90 años de la Diócesis: Peregrinación al Santuario de San Nicolás

0
134

90 años de Fe, Esperanza y Misión

El domingo 7 de julio, toda nuestra Diócesis peregrinará al Santuario de San Nicolás para celebrar el don de la santidad de nuestro patrono, San Nicolás de Bari y la gracia de ser Pueblo de Dios en el 90° aniversario de la creación de la Diócesis

“Los Santuarios son, lugares del pueblo, es decir,  donde el pueblo es el protagonista de su fe. La Significación más expresiva es la Peregrinación. Como signo de acogida y confirmación de estas manifestaciones de conversión interior  y de compromiso de perseverar en la caridad” (Beato Enrique Angelelli)

Debemos prepararnos en comunidad para que esta celebración nos ayude a renovar nuestra vida de oración, fraternidad y misión. A continuación, presentamos un material sencillo para la oración y el compartir fraterno, que nos animará a vivir de la mejor manera esta celebración. Se propone usarlo con libertad y creatividad en cada parroquia, área pastoral o movimiento.

Oración: escuchamos la voz de nuestro Padre Dios

Leer y meditar los libros del Antiguo Testamento nos ayuda a ser conscientes de que el pueblo elegido, el pueblo de Israel, es ante todo una comunidad peregrina, y que es Dios quien va trazando el camino que han de recorrer. Es el camino que recorre Abraham desde la fe, dejando su tierra natal con la certeza de ser llamado y guiado por Dios. Es la peregrinación del pueblo de Israel hacia la tierra prometida, conducido por Dios en el desierto. De la misma manera, es Dios quien abre el camino para los que, peregrinando, regresan a Jerusalén desde el exilio en Babilonia.

En los Evangelios observamos también cómo, desde la Anunciación, María es peregrina de la Buena Noticia cuando se pone en camino para visitar a su prima Isabel. La Sagrada Familia peregrina al Templo de Jerusalén en las fiestas de la Pascua y de Pentecostés. También la primera comunidad cristiana vive la experiencia peregrina al salir a llevar el primer anuncio del Evangelio.

Textos del Antiguo Testamento

  • Génesis 12,1
  • Éxodo 34:23-24
  • Deuteronomio 31:11
  • Ezequiel 46:9
  • Zacarías 14:16-19

Textos del Nuevo Testamento

  • La Anunciación (Lc 1,26-38
  • La Visitación (Lc 1, 39-56
  • El Nacimiento (Lc 2,1-20

Meditamos

  • ¿Cuál es tu experiencia personal de peregrino?
  • ¿De qué manera te han ayudado otros a peregrinar en las distintas etapas de la vida?
  • Una Iglesia Sinodal es aquella que ayuda a sus hijos a caminar juntos, como peregrinos, siempre en dinamismo misionero. ¿En qué aspectos creemos que debemos crecer para ser buenos peregrinos en nuestras comunidades?
Fraternidad: nos escuchamos entre nosotros

Conocemos y reflexionamos

¿Qué es una diócesis?

La Diócesis es «una porción del Pueblo de Dios que se confía a un obispo para que la apaciente con la colaboración de los sacerdotes, de forma que, unida a su obispo y reunida por él en el Espíritu Santo por el Evangelio y la Eucaristía, forma una iglesia particular, en que verdaderamente está y obra la Iglesia de Cristo, que es una, Santa, Católica y Apostólica»

Para la reflexión: 

  • ¿Cómo hacemos experiencia de Pueblo de Dios?
  • ¿Nuestra parroquia, comunidad o movimiento: está integrado activamente en la gran familia diocesana?
  • ¿Cómo podemos hacer para ser cada vez más un pueblo unido, samaritano y servicial?

Nuestra Diócesis

Fue creada el 20 de abril de 1934 por el Papa Pio XI. De esa manera toda la provincia se encomendó al cuidado pastoral de un Obispo y comenzó una nueva etapa en el anuncio del Reino en nuestra tierra riojana.

Nuestros Obispos fueron: Mons. Froilan Fereira Reinafé, Mons. Horacio Gómez Dávila, Beato Mons. Enrique Angelelli, Mons. Bernardo Witte OMI, Mons. Fabriciano Sigampa, Mons. Roberto Rodríguez, Mons. Marcelo Colombo, Mons. Dante Braida.

Para la reflexión: 

  • ¿Conocimos de cerca a alguno de ellos?
  • Compartamos las resonancias que quedaron en nuestras parroquias, comunidades y movimientos luego de la visita pastoral de Mons. Dante o de otros obispos.
Peregrinos y misioneros: nos dirigimos hacia todos

En nuestras comunidades hay muchos que, por diferentes motivos, no podrán peregrinar hacia la Ciudad Capital. Por eso, debemos ponernos en una actitud misionera y dirigirnos hacia ellos con una visita a sus hogares. Incluso el mismo domingo 7 de julio, en nuestras parroquias, podemos visitar a los enfermos o reunirnos para seguir las celebraciones a través de las redes sociales y la televisión. Nuestro corazón también peregrina hacia el corazón de nuestra Diócesis para renovar la fe y alimentar el espíritu misionero.

Los enfermos pueden unirse con su oración y el ofrecimiento de su dolor.

 A través de la oración y el ofrecimiento disponemos el corazón para encontrarnos como pueblo de Dios que peregrina en la Tierra del Tinkunaco. Ofrezcamos también por los que no pueden llegar a postrarse ante San Nicolás para que la presencia de los hermanos peregrinos les lleven su protección.