COMUNICADO DE PRENSA SOBRE LA RESTAURACIÓN DE LA IGLESIA CATEDRAL SAN NICOLÁS DE BARI

0
39

COMUNICADO DE PRENSA SOBRE LA RESTAURACIÓN DE LA IGLESIA CATEDRAL SAN NICOLÁS DE BARI

 

RESTAURACION EXTERIOR

  • Origen del Actual Templo

La Iglesia Matriz se comienza a construir después del terremoto del año 1894, en el centro del casco político, socio cultural de la ciudad de La Rioja. En 1898 Monseñor Abel Bustos nombra al arq. Juan bautista Arnaldi como responsable del proyecto general.

Hacia el año 1902 el arq. Arnaldi remite el proyecto de construcción y las especificaciones técnicas y, en el mismo año, se firma el contrato con el constructor Ángel Marturet, y el día 29 de junio de 1912, se inaugura la construcción de la Iglesia Matriz, gracias al Vicario Foráneo Norberto López y Ferreyra (bendecida solemnemente el 30 de junio 1915).

En 1935 la Iglesia Matriz se convierte en Iglesia Catedral y en 1946 se lleva a cabo la inauguración de la construcción del Camarín por el arq. Florentino Orestes Morgant.

En 1951 se colocan las pinturas de Juan Denysenko e interviene en toda la decoración interior.

En 1978 se hace el Proyecto de reforma de la Iglesia Catedral coordinado por el Párroco Pbro. Esteban Inestal.

En 1980 se inician las prácticas para declarar la Iglesia Catedral monumento histórico (práctica no culminada).

Hacia el año 2000 se colocan las campanas, y en el año 2004 la empresa Dörfler empieza los trabajos de restauración para la cúpula y se reforma el camarín.

La Iglesia catedral está ubicada sobre la intersección de la calle San Nicolás de Bari y la peatonal 25 de mayo centro de la ciudad. Dicho lote ocupa un cuarto de manzana, de 4900 m2 aproximadamente de superficie.

  • Proyecto de Restauración

La idea de intervenir la Iglesia Matriz se inició a través de un convenio entre la UNLAR y la UNIFI (Universidad de Florencia –Italia) (2010) por pedido de Mons. Roberto Rodríguez (en ese momento Obispo de la diócesis de La Rioja) con el fin de realizar un proyecto de intervención a la Iglesia Catedral debido a los 100 años de su fundación (2012).

A causa de la falta de documentación, se comenzó con un relevamiento tridimensional con el uso de Escáner laser, facilitado por la UNIVERSIDAD DE FLORENCIA – UNIFI- ITALIA, con el constante asesoramiento por parte de ellos. Toda una tecnología de vanguardia utilizada en todo el mundo para la ejecución de relevamiento en edificios de gran envergadura. Se capacito a docentes de la UNLAR para continuar las tareas a desarrollar.

Surge así la investigación histórica-crítica, de relevamiento y técnica de un bien arquitectónico patrimonial.

Para esto fue necesario realizar una serie de pruebas, cateos y distintos tipos de análisis antes y durante los trabajos de relevamiento, contando con el asesoramiento del INTI (Instituto nacional de tecnología Industrial). Dicha investigación científica se aplicó para estudiar los materiales constitutivos de las obras y su técnica de ejecución, tanto para los conocimientos históricos como para la elección del proceso de restauración o de conservación más adecuado, así mismo permitió diagnosticar alteraciones y causas, datar y autenticar obras de arte.

El edificio tiene una superficie cubierta de 2300 m2 aprox. Incluido el atrio, exceptuando los locales comerciales y cocheras.

La puesta en marcha de este proyecto maestro se organizó en 6 etapas para su intervención: 

Primeras etapas: el interior

Se comenzó en el año 2012 con la restauración y puesta en valor del interior de la catedral, iniciando con las naves laterales, limpieza y restauración de los muros, imaginería e iluminación.

Con la presencia de Mons. Marcelo Colombo se continuo con la siguiente etapa, en el 2014, con la nave central y el coro, en el 2016/17 con el altar mayor con la restauración de las pinturas al óleo en los muros y la intervención especial propiamente dicha del altar central. Continuando con la sacristía. Cada una de estas etapas se fue acondicionando con la iluminación interior y el sonido.

Etapa actual: el exterior

Actualmente nos encontramos con la etapa de la intervención en el exterior, en la que tenemos como tarea la limpieza, restauración e iluminación de las 4 caras del emblemático edificio.

Se iniciará con la limpieza sobre la calle san Nicolás de Bari, que contempla la fachada del obispado y la fachada principal de la iglesia, continuando así con el lateral derecho sobre la calle peatonal 25 de mayo, siguiendo por la fachada posterior donde se localiza el camarín y concluyendo el lateral interior.

Este proceso de limpieza usa bicarbonato de sodio -conocido como “Sodablasting”- que se aplica contra una superficie utilizando aire comprimido, produciendo la micro fragmentación en el impacto, literalmente “explotando” en la superficie sin dañar el sustrato. Se diferencia de los métodos mecánicos y manuales (arenado, químicos e hidrolavados) los cuales deterioran las superficies y contaminan el medio ambiente.

El bicarbonato de sodio se convierte en una excelente opción cuando se requiere limpiar recubrimientos, pinturas, contaminación, grasa, oxidación, graffiti, etc. en superficies de ladrillo, concreto, mármol, cantera, madera, polímeros, fibra de vidrio, aluminio, acero, entre otras superficies. Es sumamente útil para el mantenimiento de edificios históricos, monumentos, esculturas de mármol ya que el daño sobre la superficie es inexistente y el desecho es soluble al agua.

Para ello se preparará la superficie para realizar el curado de fisuras y reemplazo y consolidación de molduras. Luego una vez restauradas las piezas faltantes se continuará con la consolidación del revestimiento previamente lavado.  Paralelamente se realizará la iluminación de cada fachada, con una propuesta de intervenir e iluminar los puntos y elementos estratégicos del conjunto, a cargo de la Jefatura de Gabinete.

Para la intervención de esta obra será necesario dividir etapas de trabajos, que estarán condicionados por los distintos estudios y ensayos que se realicen paralelamente al desarrollo de la obra.

La obra tiene un tiempo estimado de 6 (meses) aproximadamente.

Ante la importancia y la envergadura del proyecto maestro, la iglesia en representación actualmente de Mons. Dante Braida, y el Gobierno de la Provincia de la Rioja a través de la Secretaría de la Gobernación y de la Jefatura de Gabinete (la que nos aporta sobre el tema de iluminación), se gestionaron los fondos para la concreción de dicho proyecto.

Con esta intervención se pretende tomar los conceptos de la consolidación y puesta en valor con una visión arraigada en el rescate de los aspectos que le dan identidad a la Iglesia Catedral, que contiene una riqueza con un patrimonio un poco devaluado con riesgos, por la falta de mantenimiento en general.

Responsables de la Obra: arq. Mariana Romanazzi y arq. Gustavo Sesma

Obispado de La Rioja

TEL: 4433942 (solo por la mañana)

 

La Rioja, 10 de agosto de 2022