuando viene el lobo sino que más que nunca tiene que estar con ellas. A esa expresión se la escuché más de una vez. A él le parecía que quedarse en Europa o refugiarse en otro país era como abandonar el rebaño. Así que él tenía lucidez completa del peligro que corría.

DM ¿Cómo era este tema de que lo asociaban al marxismo, la izquierda, que era montonero?

Lo que hemos vivido en esa época no nos sorprende, cuando vos querías descalificar a una persona o justificar la cárcel, la excusa que ponían era publicitar un motivo válido, si es subversivo, si está con la guerrilla, si es del E.R.P se justifica que lo pongan preso y de que fuera chupado como decían entonces, que fuera desaparecido. Había que inventar los cargos que no existían y de eso nuestra Iglesia padeció graves pérdidas.

DM ¿Por qué se dice que Angelelli era montonero? ¿De dónde salió esa foto con la bandera de Montoneros de fondo?

Sé que hay dos momentos en el movimiento Montoneros, uno cuando era una simple facción política del Partido Justicialista que estaba todo legal, bien, un grupo de jóvenes idealistas que no era un grupo armado que después se constituyó en una facción que transformaron ese movimiento normal de renovación dentro del justicialismo en un cuerpo armado. Eso fue posterior, no en el momento de la foto, era un acto dentro de una unidad básica, lo mismo que cuando se va a un hospital, una escuela, fue allí donde Montoneros era una facción de un partido reconocido en el país. Después con muy mala fe juntaron anacrónicamente dos momentos distintos como si Angelelli estuviera del lado de la violencia cuando en toda su predicación es contraria a la violencia. Su pensamiento está claro, en sus homilías publicadas en 4 volúmenes, lo publicado en las entrevistas en distintos medios, siempre estuvo en contra de la violencia y más de la violencia armada. Así que es tener muy mala fe atribuirle su pertenencia o simpatía con Montoneros.

DM ¿Por qué aún hay muchos espacios que no se lo acepta, se lo resiste?

Porque no es conveniente, miente, miente que algo quedará. La prensa estaba dominada por el ejército, publicaban lo que querían. Lo que aquí pasó con el diario El Sol, fundaron un diario con un cronista especial para que todos los días publicara algo contra el Pelado. Había cosas increíbles que en un país católico como la Argentina y en una provincia tan cristiana como La Rioja se pudiera decir eso de un obispo. Satanelli era lo mínimo que decían. El Pelado usaba boinas, sobre todo en invierno, no faltó quien dijera que salía con peluca de noche. Una vez salió con una máquina Knitax, esas que se usaban para tejer, más o menos de 1.20 de largo y vienen con funda. Le llevó eso a unas monjitas que estaban en Aimogasta, alguien que vio dijo que llevaba armas ¡a las monjitas le llevaba armas! ¡Era ridículo!

DM ¿Y en la Costa porqué hay más resistencia?

Había motivos. La cooperativa de trabajo era romper la dependencia ancestral que había entre patrones y medieros, era romper el sistema de patrón y peón. Que pudiera crearse una cooperativa en donde todos producían y se repartían por partes iguales, eso hacía tambalear todo el sistema feudal que estaba instalado. Varios de apellidos conocidos y poderosos iban a verse afectados en sus intereses económicos porque algunos tienen el corazón en el pecho y otros en el bolsillo, en la billetera. Era pretender terminar con un sistema medieval que está asentado acá en nuestra patria desde la colonia y no ha sido superado. No era el motivo religioso lo que los movía en contra de Angelelli sino otro.  Lo tremendo fue después, lo echaron a Angelelli de las Fiestas patronales de la Costa (San Antonio) en la cual recibió insultos, escupitajos y pedradas, cosa impensada para La Rioja poniendo como telón no lo de la cooperativa, sino que lo quería destituir al párroco. Con alto parlantes, en el día de la Fiesta Patronal estaba convocada la gente y con marchas militares  decían que Angelelli quería reemplazarlo al Padre Virgilio Pereyra, que había sido párroco durante 50 años, casado y bautizado a todo el pueblo. Lo cierto es que Virgilio era muy mayor, estaba muy enfermo y dos capuchinos (Puigjané y otro) que estaban aquí en la diócesis, se habían hecho cargo de la parroquia mientras él se recomponía, cuando volvió estaba chocho con los frailes, estaban haciendo cosas nuevas. Los presentaron a estos frailes como que venían a desplazar a Virgilio y con ese discurso trataron mal al Pelado.

DM ¿Y entre los curas?

Había dos curas que eran más remisos, que en esas comunicaciones de presbiterio no sé si firmaron o no o lo hicieron a contrapelo, pero éramos muy muchos en esa época, el doble de ahora. En la actualidad, los que no conocieron al Pelado, los que no recibieron formación en su Seminario, donde había obispos no comprometidos como Angelelli pueden haber recibido en su formación una falta de veracidad muy grande. Entonces pedirles que sean de otro modo… San Juan dice “lo que hemos visto y oído”, eso nos pasó a nosotros. Dios preparó en la persona de Angelelli un pastor según su corazón con cualidades cristianas y humanas excepcionales para un papel, una misión singular,  extraordinaria que quería llevar a cabo. No es fácil darse cuenta lo que pudo significar para los que lo conocimos a Angelelli, son esas personas que salen cada siglo en un país, con dones especiales. Era un hombre íntegro, humanamente muy rico con una captación de los momentos socioeconómicos como eclesiales, muy agudo, con un conocimiento de las personas también como pocas hay que las puedan penetrar así en su interior y con una apertura, una caridad humana y pastoral inmensa, sabiendo a quién tenía que fortalecer, que apoyar.

Yo cotidianamente le decía Pelado y a los demás los llamaba por el nombre o por el sobrenombre.

 

DM ¡gracias padre! ¡rece por nosotros!