Animación litúrgica y celebrativa – Padre Pablo Delgado

0
84

El padre Pablo Delgado junto con el padre Lucas Barroso es el director Diocesano de liturgia . El Padre Pablo acompañó el retiro de ministros de la música y sobre su servicio y el encuentro vivido en Sañogasta nos cuenta los siguiente:

Estamos encargados de animar lo que es la vida litúrgica y celebrativa de la diócesis y el espacio como retiro espiritual y de formación litúrgico.

Esto surgió como iniciativa del Coro Diocesano del Ministerio de la música y el canto diocesano, junto al profe Nelson Ramírez, con Jimena Muñoz y el equipo que acompañan la creación de este espacio para juntar y reunir a los distintos coros, ministerios de música que, de buena voluntad, con buena onda, con su guitarra, anima las liturgias, las misas en las parroquias.

Esta idea de juntarnos para rezar, primero, para conocernos y hacer fraternidad, de paso brindar algo de formación que ha sido lo que se ha vivido estos días.

El grupo que vivió el retiro fue de más de 30 personas que se han convocado para compartir primero la experiencia, su experiencia de vida, su experiencia de Dios y un gran deseo de encuentro, un gran deseo de encontrarse para compartir y de ese compartir, y naturalmente, surgió la oración. También naturalmente surgieron las preguntas que llevaron a la formación, fue una vivencia de las líneas pastorales como hoy concluíamos en la evaluación.

Un mensaje para los que sí están en la música y para los que no se animan.

Todos tenemos dones y carismas. Dios nos ha dado un don, un carisma y hay que potenciarlo. Somos como una nota desafinada, pero juntos formamos una nota, un canto armonioso al Señor. Mi mensaje es animarlos a crecer en el estudio, en conocimiento. Animarse a buscar las partituras, hay muchísimo material en Internet, animarse a dirigirse al sacerdote y también exigirnos a los sacerdotes que brindemos esa formación. Todos los curas en el seminario hemos estudiado también música, cantos, liturgia y animar a que de los curas también surja esa esa formación.

Finalmente, tener ese valor si es para Dios, que, si es hecho con amor, todo tiene que ser, es bienvenido y bien recibido en las comunidades para hacer un servicio a los demás.