Caminar juntos desde lejos y desde cerca

0
23

Caminar juntos desde lejos y desde cerca

Para participar de la Asamblea Diocesana se movilizaron fieles desde diferentes lugares de la Diócesis para llegar es día a lo que fue el corazón de la Diócesis: El Colegio Pío XII de La Rioja ciudad.

En este andar sinodal de caminar juntos nos damos cuenta que tenemos distancias geográficas. ¿Cómo vivimos esta situación? ¿Qué sintieron los que tuvieron que hacer 600 kilómetros y los que tan sólo hicieron 10 cuadras. ¿Es el mismo sentir sinodal? ¿Es posible caminar juntos?

Delegados de la parroquia Nuestra Señora del Rosario de Villa Unión (los que viajaron más) y representantes de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás (en donde se encuentra el Colegio Pío XII) nos cuentan su experiencia peregrina y sinodal.

Vinchina, Villa Castelli, Malanzán son comunidades que transitaron muchos kilómetors y son protagonistas de otras notas.

Gladys Alcaraz,  Secretaria de la Pquia. Ntra. Sra. Del Rosario de Villa Unión quienes hicieron casi 600 kilómetros (ida y vuelta), saliendo muy temprano de su casa, nos contó lo siguiente:

Nos llevamos de la Asamblea este caminar juntos. El ser una iglesia en salida que desde el Concilio Vaticano nos abría esa propuesta, el de salir al encuentro del otro. Lo más urgente que tenemos que hacer es trabajar más con los jóvenes. Sus problemáticas no están miradas desde la Iglesia. Hay que ir a buscarlos en donde estén, en las plazas, en las escuelas. El joven busca llamar la atención. Decimos que el joven hace y dice cosas no tan buenas, pero hace eso para que lo miremos nosotros, esto es, debido a que no encuentra su contención en la familia ni en la sociedad, ni tampoco por la Iglesia.

También la mujer está sola, angustiada. Busca y no encuentra una respuesta no sólo en la Iglesia, sino en la comunidad porque miramos para otro lado.

A este encuentro lo llamaría Encuentro de hermanos y hermanas cristianos que quiere dar y mirar al otro.

Raúl Páez, Misionero y colaborador de la Parroquia. Ntra. Sra. Del Rosario de San Nicolás. Para llegar hizo unas pocas cuadras y salió de su casa unos minutos antes de su comienzo.

Nos cuenta que lo que aflora de su corazón es la Alegría de sentirse parte de la comunidad y de la Iglesia. Sentir de que no estamos solos. Tanto de las personas que vinieron de lejos como los de cerca destaco el compromiso. A pesar del cansancio o de la miseria, seguimos siendo comprometidos. Confirmo en que hay que salir a misionar, ser agentes de pastoral, pero antes tener ese encuentro profundo con Cristo para poder llevarlo y transmitirlo y poder enamorar a otros.

Aunque hicieron pocas cuadras para llegar a la Asamblea, tuvimos un proceso, un camino como todos. Hemos vivido un acontecimiento especial como Parroquia. Justo se nos da el cambio de sacerdote. Un cambio fuerte porque muchos estábamos acostumbrados a las improntas que nos dio el anterior sacerdote y al llegar el nuevo, este viene con una nueva forma de ser y trabajar y a veces cuesta arrancar de nuevo hasta que conocemos su manera de trabajar. Aun así nos anima a la hora de refrescarnos porque nos convertimos en seguidores del sacerdote y no de Cristo y eso nos fortalece como comunidad. El llamado a permanecer y la perseverancia de seguir a Cristo hasta el final.

Con más o menos sueño, con más o menos Kilómetros andados, Raúl y Gladys se sienten Iglesia llamada a caminar detrás de Cristo. No son las distancias geográficas las que definen el andar, el camino sinodal es caminar juntos llevando la Buena Noticia de Jesús desde donde estemos y en donde estemos.

¡Gracias Parroquias Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás y Parroquia Nuestra Señora del Rosario por sus testimonios de camino compartido!